Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

David R.
Martes, 25 de abril de 2017 | Leída 87 veces

Podemos, el sindicato del poder

[Img #11257]

 

Podemos no es una fuerza política democrática al uso, por lo menos no lo es desde la perspectiva que en la facultad de Ciencias Políticas se enseña; no desde la concepción de fuerza política democrática que encontramos en todos los manuales; no se qué enseñaría el autorenombrado profesor Pablos Iglesias, (¿saben que el otro día se fue al Registro Civil y se cambio el nombre?), pero escuchándole hablar y observándole actuar no es difícil imaginar cuál es su idea de democracia.

 

Me refiero a "ellos" como Podemos porque decir Unidos-Podemos es un insulto más a la inteligencia del ciudadano. A estas alturas de la vida política de nuestro país es evidente que Izquierda Unida es un recuerdo del pasado, ha desaparecido del espectro político y así constará en los libros de historia, con fecha  de defunción y con nombres y apellidos responsables de la ejecución.


Podemos es un sindicato del poder, porque su único propósito y función es alcanzarlo para cambiar la sociedad según su particular y leninista visión.
 

Por eso cuando estuvo a punto de tocarlo (el poder), Pablo puso como condición el control del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Buen sabedor de que la información es poder, no pidió un ministerio que gestionase cuestiones relacionadas con asuntos sociales, tan manidos en sus ficticios programas electorales, exigió el control del Servicio de Inteligencia.
 

Y aunque resulte sorprendente en pleno siglo XXI, su praxis es marxista-leninista porque sus planteamientos no se parecen a lo que conocemos como socialismo científico que debe su denominación al filósofo Karl Heinrich Marx, pero sí al proyecto de Lenin de construir una sociedad más "justa y e igualitaria" que se intentó plasmar a partir de la revolución rusa de 1917: el derecho de autodeterminación de todos los pueblos en contra del imperialismo, la aniquilación del Estado capitalista y sus sustitución por la dictadura del proletariado, y la necesaria existencia de un partido revolucionario capaz de explotar las situaciones de crisis para el triunfo de la revolución. Su modelo de democracia es la democracia centralista, que se caracteriza por no ser democrática, porque es una estructura piramidal en la que solo dirige y manda la cúspide del triangulo ¿Recuerdan que Pablo nos dijo que el cielo se alcanza al asalto? No se refería a la estratosfera, ni tampoco al cielo de los cristianos.


Su falso asamblearismo se visualizó nítidamente en el conclave de Vistalegre II. Conmigo o contra mí, y como "tú" has perdido te vas al "gallinero" del Congreso de los Diputados, pero no te preocupes que vas a seguir cobrando la nómina, aunque no hagas nada, o te dediques a pasear por las calles de Madrid con un infame autobús, este sí, tolerado por su alcaldesa. Cobrar sí, pero trabajar no; no es necesario estar todos los días recordando que sus puestos de trabajo están en unos escaños asignados por los ciudadanos que les pagamos las excelentes nóminas cargadas de complementos; pero su actividad parlamentaria desde que empezó la legislatura, más allá del discurso populista repleto de insultos, brilla por su ausencia. A ellos eso de la democracia parlamentaria no les gusta. Menos mal que no gobiernan y que en nuestro país, que está lejos de Siberia, no existe ningún Glávnoie Upravlenie Lagueréi.

 

Con la ayuda de las nuevas tecnologías utilizan las formas más modernas de la publicidad y la intoxicación informativa, pero también las más antiguas, recuerdan lo de "una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”, Joseph Paul Goebbles dixit, y jolines que si le funcionó. Sistemático bombardeo en las redes sociales y en los foros de debate, con la ayuda de algunos medios de comunicación y de algunos regímenes dictatoriales, siempre bajo la premisa de que algo quedará, lluvia fina que acaba calando.
 

Solo les interesa el poder con la intención de utilizarlo para sus particulares y perversas pretensiones transformadoras. Ahora que Venezuela está sumida en el caos de la violencia, el hambre y la vulneración de los derechos fundamentales, seguimos sin saber con detalle cuál fue su nivel de participación como reconocidos asesores del "chavismo", participación que lo fue en la construcción del actual desastre en que el país esta sumido.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Ramiro
Fecha: Martes, 25 de abril de 2017 a las 17:29
PODEMOS es el fascismo de izquierdas..., que es todavía peor que el fascismo de derechas.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress