Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María Dolores Ruíz Álvarez
Sábado, 15 de julio de 2017

La verdad sobre la Catedral de la Diócesis de Cartagena

Noticia clasificada en: Cartagena

[Img #11826]

 

Quizás la historia que voy a contar no agrade a muchos cartageneros, pero puedo certificar la veracidad de los datos de los que voy a hacer, no sin reflexionarlo, a ustedes partícipes. 

 

Tras una solicitud de información cursada al Archivo General de la Administración y al Archivo de la Real Academia de San Fernando en mayo de este año, la respuesta fue clara… ¡ambos contenían información sobre la Catedral de Cartagena!

 

Urdimos entonces, desde la Plataforma Virgen de la Caridad, un conato de labor investigadora. Movidos por la ilusión de encontrar un tesoro escondido  y, digámoslo también,  con la rabia que encierra el haber sido víctimas de una de las mayores falsificaciones de la historia con el traslado del Obispo a la ciudad de Murcia. Según “ellos”, los murcianos, traslado autorizado por una bula Papal inexistente que ratificó un rey castellano excomulgado por dos veces… ¡manda lereles!

 

Un buen amigo, que lucha a nuestro lado pero que tiene su residencia en Madrid, se ofreció a desplazarse al archivo de Alcalá de Henares e informarnos inmediatamente del contenido de la signatura. El informe de la Real Academia llegó  por correo electrónico.

 

Toda la información se reduce a dos cartas que se intercambiaron  el alcalde de Cartagena y la Dirección General de Bellas Artes entre los años 1956-1958, un informe de la Real Academia de San Fernando y uno de la Dirección General de Bellas Artes fechado el día 8 de octubre de 1963.  Se hace referencia, también, a unos informes remitidos a la Real Academia de la Historia en 1957, pero hemos de confesar que aún no hemos tenido el valor de solicitarlos.

 

En la primera,  el Alcalde de Cartagena D. Miguel Hernández (nombre poético dónde los haya), se dirige al Director General solicitándole la declaración de Monumento Histórico-Artístico para la Catedral de Cartagena. Le recuerda que en conversaciones sostenidas con anterioridad, le había asegurado que tal declaración era “cosa fácil”, excusando su insistencia en el anhelo que ese hecho despertaba en toda la ciudad.

 

D. Martín Almagro fue el encargado de hacer el informe sobre la Catedral de la Diócesis. Comisario General del Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional y, por aquellos vericuetos de la historia, padre del académico de la Real Academia de la Historia que aprobó la publicación en esa institución del libro del Dr. Iván Negueruela sobre los restos del  Palacio de Asdrúbal en el cerro del Molinete. Descubrimiento que ha sido ignorado, hasta la fecha,  por la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. El 9 de junio de 1956 dictamina Martín Almagro que si bien la Catedral dónde Beltrí puso su corazón carecía de interés artístico alguno, se aconseja su reconstrucción para proteger los restos romanos que alberga y el conocimiento del arte cristiano primitivo. Y ¡sorpresa!, dicha restauración no debía hacerla la Dirección General de Bellas Artes sino el Plan de Regiones Devastadas que se había ofrecido a ello.

 

El informe de la Academia de San Fernando, fechado el día 4 de febrero del 1957,  es demoledor. Entiende el ponente que, sin perjuicio de reconocer el valor de algunos de los vestigios antiguos aducidos por el Ayuntamiento de Cartagena, la construcción ideada por Beltrí no tiene valor artístico alguno y si Cartagena quiere una Catedral debería construirse una nueva con el estilo de la época.

 

Figura también una remisión del expediente a la Real Academia de la Historia, que estamos pendientes de solicitar,  pero que la dureza de enfrentarse a la “realidad” ha imposibilitado hasta la fecha. Así que, hasta poner solución a nuestro desasosiego, pasamos directamente a un informe de la Dirección General de Bellas Artes fechado el 8 de octubre de 1963 que advierte que no se concederá autorización para la construcción de un edificio cuya altura sea superior a cinco plantas en la zona afectada por la declaración de Monumento Histórico-Artístico del Cerro de la Concepción que incluye el Castillo, las Murallas, la Catedral Antigua y el anfiteatro romano.

 

MORALEJA, a veces hay que dejar las manos quietas.

 

Victor Beltrí, con toda su buena intención, convirtió un edificio religioso medieval en una obra al gusto de la época sin valor artístico alguno. Otro arquitecto con renombre, Rafael Moneo, decidió que la entrada al Museo del recién descubierto Teatro Romano debía hacerse a través de un túnel que empezando en la plaza del Ayuntamiento acabase tres calles más allá en la Cuesta de la Baronesa. Túnel que, sin ánimo de poner en cuestión la visión de tan insigne arquitecto, provoca aún hoy en día que los turistas traten de entrar al Teatro romano por su salida. Ese túnel,  cuyas memorias arqueológicas no han sido publicadas,  supongo que debido a la crisis económica, desvirtúa la idea de D. Martín Almagro sobre el subsuelo de la Catedral de Cartagena y un culto paleocristiano.
 

Y no queda así la cosa, sucesivas licencias municipales han elevado la construcción de los edificios hasta el punto de tapar la fachada de la Catedral de Cartagena que hasta el siglo XIX dominaba el puerto de la ciudad como un Faro de Divinidad. Si añadimos, a todo esto, el hecho de  que jamás se produjo inversión alguna tas el ofrecimiento de restauración por parte del Plan de  Regiones Devastadas, salvo algún mínimo aporte dinerario  a través del Instituto de Patrimonio Histórico Español a pesar de estar nuestra Catedral incluida en el Plan de Catedrales del Ministerio de Cultura… apaga y vámonos!.  

 

Y para remate el proyecto de  la Universidad Politécnica de Cartagena, a instancias de la Cofradía del Cristo del Socorro. Cofradía que detenta la custodia de la sacralización del “templo” (así lo llama la guía oficial durante las visitas que permite “cuando le da la gana” el Obispo de la Diócesis Carthaginense). No importa  que estos cambios arbitrarios en los días de visita que se producen aún en contra de una resolución de la Dirección General de Cultura siempre y cuando se cumpla   escrupulosamente el horario establecido por el Obispo (de 10 a 12 A.M en días laborables) y sin que haya conato de celebración sacramental entre sus ruinas. Inteligentemente  evita el Obispo de la Diócesis que nos saturemos de “templo” los cartageneros. No nos vaya a dar por protestar  por los  41 años en los que ha permanecido cerrada y expoliada en sus “poco valiosos “restos”.

 

Y así, poco a poco, llegamos a la cuadratura del círculo: cuanto más amor e interés pongamos, más la fastidiamos. Quizás dentro de 100 años intentemos de nuevo proteger nuestra Catedral, la de la Diócesis. Quizás con esa declaración de protección consigamos recuperar la dignidad que le fue arrebatada en 129 a base de mentiras. ¡Lástima tener la certeza de que ninguno de nosotros estaremos aquí para comprobarlo!

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Carlos Martinez
Fecha: Domingo, 16 de julio de 2017 a las 10:54
Se imaginan ustedes...los hijos de Cartagena! que en Roma, por jemplo, y por... capricho de alguien, permaneciera cerrado el Coliseumm, y que sólo pudiera visitarse, las dos horas con más calor y ¡jamás! en festivo?????

¡¡¡¿Creen ustedes...hijos de Cartagena, que los ... hijos de Roma lo iban a consentir...???!
El que este templo conmemore la llegada...¡la entrada! del cristianismo en España no importa...

¡Y lo guapo que se va con cordones y oropeles, siendo Hermano Mayor de cualquier Agrupación o Hermandad... y sin importarte nada más que... lo que importa en esta ciudad, y que no es otra cosa que... sacar cuello.

... Santa María La Mayor... Cathedral de Cartagena, y en manos del obispo murciano, se muere; lleva haciéndolo desde que...l os hijos de Cartagena dejaran en las manos de ... quien sabemos todos! su pasado su presente y... cómo no, también nuestro futuro.

¡Enhorabuena... solo nos faltan cuatro para ser los más pobres de esta nación!
Jose Antonio Oton
Fecha: Domingo, 16 de julio de 2017 a las 10:52
Envio este enlace de Memoria de Cartagena.
Me parece muy esclarecedor, a pesar de que la mayoría de Cartageneros no tienen ni la más remota idea, de por que está la Catedral en estas lamentables condiciones.
https://memoriadecartagena.es/2017/05/no-se-arregla-la-catedral/

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress