Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Susana Antolín
Domingo, 3 de septiembre de 2017
La red social, acusada de promover mensajes proterroristas y de humillación a las víctimas, responde a las amenazas legales que pesan sobre ella modificando sus términos de servicio

Twitter afirma que va a dejar de “monitorizar y controlar” los contenidos que se distribuyen a través de su red

Noticia clasificada en: Censura Twitter

Frena sus ínfulas censoras con el fin de que no se le pueda hacer responsable de lo que no censura

Hace unas semanas, La Tribuna del País Vasco informaba en exclusiva de la iniciativa en la que estaba trabajando un grupo de abogados para promover una denuncia penal contra Twitter España por decenas de presuntos delitos de apología del terrorismo y de humillación a las víctimas.

 

Según informaba este periódico, “los juristas están asentando su demanda sobre decenas de tuits publicados en los últimos meses en los que múltiples personas hacen apología de ETA y del terrorismo islámico, así como de otras muchas acciones de tipo violento y, para ello, aplicarán un planteamiento muy novedoso a su reclamación. En el borrador de su denuncia, los letrados consideran que Twitter en general, y Twitter España en particular, es un medio de comunicación más, como un periódico digital, una emisora de radio o una cadena de televisión, y que, por lo tanto debe atenerse a las normas legales que se aplican a este tipo de empresas. En este sentido, los futuros demandantes creen que cada uno de los perfiles que se mantienen en Twitter son como “colaboradores” o “articulistas” de un medio de comunicación tradicional”.

 

Pues bien, apenas un mes después de avanzada esta información, y cuando ninguna de las demandas sobre las que se está trabajando contra Twitter ha llegado todavía a los juzgados, la red social ha tomado rápidamente medidas de defensa.

 

Para ello, el pasado 30 de septiembre, Twitter actualizó las condiciones de servicio que aplica a todos sus tuiteros con un objetivo fundamental: descargar en los usuarios la responsabilidad íntegra de todos los contenidos que éstos publican en la red y poniendo blanco sobre negro en un contrato que “es usted responsable de su uso de los servicios (de Twitter) y de cualquier contenido que proporcione, incluyendo el cumplimiento con las leyes, reglas y normas aplicables. Solo debe proporcionarnos contenido que desee compartir con otros”.

 

Por si todo esto no quedara claro, la polémica red social añade explícitamente que “cualquier confianza que deposite en cualquier contenido o material publicado por medio de los servicios (Twitter) u obtenido mediante los mismos, o cualquier uso que haga de ellos, lo hace por su propia cuenta y riesgo. No ratificamos, apoyamos, reafirmamos ni garantizamos la compleción, veracidad, precisión o fiabilidad de ningún contenido o comunicación publicada por medio de los servicios, ni ratificamos ninguna opinión expresada por medio de los servicios”.

 

“El usuario comprende”, añade el contrato que han tenido que aceptar ya los millones usuarios de esta red social en España, que “al hacer uso de los servicios (Twitter), puede exponerse a contenido que puede resultar ofensivo, dañino, inexacto o inapropiado de cualquier otra forma, o en algunos casos, a publicaciones que puedan haber sido intepretadas erroneamente o que puedan ser engañosas de cualquier otra forma. Todo el contenido es responsabilidad única de la persona que lo produce. No monitorizamos ni controlamos el Contenido publicado por medio de los servicios, y no podemos hacernos responsables de dicho contenido”.

 

Con este cambio drástico en sus términos de servicio, Twitter trata de evitar que se le considere como un “medio de comunicación” tradicional, ya que si así fuera, los directivos de la compañía, que se sienten autorizados a cerrar centenares de cuentas que consideran amenazantes o extremistas, también deberían legalmente ser responsables de las cuentas que no cierra.

 

Uno de los abogados implicados en la demanda que se está preparando contra Twitter, lo explicaba de la siguiente manera a La Tribuna del País Vasco. “Si Twitter puede hacer esto (cerrar cuentas), y me parece bien que pueda hacerlo y que lo haga, es que la empresa se considera también responsable de los mensajes que se publican en su plataforma. Y, por lo tanto, la compañía norteamericana será responsable también de los mensajes de amenazas, de odio y proterroristas que se siguen publicando bajo su amparo, a pesar de las muchas denuncias recibidas en su contra”. Y añade:“La cuestión es muy simple: si Twitter se hace responsable de cerrar la cuenta de uno de sus usuarios, también debe hacerse responsable de las cuentas que mantiene abiertas. Y deberá asumir su responsabilidad, como hacen los equipos directivos de un periódico, de una emisora de radio o de un canal de televisión, de todo lo que se publica en el medio. Ahí es donde va a entrar nuestra denuncia”.

 

Pero, con las nuevas condiciones, Twitter ya no se hacer responsable prácticamente de nada de lo que se dice a través de su red. ¿Qué es entonces Twitter a partir de ahora? ¿Una simple empresa de telecomunicaciones como una gran compañía telefónica, por ejemplo?

 

El mismo letrado, responde a esta cuestión. “Es lo que parece querer Twitter con sus nuevas condiciones de servicio y la actualización de sus términos de uso. Nadie culpa a una compañía telefónica si una célula terrorista, por ejemplo, utiliza sus teléfonos para organizar un atentado. Al parecer, Twitter busca la misma consideración. Pero para lograrla deberá abstenerse de bloquer cuentas, y por eso advierte también en ese sentido, señalando que ‘no monitorizará ni controlará los tuits’ de sus usuarios”.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress