Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Pablo Mosquera
Domingo, 7 de mayo de 2017

Álava como ejemplo

[Img #11345]

 

Aunque parezcan iguales, tras haber vivido desde 1976 hasta 2002 en Vitoria, tras haber conocido paisajes y paisanajes de las tres provincias vascongadas, tras haber sido durante cinco legislaturas miembro electo del Parlamento Vasco, afirmo que cada territorio de la Comunidad Autónoma Vasca es diferente, pero que hubo intenciones, dicterios y maniobras para uniformarlos. Como de costumbre, el nacionalismo es contradictorio. Lo que exige a Madrid, no lo aplica en el ámbito de sus competencias.  


Hay muchas instancias que ignoran que la Comunidad Autónoma Vasca es una comunidad de comunidades, y así se explican: las competencias repartidas entre instituciones comunes y forales, con cuatro gobiernos y cuatro parlamentos. Así, la pieza fundamental de la autonomía vasca, el Concierto Económico, da lugar a un pacto entre Estado y Gobierno Vasco para establecer el cupo que la CAPV debe pagar a la Hacienda del Estado,-elemento fundamental para el apoyo del PNV al PP para los presupuestos Generales del estado 2017- pero también la ley de aportaciones que establece el reparto, que operará, de los recursos entre instituciones comunes, forales y municipales.


La aspiración de convertir al Territorio Foral de Navarra en otra provincia de Euskadi se entiende no sólo por el territorio que aporta Navarra, fundamentalmente por los recursos que Navarra recauda fruto de la Ley del Amejoramiento Foral. Si Euskadi es el territorio con más recursos por habitante del Estado, si lograra sumar Navarra, estaríamos ante un espacio de una enorme capacidad económica, contribuyendo así, aun más, al mapa de las desigualdades y desequilibrios dentro de la denominada España de las Autonomías.    


El nacionalismo vasco tuvo unos momentos en que todo trascendía en torno a la denominada alternativa KAS y a la frase "nafarroa euskadi da". Y puede que hubiera por parte de la UCD intenciones de cambiar "cromos" con motivo del denominado pacto constitucional. Pero un grupo de patriotas navarros encabezados por Aizpún fundaron Unión del Pueblo Navarro. Y aunque en la disposición transitoria de la Constitución se contempla la posibilidad de la incorporación de Navarra a Euskadi, no sólo no se ha producido, es que Navarra ha descubierto que no hay norma más adecuada a sus pretensiones y calidad de vida que el Amejoramiento Foral.   


Ante la imposibilidad de hacer con Navarra otro territorio de Euskadi, y a pesar de haber establecido que la capitalidad de la Comunidad Autónoma estaría en Pamplona, los nacionalistas tuvieron miedo de que Álava se mirara en el espejo de Navarra y para ello establecieron un plan con los siguientes pasos. En ningún momento se atrevieron a discutir que el Parlamento Vasco tuviera una representación paritaria (25-25-25) por Territorios, y así lograr un parlamentario por Álava resultaba muchísimo "más barato" que por Vizcaya. La capital de la Comunidad la establecieron en Vitoria, lo que supuso una ocupación con funcionarios procedentes de Vizcaya y Guipúzcoa, unido a la presencia de la Academia de policía en Arcaute-Vitoria. El esfuerzo para euskaldunizar Álava se hizo patente, dadas las raíces castellanas de Vitoria, la Llanada alavesa, la Rioja y Campezo. Sólo la comarca cantábrica Llodio-Amurrio-Arceniega-Respaldiza, y las proximidades de Salvatierra, podían considerarse vascas nacionalistas.


¿Qué errores se cometieron para que Álava se convirtiera en tierra proclive a la Construcción nacional?. Sin duda la ocupación por la administración vasca.


¿Qué ha sucedido para que toda Euskadi haya dado pasos atrás en tal objetivo?. Sin duda la entrada en la UE que podía en cualquier momento condicionar el Concierto Económico, de hecho pasó con las denominadas vacaciones fiscales. Euskadi se defiende mejor dentro del Estado español, con sus privilegios Forales, que intentando la aventura de Cataluña. Pero es que además, el Estatuto de Autonomía convierte a Euskadi en un auténtico fragmento de Estado. A ello se unen la irrupción de Bildu sin ETA, lo que produce un choque frontal entre el nacionalismo de derechas y el de izquierdas, con el consiguiente peligro para la burguesía vasca afín al PNV y alejada de las tesis izquierdistas de Bildu y Podemos.


Para llegar a la situación actual, cómoda y tranquila, con una autonomía capaz de servir a la calidad de vida de los vascos, hizo falta que Álava en 1999 compusiera un acuerdo PP-PSE-UA, en las instituciones forales. Aquella frontera unido al espíritu de Ermua, terminaron con las soflamas independentistas de Arzalluz y Garaicoechea, o la confrontación del gobierno de Ibarreche con Madrid.  


En cualquier caso y aunque parece que el nacionalismo vasco se ha tranquilizado, no puedo entender que los socialistas hayan permitido el Gobierno actual de la Comunidad Foral de Navarra. Me temo que poco a poco volverán las aspiraciones de unidad para lo que consideran Euskal Herria sur. Y una vez logrado el paquete de medidas económicas y competenciales fruto de la negociación con Madrid, para facilitar la aprobación de los presupuestos de Montoro, el PNV con quince años de horizonte financiero, puede que vuelvan a retomar el derecho a decidir, no van a dejar que sean los catalanes quienes les sobrepasen en la celebración de una consulta sobre el derecho a ser una Nación-Estado en la UE.


La batalla habrá que volver a darla en Álava. Las Instituciones Forales alavesas tienen capacidad y competencias para evitar el centralismo nacionalista al servicio del independentismo.


¿Quién sabe si otra vez, un movimiento social como Unidad Alavesa, no renace para mantener los derechos de los ciudadanos españoles que residen en Euskadi, y sobre todo de los que residen en Álava?.  

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress