Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel Molares do Val
Jueves, 11 de mayo de 2017 | Leída 59 veces

Hugh Thomas, un lord que amaba España

[Img #11378]

 

Este domingo murió en su casa de Londres a los 85 años el inglés posiblemente más español de las seis últimas décadas, Lord Hugh Thomas, que publicó en 1961 un libro fundamental para la historiografía de la guerra civil, “The Spanish Civil War”.


Prohibido en la España de Franco, llagaba de contrabando en castellano editado en París por “Ruedo Ibérico”.


El amor a España de Hugh Thomas nació al pasar unas vacaciones familiares aquí cuando aún era joven, en los 1950, con el país traumatizado por la cercana guerra civil.


Quedó fascinado por este pueblo pobre, generoso y afectuoso que había tenido el mayor y más largo imperio de la historia, más que el británico o el francés.


En lugar de enorgullecerse por haber dejado un continente americano con ciudades de urbanismo avanzadísimo, universidades, idioma, cultura, y mestizaje, los españoles lo habían olvidado o se avergonzaban, como si se despreciaran a sí mismos, y más tras la guerra 1936-1939.


Ahora los hispanistas británicos, como Thomas, Raymond Carr, aunque fallecido en 2015 o Sir John Elliott, hoy con 87 años, llevan décadas recomendándole a los españoles recuperar su autoestima: conociendo su historia deberían estar orgullosos de sí mismos, afirman.


Sin justificar a Franco, unánimemente dejaron de afirmar que en 1936 la República era una democracia; además, y atraídos por el pasado imperial, manifiestan admirar la administración colonial, mucho menos brutal de lo que habían creído inicialmente.


El cambio con respecto a la República lo prueba que el texto clásico de Thomas fue variando: su primera revisión era ya en 1968, y siguieron las de 1977, 2003 y 2011.


Las dos últimas seguramente no habrían sido prohibidas en el tardofranquismo, cuando ya se editaba aquí a Karl Marx.
 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress