Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Josele Sánchez
Lunes, 17 de julio de 2017

Señora Consejera, cuelgue usted el teléfono y váyase a su casa

Noticia clasificada en: Cartagena

[Img #11835]

 

Cuando algo huele mal existen dos alternativas: la primera es sacar el ambientador e intentar disimular el motivo del hedor. La segunda, la única eficaz, es ir al meollo del asunto, encontrar el animal muerto y retirarlo para que deje de oler definitivamente. Todo esto viene a cuento de la consejera de Transparencia, Participación y Portavoz: algo huele mal en el Gobierno regional de la Comunidad Autónoma de Murcia. Si de verdad Noelia Arroyo ha realizado llamadas telefónicas a varios de los principales medios de comunicación de la CARM, intentando ocultar las críticas del Consejo de la Transparencia al Gobierno por “abuso de poder” y las denuncias de “represalias”, la única opción decente que le queda a la señora consejera es presentar su dimisión.


Cuando el propio presidente del Consejo, José Molina, acusa al Ejecutivo de no renovar la comisión de servicio del funcionario que ejercía la dirección de la Oficina de la Transparencia y califica de "auténtico esperpento" la actuación del Gobierno regional, todo parece evidente: blanco y en botella, leche.


Este periodista albergaba esperanzas (y así se lo hacía saber, hace tan sólo unos días, al presidente de la CARM en una carta abierta publicada en este periódico) de que el tiempo del cambio, de la honestidad y de otra manera de hacer política había llegado, por fin, a la Comunidad Autónoma de la región de Murcia. Pocos días ha durado mi ingenuidad. La denuncia del presidente del Consejo de la Transparencia, en lugar de encontrar el apoyo institucional, parece que originó una serie de llamadas compulsivas de Noelia Arroyo a directores de medios y periodistas, presionando para su no divulgación: “Oye, Pepito, aquí la Consejera, ¿Cuánto gastamos en publicidad institucional en tu periódico? ¿Cuánto dices? Venga, pues ya sabes lo que tienes que hacer”. Esto recuerda los peores tiempos de la Ley de Prensa de Manuel Fraga, no en vano, fundador y presidente de honor del Partido Popular.


Lo digo ahora, a falta de un mes de la salida a la calle de La Tribuna de Cartagena (periódico digital que voy a tener el honor de dirigir) y convencido de que, todas y cada una de las letras que voy juntando pueden condicionar, muy en nuestra contra, la partida presupuestaria de publicidad institucional del gobierno de la CARM. Pero me importa un rábano. Ante actitudes caciquiles como las que demuestra la Consejera de Transparencia, Participación y Portavoz del Gobierno autónomo, un periodista digno debe plantarse y decirle a esta señora que se vaya a su puñetera casa, que quién coño se ha creído que es para presionar a  ningún compañero y que la publicidad institucional no es limosna que caritativamente reparte entre los medios afines…


Pensaba que con la caída en desgracia de Pedro Antonio Sánchez (que sigue de manera indigna ocupando su escaño) se ponía punto y final a toda una serie de personajes esperpénticos de creación pepera, en versión cutre y huertana, de los que Trillo, Valcárcel y Pilar Barreiro son significativa toma de muestra; pero me equivocaba. Aún faltaba la exposición de habilidades maquiavélicas de Noelia Arroyo.


La CARM ya ha sufrido bastante corrupción y degradación política. Ha llegado el momento de decir ¡Basta ya! ¿Hasta dónde va a seguir mangoneando este sistema de amigos y enchufados que el Partido Popular ha institucionalizado en esta Comunidad?

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
María Dolores Ruiz Álvarez
Fecha: Lunes, 17 de julio de 2017 a las 15:41
Valiente, Josele!
Es que no sé esta señora qué se ha creído con eso de saber utilizar muy bien su "desparpajo".

Ya vociferaba que había sido gracias a su actuación inconmensurable que se había , al fin , abierto la Catedral de Cartagena cuando se debió todo al trabajo que , desde la plataforma Virgen de la Caridad se inició en un expediente que duró dos años.

También se vanagloriaba de ser los del gobierno de Murcia los que habían resuelto el problema de San Ginés de la Jara. Y es que esta gente , cuando los pillas en un renuncio y tienen que actuar, aprovechan la falta de memoria del pueblo para colgarse las medallas.

A algunos no nos la pegan con queso.

No te vendas, que no te compren.
Tomás
Fecha: Lunes, 17 de julio de 2017 a las 11:35
Josele, te los tienes muy bien puestos. Eso es lo que se llama dignidad profesional. Está claro que La Tribuna de Cartagena con un director así no se venderá al poder político ni al lobby murciano. La llegada de un periodista de la talla de Josele Sánchez a Cartagena puede cambiar muchas cosas en esta tierra. Eres un ejemplo para el resto de periodistas lameculos de esta ciudad.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress