Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Viernes, 14 de julio de 2017
A pesar de los 16.200 millones derrochados por las instituciones vascas en la imposición de su utilización y de su aprendizaje

El uso social del euskera se estanca alrededor de un pírrico 12%

Noticia clasificada en: Euskera Imposición lingüística

En los últimos diez años el uso del euskera en la calle ha decrecido, en todos los niveles, en todas las edades y en todos los grupos sociales.

[Img #11816]Desde 1989, las instituciones vascas se han gastado la friolera de 16.200 millones de euros en imponer el aprendizaje y el uso del euskera entre los ciudadanos de la comunidad. Al parecer, con unos resultados lamentables pues, en ese mismo tiempo, la utilización del vascuence en las calles de Euskadi apenas se ha incrementado en unos pírricos 1,8 puntos, pasando del 10,8% en 1989 a un 12,6% en 2016. Así se desprende del último estudio hecho público por el Cluster de Sociolingüística, que es el principal centro de investigación sobre el desarrollo social del euskera.


(Tan brutal es la inversión pública realiza alrededor del euskera que la artificial e infructuosa implantación social de este idioma supone el 4,2% del PIB de la comunidad, según datos proporcionados hace algunos meses por el hoy ex viceconsejero de Política Lingüística del Gobierno vasco, Patxi Baztarrika. De hecho, la lengua que apenas es hablada por algo más del 10% de la población vasca da empleo a nada menos que 56.142 vascos).
 

El informe del Cluster de Sociolingüística revela también un dato todavía más preocupante para quienes pretenden convertir a machamartillo el vascuence en “el idioma de los vascos”: en los últimos diez años el uso del euskera en la calle ha decrecido, en todos los niveles, en todas las edades y en todos los grupos sociales.


Concretamente, la medición realizada en 2016 por el Cluster de Sociolingüística sobre el uso de las lenguas en las calles de Euskadi ha dado como resultado que el español es, de una forma aplastante e indubitable, “el idioma de los vascos”: lo utiliza habitualmente el 76,4% de los ciudadanos, seguido del euskera con un 12,6% y el francés, con un 8,3%.
 

Dentro de su escasa utilización entre la población, el mayor uso del euskera se registra en Guipúzcoa, con un 31,1 %; en Vizcaya, el uso es del 8,8%; en Navarra, del 6,7 %; y en Álava, del 4,6 %.
 

El empleo del euskera en la calle de las capitales del País Vasco y de Navarra ha seguido la misma tendencia que en las respectivas comunidades, salvo en el caso de Pamplona, donde el empleo de este idioma se mantiene desde 1997 en un ínfimo 2,5%. La utilización del euskera en Vitoria es prácticamente irrelevante, en Bilbao ha bajado su empleo desde 2001 y en San Sebastián lleva diez años de decadencia.
 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Rafael Rodríguez
Fecha: Martes, 18 de julio de 2017 a las 09:11
Me parece lógico, teniendo una consejera de educación como la que tenemos, que no le preocupa los profesores y los alumnos, tan solo se preocupa de conservar su puesto, es una persona que no tiene palabra, que cuando hay algún problema, mira hacia otro lado, para mi es una incompetente, de buena familia (sobrina de Pedro de Toledo, que intentó hundir el banco de Vizcaya). Pero lo bueno del problema es que tiene solución, la cesan y casi todo arreglado
Íñigo Caballero
Fecha: Viernes, 14 de julio de 2017 a las 21:42














































El consejero de cultura decía hace unos meses que el euskera "tiene un futuro débil y problemático" y a pesar de todo siguen coaccionando a la ciudadanía y a nuestros jóvenes con una lengua minoritaria y no global que está condenada a muerte.
Algún día los vascos tendremos que exigir cuentas por el derroche de dinero público para que los vascos que NO quieren el euskera lo aprendan.
Fascismo puro sin que los partidos "nacionales" se enteren y sigan la corriente del nacionalismo.
Saludos desde Bélgica
Íñigo Caballero






























La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress