Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

La Verdad Ofende
Jueves, 1 de junio de 2017

Karen Armstrong y la corrupción de los premios "Princesa de Asturias”

[Img #11507]

 

En lo que se conoce por “ciencias sociales”, los premios "Princesa de Asturias" vienen a galardonar “la investigación en los campos de la antropología, derecho, economía, geografía, histotia, psicología y sociología y demás Ciencias Sociales que representen una contribución relevante al desarrollo de las mismas en beneficio de la Humanidad”. Por eso, no salgo de mi asombro al conocer que este año dicho premio ha sido otorgado a la escritora islamista Karen Armstrong.

 

Armstrong es el perfecto ejemplo del rendicionismo cultural de Occidente frente a culturas externas a las que se espera demos trato de igualdad, ese prostituido término que retuerce el maniqueo marxismo cultural en busca de destruir la excelencia occidental.

 

En esencia, se nos exige que en condiciones de igualdad las permitamos entrar en nuestras vidas, barrios y ciudades para integrarse. El precio a tan avanzado y necesario adelanto cultural está siendo el saqueo de nuestra paz social, el agotamiento de nuestros ya exhaustos recursos sociales, económicos, civiles y morales, mientras sufrimos la ingrata actitud de estos inesperados huéspedes frente a un enorme ejércicio de solidaridad que nos imponen nuestros irresponsables y manirrotos políticos, quienes jamás la practican en sus casas.

 

Ideológicamente, la trampa es perfecta. Con escalas éticas y morales del siglo XXI se juzga un imperfecto pasado como civilizadores, magnificando nuestros errores para demoler nuestro orgullo como prósperas y avanzadas sociedades, que han de ser reeducadas por heteropatriarcales, imperialistas y supremacistas ante un islam humano, científico, justo y democrático, jamás invasor.

 

Es el desarme moral hacia el asalto de la aún prospera y avanzada Europa, envidia de las naciones, en cuyo continente se dan las mayores tasas de derechos y desarrollo, libertad y mezcla de culturas, pueblos y razas bien integradas, mientras nos niegan, juzgan, critican y denigran todos los logros que dimos al mundo en progreso, desarrollo, derechos y también solidaridad, un campo donde, frente a las riquísimas naciones árabes, también somos líderes.

 

Karen sostiene esto en sus libros y artículos, ademas de tesis tan peregrinas como las que les relato:

 

- El islam ha sido la única religión tolerante en la historia y la invasión y presencia en España fue su mejor ejemplo.

 

- Las cruzadas obedecen a los maliciosos complejos de un Occidente medieval, racista y antisemita.

 

- España conquistó América buscando ir a una nueva cruzada contra el islam desde las indias.

 

- El islam es la religión de la paz, el dialogo y convivencia (jamás invadió nada, las mujeres son felices)
 

- España expulsó al moro por prejuicios raciales y religiosos (el turco nunca pensó invadir España)

 

- El derecho islámico es humanitario y permite por ello la convivencia entre distintos credos y sexos.

 

Si es bien cierto que nada hubo más pernicioso en la humanidad que el igualitarismo socialista que destruye la iniciativa privada y nos hace drogo-dependientes de papá Estado, el islam lo supera de lejos, más aún hoy. El mal intrínseco que esta ideología representa, ejecuta y difunde esta sobradamente ejemplificado en su consentido papel ante la organización de las Naciones Unidas.

 

Los estados árabes se negaron en bloque a suscribir la Carta de Derechos Humanos de la ONU por ser contraria a las leyes islámicas (sharia), su esencia jurídica. Mientras, estas mismas tiránicas naciones y sus cómplices del marxismo cultural no paran de exigir a las democracias de Occidente e Israel su estricto cumplimiento, “mientras mantienen un perfil egipcio ante la horca para los gays en Irán, país que pide la destrucción y el asesinato de los judíos iniciado en los años veinte del pasado sigllo, o los crímenes del socialismo en Cuba, Corea y Venezuela, todas tiranías próximas ideológicamente.
 


Frente al progreso manifiesto e indiscutible de nuestra civilización judeocristiana, guardiana y heredera del saber greco-romano, que supo derogar prejuicios y dogmas, adaptarse y evolucionar, el islam (“sumisión”, es su traducción) se ha mantenido durante siglos en su tribal y tiránico medievo social, político y cultural, sin visos de una pronta evolución ni aparente solución. ¿Que coño hemos de aprender, respetar y asimilar?

 

El colofón lo pone la tercera generación de musulmanes que crecieron bajo la hospitalidad occidental, quienes no muestran aceptación ni apego al orden de libertades que cobijó su crecimiento y de las que gozan. Muy al contrario, reivindican el islam como fuente de cultura y también de derecho para nuestras sociedades. Les dejo un dato: el 80% de los turco-europeos con voto en las elecciones turcas eligieron el recrudecimiento del islam, léase, votaron por Erdogan.

 

Por eso, mi asombro se torna en desconcierto. Las más altas instituciones de España se suman al descrédito de Occidente, otorgando nuestro más prestigioso galardón que entrega una mujer, muestra futura reina, a otra mujer, una que proclama que Europa practica la islamofobia (salvando a diario a decenas de balseros), y que el islam es superior, el velo es civilizador y ellos son mejores que nosotros, mientras esperamos ver a una mujer como jefe de algún Estado de tan avanzada civilización.

 

Ya no habrá tiempo para el arrepentimiento cuando, instalados tras unas elecciones en nuestras sagradas instituciones y parlamentos democráticos, el alfanje de la sharia sesgue nuestros estilizados cuellos occidentales, para vergüenza de nuestros ancestros. No es ningún chiste, nos vamos al guano…

 

“Cuando la media luna se convierte en alfanje, la cruz debe hacerlo en espada”

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
FernnadoPeregrin
Fecha: Miércoles, 7 de junio de 2017 a las 02:03
Para más información de este patinazo cómico de estos premios cada día más provincianos galardonando a la mentirosa mayor del Reino Karen Armstrong, ver mi "muro" o perfil en Facewbook
https://www.facebook.com/fernando.peregringutierrez.1

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress