Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel Molares do Val
Lunes, 15 de mayo de 2017 | Leída 65 veces

El Papa coquetea con el separatismo catalán

[Img #11405]

 

Los españoles acabamos de recibir una advertencia de los obispos catalanes, y parece que también del Papa: El Vaticano podría reconocer la independencia de Cataluña, ajeno a la doctrina de Jesús cuando dice que “Mi Reino no es de este mundo”.

 

Este Vaticano debe ser la única entidad política, el único Estado del mundo, que le presta atención a un nacionalismo de los que a la larga traen violencia; claro que después podrá atenuar con rezos, reparto de perdones y extremaunciones los daños provocados.

 

Los obispos de las diez diócesis catalanas le han pedido unánimemente al Gobierno español el pasado viernes, día 12, que negocie con Carles Puigdemont el referéndum que reclama la Generalidad para poder separarse de España.

 

Presentan la petición en un documento con la suavidad característica de los comunicados políticos de la Iglesia católica.

 

“Los Obispos de Cataluña, en el momento que está viviendo nuestro país y en los planteamientos de futuro que se están debatiendo, con respeto por las diversas sensibilidades que se van expresando, pedimos que se fomente y promueva la cultura del diálogo”, empieza.

 

“Hay una palabra -dice el Papa Francisco- que nunca debemos cansarnos de repetir y sobre todo de dar testimonio: diálogo”, añade. Por tanto, el Papa no imparte doctrina cristiana de la caridad o la fraternidad, sino que ordena dialogar para conseguir que los ricos catalanes se libren de los molestos pobres de otras regiones.

 

A esta interpretación debe añadirse que el 30 de abril el abad separatista de Montserrat, Josep Maria Soler, afirmaba en TV3 que el Papa, con el que acababa de entrevistarse, estaba bien informado del caso catalán por él, por los obispos catalanes, la Generalidad y también por la Conferencia Episcopal y el Gobierno español.

 

Tras una visita anterior a Roma, Soler ya había advertido que “el Vaticano reconocería Cataluña como nuevo Estado”.

 

Sumadas las declaraciones del abad y el documento de las diez diócesis con doce obispos se concluye que el Papa argentino ha estimulado o autorizado esa demanda, que es sobre todo una advertencia al Gobierno español: acepte sin dilaciones el referéndum separatista.

 

Cuando salga el sí, Roma reconocerá la Cataluña independiente. Palabra de este Papa muy apegado a las masas obreras peronistas y que con las Malvinas reclamaba su integración en Argentina, a pesar de sus habitantes británicos.

 

Aunque el poder actual de Roma es cada día más limitado con este Papa bastante discutido dentro de su Iglesia.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Ramiro
Fecha: Lunes, 22 de mayo de 2017 a las 14:16
Normal que nombre cardenal a arzobispo "progresista", que ha organizado grandes líos en Zaragoza, pretendiendo hundir a los Arzobispos e aquí, pues sin duda aspiraba a ocupar la Silla Metropolitana de El Pilar...
Dios mio, dame fuerzas, pues cada día creo menos en la Iglesia...

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress