Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Josele Sánchez
Miércoles, 19 de abril de 2017 | Leída 32968 veces

¿Existe Cartagena? (II)

Noticia clasificada en: ¿Existe Cartagena?

[Img #11220]

 

He desoído los consejos de la gente que más me quiere tratando de persuadirme de que no vaya a Cartagena: mira Josele, no sabes qué te puedes encontrar por ahí, tú ya no estás para experiencias aventureras, puede pasarte cualquier cosa… Mi curiosidad puede sobre el sentido de la prudencia y allá que me dirijo a mi destino sin saber qué puede depararme. Intento viajar en tren pero no hay Euromed ni AVE que me comunique con mi destino. Decido hacerlo en mi todoterreno acostumbrado a sortear desiertos y terrenos hostiles. Tengo anotadas las coordenadas 37º36´N, 0º59´W. En mi mochila mi kit de supervivencia, pastillas potabilizadoras para el agua, una navaja, Urbasón por si me muerde algún reptil o algún bicho raro, tabletas energéticas, una linterna, mi brújula… No sé cómo me entenderé con los nativos (siempre habrá alguno que hable inglés, me digo a mí mismo) y rezo porque se trate de gente pacífica y por no acabar dentro de una tinaja de barro, cociéndome a fuego lento, para disfrute y manjar de los miembros de la tribu.

 

Pasado ya Elche, después de horas de recorrido por carretera y sin ver ninguna señal indicadora de mi destino, respiro con satisfacción: un cartel anuncia que Cartagena está a 97 kilómetros. Pero antes, para acceder a la Ciudad fantasma, debo detenerme dos veces y ¡pagar dos peajes, cinco euros en total!, y me pregunto por qué. Compruebo extrañado, en mi mapa de carreteras, que puede viajarse desde San Petersburgo hasta Algeciras por autovía, sin pagar ni un euro, con la única excepción de mi ciudad de destino: Cartagena.

 

Presupongo, pues, que debe tratarse de una población muy pequeña para haber sido excluida de esta vía de comunicación internacional. Pero quiero despejar mis dudas así que consulto en Google y cuál es mi sorpresa al descubrir que se trata de una ciudad de 220.00 habitantes a los que, si sumamos los de las poblaciones de la Comarca del Campo de Cartagena, (Mazarrón, Fuente Álamo, Torre Pacheco, La Unión, Los Alcázares, San Javier y San Pedro del Pinatar) ascienden a casi ¡400.000 hijos de vecina!, 400.000 ciudadanos españoles y europeos (según reza en sus documentos) condenados a pagar dos peajes para entrar y salir de su población o a comunicarse con el resto del mundo a través de infraestructuras tercermundistas. No quiero ni imaginar las consecuencias económicas que habrán padecido los nativos del lugar por este trazado caprichoso de la Autopista de Mediterráneo que excluye a Cartagena (única población del litoral en ser excluida en todo el trayecto nacional) en favor del desvío a Murcia y Lorca (poblaciones del interior). Porque la Autopista del Mediterráneo está diseñada para favorecer el turismo de sol y playa, y todas las poblaciones por las que atraviesa esta vía han sufrido, los últimos treinta años, el mayor crecimiento económico de España.

 

Por fin llego a mi destino y cuál es mi sorpresa cuando descubro una preciosa metrópoli volcada al Mediterráneo, una localidad que alberga una de las principales bases navales de España, que ostenta la capitanía de la provincia marítima y que cuenta con ¡el cuarto puerto más importante de la nación!. Estoy perplejo, ¿qué ocultos motivos pueden existir para que el cuarto puerto más importante de España quede fuera del trazado de una autopista que une a todas las ciudades portuarias de Europa? Por si aún fuera poco mi asombro, me encuentro con otro disparate de difícil comprensión: el Corredor Mediterráneo no pasará por Cartagena. Es decir, la ciudad con uno de los puertos más importantes de Europa, se verá aislada de la principal vía de comunicación en favor de Murcia, localidad que no es costera ni portuaria. El agravio llega a que el gobierno autonómico hable del inexistente puerto de Murcia y ¡se lleve hasta la capital murciana –de manera literal-, la Aduana del puerto de Cartagena! ¿Alguien conoce un puerto que tenga su aduana a 50 kilómetros? ¿Habrase visto mayor disparate? Vamos, que no acercan el Mediterráneo hasta la capital porque no pueden… Esto supone, además de la pérdida de cerca de siete mil puestos de trabajo que irán a parar a la vecina Murcia, la pérdida de competitividad del puerto de Cartagena. El Corredor Mediterráneo permitirá la conexión de todos los puertos rusos, europeos y africanos, desde San Petersburgo hasta Rabat; de todos menos de uno: el puerto de Cartagena. Y para colmo de desgracias con las que debe lidiar este puerto de Cartagena, el cuarto más importante de España, la comunicación en tren con Madrid, para una distancia de 391 Kilómetros, es de cinco horas, una hora más que lo que tarda en recorrer idéntica distancia entre Madrid y otros puertos nacionales.

 

A lo lejos diviso un aborigen y me dirijo hacia él con cautela. No parece peligroso, pero la experiencia en mil batallas me dice que es mejor no confiarse. A primera vista resulta un tipo corriente, como cualquier otro individuo que pudiera encontrar en las calles de cualquier ciudad española. Viste como nosotros y su aspecto es inequívocamente caucásico. Me dirijo a él en inglés pero desconoce el idioma. Le hablo en el español de Cervantes, muy despacio, silabeando cada palabra. El hombre me contesta, también en español, y me pregunta por qué le hablo como si fuera extranjero. ¿No lo es?

 

Otra sorpresa… Comienzo a ver pasar gente y todos tienen el mismo aspecto normal del primer lugareño; el único que parece fuera de lugar allí soy yo, ataviado con mi uniforme de reportero de guerra, pantalones de campaña, botas, chaleco y mochila a la espalda.

 

Decido recorrer la ciudad, una urbe protegida, mires hacia donde mires, por murallas y baterías de artillería, lo que demuestra la importancia geoestratégica que debió tener; camino y a pocos metros descubro una placa de cerámica en la muralla, frente al majestuoso Palacio Consistorial, que acaba por dejarme completamente descolocado. Habla de la ciudad milenaria, desde el año ¡227 antes de Cristo! fecha en que fue fundada por el cartaginés Asdrúbal. Hago cuentas: estos tíos no son milenarios, ¡son trimilenarios!, y yo sin saber nada de ellos aunque, la verdad, la culpa de mi incultura debo repartirla entre los medios de comunicación (que jamás hablan de Cartagena), y sus propias autoridades autonómicas, (que no hacen ninguna promoción del lugar). Es más –pienso-, si en lo que a turismo se refiere, en Murcia nunca ha habido mucho que ver, ¿por qué no explotar los ilimitados recursos turísticos de esta ciudad que existía cuando España no estaba ni siquiera pensada?

 

En el año 209 a.C., el romano Publio Cornelio Escipión conquista una ciudad que, mucho tiempo después, integraría esa península ibérica dividida en cinco grandes provincias siendo la de Cartagena la más grande y abarcando desde Mallorca hasta Santander. Y así, caminando entre sus pequeñas y hermosas calles, descubro un teatro romano que llegó a tener capacidad para 6.000 espectadores y que fue desapareciendo cubierto por casas en las épocas bizantina, musulmana y medieval y que ahora languidece sin ningún plan de rehabilitación tal y como se ha hecho con instalaciones romanas en otras ciudades de España. Para mi sorpresa, Cartagena es la ciudad que más mira al mar de cuantas conozco en el Mediterráneo, repleta de jardines y de luminosidad y con un centro histórico completamente peatonal que recorro hasta el castillo. También en el centro se disfruta de preciosos edificios modernistas, aquellos que no han sucumbido a la especulación urbanística llevada a cabo por el Partido Popular durante sus años al frente del consistorio. A la especulación urbanística pepera y a los incendios ¿casuales? que se producían en edificios en tiempos en los que el socialista de triste recuerdo, José Antonio Alonso, gobernaba la ciudad.

 

Y permítanme un inciso. En mi anterior artículo hablaba de la corrupción del PP en Cartagena, pero los socialistas no se quedaron atrás. Este Alonso, alcalde de triste recuerdo, máximo cerebro de la Operación Púnica por la que estuvo encarcelado y en la que se encuentra imputado, tenía negocios, amistad y quién sabe si algo más, con la también ex alcaldesa del PP y hoy senadora. Y es que une más el cemento que las ideologías: esto de la corrupción crea extraños compañeros de cama…

 

Pero volviendo al tema que nos ocupa, no es una ruta turística lo que se propone este viejo reportero, así que dejo de glosar las extraordinarias posibilidades de explotación comercial de Cartagena en este mercado e intento seguir con mis averiguaciones.

 

No me cuadran los datos que voy conociendo, el extraordinario potencial de esta ciudad en relación con las nulas y deficientes infraestructuras dependientes de las administraciones nacional y autonómica, y su exigua repercusión a nivel público y descubro que, en un periodo de siete años, en el comprendido entre 2.008 y 2.015, a Cartagena se le robaron 318 millones para inversiones.

 

Y por si no tuviera ya bastante información respecto al expolio que se viene realizando de manera sistemática con los habitantes de este lugar, me entero que el gobierno murciano pretende cerrar el aeropuerto de San Javier que tan sólo trabaja al 33% de su capacidad, para favorecer al de Corvera, un despilfarro de 300 millones de euros, entregado a la gestión privada y que, siguiendo las directrices de los aeropuertos construidos por gobiernos del PP, carece de aviones y de tráfico aéreo. Esta decisión arbitraria del gobierno regional murciano cuenta con el vergonzoso respaldo de alcalde de San Javier, pese a que esto puede suponer la pérdida de 400 empleos en el aeropuerto de su municipio. Claro que el primer edil pepero no tiene vergüenza ni para eso, ni para ¡subirse un 40 % su salario! con la que está cayendo… Dios nos pille confesados (pienso) y este pensamiento en Dios, acaso por una relación de ideas, me lleva inmediatamente al tema eclesiástico. Bueno, creo recordar que existe la Diócesis de Cartagena, además se llama, desde hace siglos, la Diócesis de Cartagena-España (nada de Murcia) para no ser confundida con la de Cartagena de Indias. Todo ello pese a tener Cartagena la catedral más antigua de España, una catedral que se cae a trozos por falta de inversiones. Parece ser que al Obispo de Cartagena le inquieta más la mínima reparación necesaria en cualquiera de las iglesias de la ciudad de Murcia que la rehabilitación y el sostenimiento de la catedral más antigua de España.

 

Y así podría seguir hablándoles de todo, de falta de alternativas de estudios universitarios en la ciudad, de discriminación en el reparto de los fondos autonómicos, de continuas ofensas a la dignidad de los habitantes de

 

Cartagena… pero no quiero extenderme más. Una vez he podido constatar la existencia del lugar, su grandiosidad y las innumerables injusticias que la convierten en irrelevante me falta lo más importante como periodista. Saber qué sienten los cartageneros. Y a ello dedicaré el próximo artículo, última entrega de este trabajo.

 

1ª Parte de este artículo

 

3ª Parte de este artículo

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
9 Comentarios
Cartagines
Fecha: Miércoles, 19 de abril de 2017 a las 21:17
Se puede decir mas alto pero no mas claro, y ademas de las nombradas muchas mas son las injusticias que se producen desde murcia hacia la TRIMILENARIA. Muchisimas gracias por intentar hacer llegar todos estos datos a la gente, grandioso artículo.
Pedro
Fecha: Miércoles, 19 de abril de 2017 a las 20:06
Es lamentable ver como los recursos naturales de España son ninguneados sin ningún tipo de pudor. Cartagena podía ser para España uno de los principales focos económicos por los diferentes tipos de turismo que puede atraer. Sin embargo está acorralada por peaje por norte (Alicante) y sur (Almería), sin conexiones modernas ferroviarias y apenas menciones en los carteles de las autovías hasta que prácticamente la tienes encima. Sin embargo no es de extrañar viendo que no se respetó el nombre Histórico de la Comunidad, que bien debía haber sido Carthaginense en lugar de Murciana.
¿Y de esto algún político se preocupa? Tanto que se mira ahora por el turismo como forma de atraer dinero del extranjero a nuestro país, se podía fomentar esta ciudad como atractivo turístico nacional e internacional a gran escala. Es una ciudad que de ser capital de provincia tendría el medio millón de habitantes perfectamente.
Rosa García
Fecha: Miércoles, 19 de abril de 2017 a las 20:01
¡Para quitarse el sombrero!

Gracias
De una Gaditana que es Cartagenera de adopción.
Jose Antonio Luque
Fecha: Miércoles, 19 de abril de 2017 a las 19:58
¡Formidable segundo articulo de la triada prometida!.
Este segundo, ya demuestra tu estilo y tu capacidad.
Lo que hace de un observador y perspicaz profesional, un periodista de raza..
Presiento que los miles que han entrado ya a leer el primero, se van a multiplicar con este y que ambos se van a potenciar.
Y esperando con confianza total el tercero.
Repito, gracias por comenzar a exponer con toda claridad y valentía, sin concesiones, un problema de alcance nacional.
España entera lo desconoce en todos sus matices.
Y si se ahonda, que es lo que deseamos todos, es el mayor caso de corrupción moral, con todo tipo de agravantes, que se ha producido desde hace muchísimo tiempo en toda la nación española. Difícil que exista otro caso similar.
El sufrimiento generado a generaciones de españoles desde tiempos muy lejanos, es hasta difícil de cuantificar. Pero si hay voluntad política y justicia se puede hacer.
Hacer padecer a todo un pueblo, de los que han hecho a España, durante tanto tiempo, merece la atención de todos los medios de comunicación.
Y de todas las instancias del estado para encontrar soluciones y que cese y se repare el daño hecho.
¡¡Gracias Josele!!.
Teresa
Fecha: Miércoles, 19 de abril de 2017 a las 19:49
Magnífico artículo,no obvias ningún detalle ,lo voy a compartir en Facebook. Muchas gracias
Mediterráneo
Fecha: Miércoles, 19 de abril de 2017 a las 19:44
Solo un pequeño matiz. El PP no solo no destruyó el patrimonio modernista y el trazado urbano peatonal ,sino que tras enconada contestación al cierre del tráfico rodado al que se oponían esos colectivos, lo potenció y lo llevó a cabo. La memoria suele ser de corto recorrido, pero cuando se sucedieron manifestaciones para impedir la peatonalización, el entonces concejal de la oposición y hoy alcalde José López llegó a forcejear contra la Policia Municipal que defendía la voluntad democrática de los cartageneros que habían votado masivamente a la alcaldesa de la época Pilar Barreiro.
Francisco
Fecha: Miércoles, 19 de abril de 2017 a las 19:34
No se de que caverna habrá salido usted para hablar en esos términos. Pero puestos a salir de ella, me sorprende bastante que se atreva usted a avanzar más allá de Benidorm (poco a poco)..Es cierto que Cartagena necesita más promoción, siempre es poca. Pero toda la región murciana (principalmente Cartagena) se promociona en todas las ferias de turismo de toda Europa, desde hace muchos años....muchos. Por ello es visitada por miles de turistas de todo el mundo durante todo el año...
Ahora si lo que usted busca es alimentar la confrontación (no se que motivo le induce)..quédese en su caverna..no hace falta que venga. Un saludo
JOSE LUQUE
Fecha: Miércoles, 19 de abril de 2017 a las 19:03
Es una pena, que el "pique " cerril entre Murcia y Cartagena, en detrimento de esta última, perjudique a todos los murcianos.

Enhorabuena por su artículo
María Dolores Ruiz Alvarez
Fecha: Miércoles, 19 de abril de 2017 a las 18:07
Me duelen las manos de aplaudir su objetividad al observar lo que es tan evidente que duele leerlo y no tener capacidad para resolverlo. Mil gracias de una cartagenera de corazón.

Página: 1 2
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress