Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Lunes, 10 de julio de 2017
Con material genético comprado en Internet por valor de 100.000 euros

Un equipo de científicos recrea artificialmente el virus de la viruela y reaviva el miedo a una guerra biológica

Noticia clasificada en: Armas biológicas biología Bioterrorismo

[Img #11773]

 

Un equipo canadiense de biólogos ha utilizado material genético comprado en Internet para recrear una cepa activa del complejo, contagioso y mortal virus de la viruela. La enfermedad de la viruela se erradicó del planeta en 1979, aunque varios laboratorios de Estados Unidos y Rusia conservan actualmente cepas de la misma. Durante mucho tiempo, la necesidad de destruir o no estas copias víricas ha constituido un debate constante, ya que su eliminación total evita la contaminación accidental, pero también imposibilita la creación de nuevas vacunas en el caso de una reaparición de la enfermedad, especialmente provocada por una actividad bélica o bioterrorista.

 

Lo que ahora han demostrado David Evans y Ryan Noyce, médicos y virólogos de la Universidad de Alberta, en Edmonton, Canadá, es que es posible recrear en un laboratorio, a partir de fragmentos de ADN, una cepa activa del virus de la viruela. Para realizar esta tarea, que les llevó seis meses de trabajo, compraron material genético en Internet por un coste total de 100.000 euros, según informa la revista estadounidense Science. De esta forma, organizaciones terroristas o naciones criminales podrían disponer de un arma biológica letal a muy bajo coste y de una elaboración no excesivamente compleja.

 

Por seguridad, los virólogos canadienses han activado una cepa equina del virus de la viruela, no contagiosa para los humanos. Pero el hecho relevante es que las técnicas que han empleado podrían utilizarse para reproducir la forma humana de la infección. Esta no es la primera vez que un virus se "fabrica" artificialmente en el laboratorio, puesto que en 2002 esto ya se había hecho con una cepa de la polio. Pero la recreación del virus de la viruela es mucho más compleja que el de la polio, ya que su material genético es 30 veces de mayor tamaño.

 

A pesar de las dificultades, el trabajo de David Evans y Ryan Noyce “no requiere conocimientos o experiencia excepcional en bioquímica, o grandes inversiones económicas o tiempos de trabajo especialmente abultados”, tal y como ya se reconocía en un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hecho público en 2016. Por aquel entonces, el propio David Evans, miembro del comité de expertos de la OMS que elaboró el documento, presentó sus conclusiones advirtiendo de que la fabricación artificial de un virus patógeno complejo ya no era un escenario ciencia ficción, por lo que este hecho debía “ser tenido en cuenta en el debate sobre la destrucción o no de las últimas cepas de viruela, que debe producirse en una Asamblea Mundial de la OMS en 2019”.

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress