Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sara Fernández Carmona
Martes, 18 de abril de 2017
Reportaje

Macao, el legado portugués de China

[Img #11207]

 

Enclavada en la costa sur del gigante asiático y a unos 60 kilómetros de Hong Kong se encuentra la antigua colonia portuguesa de Macao. Esta región, la más densamente poblada del mundo, representa sin duda una pintoresca confluencia entre la cultura occidental y la oriental.     

                         
La Plaza del Senado nos recibirá como si nos halláramos en el centro de la misma Lisboa. El empedrado portugués, sus edificios coloniales y restaurantes, en los que es posible degustar un exquisito bacalao mientras asistimos a un concierto de fado, nos harán creer que realmente nos encontramos en el país vecino. Podría ser así, si no fuera porque si seguimos con nuestro itinerario daremos con el tradicional Templo de A-Má, construido por los pescadores chinos en el siglo XV y donde la diosa taoísta del cielo nos recordará que nos encontramos a más de 10.000 kilómetros de la península ibérica.


Siempre nos acompañará la dualidad cultural: ejemplo de ello es su bilingüismo, presente en todos los documentos oficiales y en las señales de las calles, en chino y en portugués, con dos versiones que no siempre coinciden ni conmemoran a las mismas figuras históricas. Tampoco faltarán los Pastéis de Nata, típicos del barrio lisboeta de Belém, que curiosamente fueron introducidos en 1988 por un farmacéutico inglés, Andrew Stow, y que podremos adquirir por varias patacas, la moneda macaense.

[Img #11209]

 

Las ruinas de la antigua Iglesia de San Pablo, erguida en el siglo XVI y destruida en 1835 por un incendio del que solo se salvó su fachada; el Faro de la Guía, desde el que podemos observar las montañas de China; las islas de Taipa y Coloane, la reserva ecológica macaense, con sus playas de arena negra y sus coloridos edificios asiáticos y europeos; son solo algunos ejemplos de la belleza que albergan sus 30 kilómetros cuadrados, con un distrito histórico convertido en Patrimonio de la Humanidad y que ilustra los más de 400 años de convivencia entre lusos y asiáticos.


Pero no se trata de una antigua colonia caída en el olvido. Macao ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos y renovarse: prueba de ello son sus rascacielos, como la Torre de Macao, con 338 metros de altura, seguida de una imponente flor de loto, el Casino Grand Lisboa. Con más de 40 casinos, Macao se codea con Las Vegas y hace las delicias de los amantes del bacarrá y de un sinfín de turistas procedentes de medio mundo que ansían descubrir el nuevo epicentro del juego mundial.

 

[Img #11210]

 

Incluso en sus casinos la presencia de las culturas mediterráneas no tiene fin: otro símbolo que no pasará desapercibido en nuestra ruta por Macao es el segundo casino resort más grande del mundo, The Venetian. Este edificio, que más bien deberíamos definir como ciudad, nos trasladará a la romántica Italia: bajo un techo artificial que simula el cielo, encontraremos una réplica de la mismísima Plaza de San Marcos, conciertos de ópera y paseos en  góndola. Y si nos apetece dar un salto a la ciudad eterna o a otras capitales europeas será tan fácil como adentrarnos en el Macau Fisherman’s Wharf, un parque temático que alberga una réplica del Coliseo romano y el puerto de Ámsterdam.


La convivencia entre casinos y antiguas tradiciones y su esencia portuguesa mezclada con la cultura oriental hacen de Macao un lugar único en el mundo en el que perderse como mínimo una vez en la vida.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress