Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ramiro Grau Morancho. Abogado. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
Viernes, 28 de abril de 2017 | Leída 44 veces

La responsabilidad del juez y del fiscal en el caso de la familia Pujol

El juez instructor de la Audiencia Nacional ha adoptado la decisión de ingresar en prisión provisional, comunicada y sin fianza, del primogénito de la nada honorable familia Pujol. Se le acusa, entre otras muchas cosas, de sustraer 30 millones de euros, situándolos en el extranjero, a “salvo” de la administración de justicia española.

 

Se le ingresa en prisión para evitar que siga ocultando el dinero “familiar”, procedente de numerosos delitos, y entorpeciendo la acción de la “justicia”.

 

Justicia que en este caso viaja a lomos de una tortuga: nada menos que tres años ha tardado el juez en adoptar esta decisión, si bien es cierto que no podía hacerlo salvo petición expresa del fiscal, del abogado del estado personado en la causa, o de alguna de las acusaciones populares que puedan existir…
         

Tampoco se adoptaron las más elementales medidas propias de cualquier instrucción, para evitar la desaparición de las pruebas o la volatilización del dinero: registros domiciliarios de los imputados (ahora investigados), de sus oficinas y empresas, embargo de todas sus cuentas bancarias, etc.

 

Eso es lo que se hace, y dice la ley que debe realizarse, en todos los casos. Pero en este, por causas que desconocemos, no se hizo. ¿Por qué? ¿Quién dio “instrucciones” al juez –o al fiscal-, para que no se hiciera así?

 

A los Pujol se les ha dado un trato similar al de la (todavía) Infanta de España. Es natural; al fin y al cabo, como vengo sosteniendo en mis artículos, ellos son “la familia real catalana”, o más bien los Virreyes de Cataluña, o Príncipes soberanos.

 

Hace años el patriarca ya pretendió ser copríncipe de Andorra, desposeyendo al muy honorable Obispo de la Seo de Urgel, con rango de Arzobispo, de dicha calidad, que se perpetúa en el tiempo, desde hace siglos. Afortunamente alguien con un mínimo de sentido común, paró de plano esa pretensión. ¿Se imaginan ustedes quién le tosería ahora al copríncipe de un país soberano, que podría eludir la acción de la justicia española, simplemente trasladándose a “su estado”?
 

Así, además, no hubieran tenido necesidad de promover y fomentar el independentismo catalán, cuya finalidad principal –sino única-, es sustraerse a la acción de los juzgados y tribunales españoles, y poder seguir robando a sus “súbditos”, vasallos y contribuyentes, muy contribuyentes…

 

Pero a lo que íbamos: toda acción, o dejación, tiene sus responsabilidades, y está fuera de toda duda que el juez y el fiscal se han columpiado durante tres años…

 

“Gracias” a su incompetencia, miedo, cobardía, o falta de independencia, siguiendo “órdenes superiores” (en su caso), los españoles vamos a perder 30 millones de euros. Treinta millones de euros que divididos por los 47 millones de españoles, suponen unos 60 céntimos de euro por persona.
 

Pues bien, YO RECLAMO MIS SESENTA CÉNTIMOS DE EURO, y no estoy dispuesto a perderlos.
 

Y pido que por las instancias correspondientes, Promotor de la Acción Disciplinaria e Inspección Fiscal, se exijan las responsabilidades disciplinarias correspondientes.
 

Sin perjuicio de que la acción popular pueda pedir también las responsabilidades penales y civiles que correspondan.
 

Faltaría más.
 

Quiero vivir en un Estado de Derecho, no de desecho…
 


www.ramirograumorancho.com

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Luis
Fecha: Sábado, 29 de abril de 2017 a las 11:40
Este caso ES UNA BURLA AL ESTADO DE DERECHO, y una humillación para todos los españoles.
Es un caso similar al de la todavía INFANTA CRISTINA: gente que hacen lo que les da la gana, pues cree estar, y en la práctica están, POR ENCIMA DE LA LEY.
Son las "familias reales", Cristina de España, y los Pujol de Cataluña.
¡Y menos mal que no consiguieron ser Copríncipes de Andorra, como muy bien dice el artículo, en cuyo caso hubieran tenido UNA TOTAL IMNUNIDAD E IMPUNIDAD!
Por eso quieren la independencia de Cataluña, para no tener que responsabilizarse ante nadie.
Solo ante Dios y ante la Historia, COMO FRANCO...
Pilar
Fecha: Viernes, 28 de abril de 2017 a las 23:44
Este caso produce VERGÜENZA AJENA.
El Estado, o más bien el gobierno, SE HA DEJADO CHULEAR POR LOS PUJOL.
¿Qué saben, o porqué se les tiene tanto miedo?
¿Es verdad que saben muchas cosas del REY EMÉRITO, que si se publicasen podrían ACABAR CON LOS BORBONES?
Pues a ver si es verdad...
Pedro
Fecha: Viernes, 28 de abril de 2017 a las 19:11
1. El Juez solo puede acordar medidas cuando lo pide la Fiscalía, la abogacía del estado, cuando está personada (en este caso lo estaba, en la defensa y representación del Estado), olas acusaciones populares...
2. Creo que la fiscalía nunca pidió el ingreso en prisión. En una ocasión anterior solamente solicitó la retirada del pasaporte, lo que quiere decir que podía seguir viajando sin problema alguno por los 28 países miembros de la UE, por donde podemos viajar únicamente con el DNI.
3. En resumen, HA HABIDO UN INTERÉS POLÍTICO EN QUE SALIERAN DE ROSITAS, y pudieran robar el máximo de dinero público.
Al fin y al cabo, como decía la sin par (menos mal) Carmen Calvo: "el dinero público no es de nadie". Pues eso.
Le faltó añadir que el dinero público es de los políticos y sus familias...

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress