Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Josele Sánchez. Director de La Tribuna de Cartagena
Domingo, 17 de septiembre de 2017
ENTREVISTA EXCLUSIVA

César Vidal: “Si Occidente no detiene la inmigración masiva, Europa desaparecerá en una generación”

“Me fui de España porque miembros de una banda terrorista, dicen que derrotada, intentaron asesinarme”

[Img #12183]

 

Este viejo reportero, que ha pasado los últimos treinta años de su vida librando toda clase de batallas y entrevistando a todo tipo de personajes, aún le tiemblan los dedos de las manos cuando inicia el aporreado del teclado de su vieja Hispano-Olivetti, en la que, todavía, preparara los grandes reportajes y las grandes entrevistas. La ocasión lo merece y, para estas cosas, uno es extremadamente ceremonioso. El cenicero a mi izquierda, el cigarro recién encendido (por qué ese empeño del Gobierno en cuidar de mi salud, ¡déjenme, pardiez, que me suicide como quiera!) y la música de Sergi Rajmáninov, su magistral sinfonía número 2, sonando en mi viejo equipo de música (en esto de las nuevas tecnologías llegué hasta el CD y dije, ¡aquí me planto!).

 

Una entrevista al maestro César Vidal son palabras mayores. Ayer, sin ir más lejos, enviaba a freir espárragos al financiero del periódico (que pese a ser el que lleva las cuentas es un buen amigo, amistad todavía más meritoria teniendo en cuenta la antipatía de su negociado) cuando me intentaba trasladar sugerencias de moderación a mi estilo periodístico que él creía avaladas por proceder de un célebre médico, un prestigioso abogado y un ingeniero. Con esa mala leche que me caracteriza (en parte genética y en parte adquirida, año tras año, de periodismo de combate) le contesté: "¡Me importa un bledo lo que piensen; yo sé más periodismo que todos los buenos médicos, que todos los prestigiosos abogados y que todos los ingenieros del mundo; es más –añadí- sé mucho más periodismo que todos los periodistas de esta ciudad y que la mayoría de periodistas de España!”.

 

Sin embargo (debo admitirlo), hoy me emocionaba la llamada telefónica para trasladarme su ánimo ante mis investigaciones sobre la todopoderosa Hidrogea que me hacía Iñaki Ezquerra. Y es que hay compañeros de profesión, pocos, muy pocos, a los que no sólo respeto sino que admiro y hasta, en algún caso -como lo es el caso que hoy nos ocupa-, profeso esa veneración que los alumnos de antes (con la LOGSE murió la educación y el respeto) teníamos hacia el magisterio de ciertos profesores que perdían esta condición para adquirir la de maestros.

 

Todo esto me pasa con César Vidal, con el que –dicho sea de paso- suelo discrepar en muchas ocasiones. Pero es tal su caudal de sabiduría periodística, su erudición de casi todo, su experiencia y su buena hombría, que parezco un recién salido de la  facultad intentando hacer su primera entrevista.

 

¿Cómo ve España, desde la distancia?

 

Con dolor y con nostalgia.  Con mucho, mucho dolor porque la veo convertida en el cortijo de castas privilegiadas cuya única meta es mantenerse a costa del trabajo y del endeudamiento de los españoles, aceptando bajezas como el empobrecimiento nacional y el desmembramiento de la patria. Con nostalgia porque, a pesar de todo, sigo añorando varias veces a lo largo del día sus acentos, sus aromas, sus colores, sus monumentos, sus sabores, sus calles y tantas cosas más.  

 

¿Piensa que, después del 1 de octubre, llegará a curarse la fractura social de Cataluña?

 

No. No lo creo. Rajoy y otros que han decidido convertir España en la almoneda de sus conveniencias querrán pactar con el nacionalismo catalán una reforma de la Constitución que permita un mayor saqueo de la mayoría por minorías desalmadas.

 

¿Cómo valora la actitud del Jefe del Estado y la del presidente del Gobierno a lo largo de todo el proceso secesionista que nos lleva hasta el referéndum ilegal del 1 de octubre?

 

Deplorable. En el caso del rey, supongo que se alegará que es un monarca constitucional, pero también lo era su padre el 23-F y apareció en televisión con uniforme.  Al parecer, la corona merecía un esfuerzo que no se merece la integridad territorial de la patria.  Por eso, no espero esa respuesta de Felipe VI.  Rajoy no tiene excusa alguna. Está permitiendo que los enemigos de España perpetren un golpe contra ella y, por lo visto, ha decidido persuadirlos vaciando más los bolsillos de los españoles y entregando el fruto del saqueo a los traidores.

 

¿Cree que, dentro de la actual Constitución, existe la posibilidad de vertebrar una España para los próximos cien años, que sirva, como modelo de organización territorial y como identificación de todos los españoles ante un sugestivo proyecto común?

 

Sí, pero sólo tras alguna reforma. Para mí lo ideal sería acabar de una vez con el nefasto Título VIII, pero se podrían recuperar competencias como la enseñanza, la justicia o la sanidad y liquidar los conciertos económicos vasco y navarro.  Ya con eso, el avance resultaría espectacular.

 

¿Hasta qué punto la pérdida de valores permanentes nos ha afectado como sociedad?

 

De la misma manera que el SIDA afecta a un organismo. Los anticuerpos han desaparecido.

 

El terrorismo islamista quizás sea la mayor amenaza global a la que se enfrenta el mundo occidental ¿Cómo considera que debería hacérsele frente?

 

A decir verdad, yo creo que más peligro encierra la agenda globalista que pretende acabar con las identidades culturales y nacionales, con la familia y con el cristianismo.  Ahí la invasión islámica cobra sentido, pero como instrumento de un plan de mucha mayor altura. De hecho, se está permitiendo que entre descontroladamente en Occidente una cultura que crece a una tasa demográfica del 8,1 por ciento mientras que, por ejemplo, los españoles lo hacen sólo al 1,1 por ciento. Si Occidente no detiene esa situación,  desaparecerá Europa en menos de una generación.

 

¿En qué medida el relativismo y el buenismo, vendidos desde los grandes medios de comunicación, son los culpables del desapego que el español manifiesta ante casi todo?

 

Son muy culpables, pero no se trata de plantas aparecidas por generación espontánea. Los financian y protegen los partidos, los sindicatos, ciertos sectores eclesiales, los medios de comunicación, el sistema financiero e instancias internacionales, entre otros.  Las responsabilidades hay que buscarlas no sólo en la piedra sino en la mano que se esconde.

 

¿Se ha olvidado Dios de nosotros?

 

No, en absoluto, pero qué duda cabe de que la sociedad sí se ha olvidado en gran parte de él y no debería luego ir lloriqueando su ausencia cuando, primero, le ha vuelto la espalda. Sería bueno releer la parábola del hijo pródigo que aparece en el capítulo 15 del Evangelio de Lucas y reflexionar sobre el hecho de que Dios sigue esperando cada tarde que aparezcamos cerca de su casa – que quiere que sea la nuestra – para abrazarnos como a hijos. 

 

Hispanoamérica sigue siendo, después de siglos, la gran asignatura pendiente de España ¿Cómo cree que debiera integrarse España en su hábitat natural al otro lado del Atlántico?

 

Estoy de acuerdo con esa unión entrañable con Hispanoamérica.  Requiere grandes dosis de realismo, veracidad histórica y humildad. Personalmente, creo que no podemos seguir intentando vender la leyenda rosada de la Conquista – que tuvo consecuencias magníficas, pero también otras hondamente trágicas – ni tampoco insistir en que somos la Madre patria. En mi opinión, España y las repúblicas de Hispanoamérica somos hermanas e hijas de la España de la Contrarreforma.  Debemos entender lo bueno y lo malo que nos transmitió mamá, conservando lo primero, desprendiéndonos de lo segundo y procurando caminar más juntas en el porvenir.

 

Y ahora, una pregunta obligada. ¿Qué piensa del actual presidente de los Estados Unidos y cómo puede afectarnos a nosotros su política internacional?

 

Es un fruto directo del cansancio de millones de norteamericanos con las políticas del establishment. Precisamente por ello, pude anunciar ya en septiembre que ganaría las elecciones. Buena parte de su programa seguramente no lo podrá llevar a cabo ,ya que se enfrenta con instancias extraordinariamente poderosas.  Si lograra realizar su deseo de una distensión con Rusia y una retirada de las guerras de este siglo el beneficio sería enorme incluso para nosotros.

 

Maestro, sé que no le gusta hablar de esto, pero debo preguntárselo. ¿Por qué se exilió de España?

 

Si me llama maestro, aun me gusta menos.  Suelo ser discreto con el tema, pero no voy a eludir la respuesta. 

 

Por un lado, vi que concluía una etapa en España cuando un sueño de radio libre se desvaneció totalmente ante mis ojos. Propuse corregir ese rumbo, no se me contestó siquiera y me marché. A esas alturas, ignoraba si me tomaría unos meses sabáticos o si me quedaría en Estados Unidos. Esa duda se disipó en horas cuando, al llegar a Estados Unidos al día siguiente de mi despedida, el sábado, se me alertó de que planeaban acabar con mi vida arrojando una bomba en mi piso de Madrid. El lunes siguiente, solicité la residencia en Estados Unidos, algo que me concedieron por "capacidades extraordinarias" en un par de meses.  Un año y pico después me dieron más detalles del atentado frustrado y desde entonces no he dejado de preguntarme cómo lo sabía tanta gente y, sin embargo, las fuerzas del orden nunca me alertaron del peligro.  Actualmente, me siento feliz en Estados Unidos y no menos feliz viajando con frecuencia continua por Hispanoamérica.  

 

¿Conoce usted quién o quiénes querían acabar con su vida?

 

Por razones de seguridad, no puedo entrar en detalles, pero sí puedo decir que quién realizó la labor de logística lo supe desde el primer momento. Digamos que fueron efectivos de una banda terrorista supuestamente derrotada que se alquilan como mercenarios, al igual que ha sucedido y sucede con otros miembros de este tipo de colectivos.  Para quién trabajaban tardé en saberlo un año, aunque lo conocí después con bastantes detalles. No me sorprendió porque colaboran desde hace tiempo y se trata de gente que aspira a conquistar el poder total en España colaborando con los que sueñan en destruirla. De nuevo, mi pregunta es cómo esto lo podía saber tanta gente y no las fuerzas de seguridad del Estado y, caso de saberlo, por qué no me advirtieron.

 

Y, sentimentalmente quiero decir, ¿cómo se  vive día a día ese exilio?

 

Unos días, mejor y otros, peor.  Hay personas que me visitan todas las semanas – literalmente – y, en ocasiones, me traen jamón o me hacen una tortilla de patata. Con esas delicias gastronómicas me acercan España. Cervantes, Torrente Ballester, Lope, los hermanos Machado, Valle Inclán o Juan de Valdés también me aproximan, pero – lo confieso – a veces el sentimiento es demasiado fuerte para poder soportarlo.  

 

¿Cree que España ha sido injusta con usted?

 

Seguramente, ha habido españoles que han sido injustos e incluso ingratos, que es casi peor. Es difícil olvidar una reunión de editores que habían ganado millones y millones de euros con mis libros decidiendo que mis obras iban a desaparecer de circulación. Por cierto, una de las editoras más importantes de España, incluso pronunció una frase bien contundente: "César Vidal no va a volver a publicar un libro en España mientras no aprenda la lección".  Imagino que la lección era escribir de rodillas y al dictado. Pero junto a episodios como éste también hay buena gente que me escucha a diario y me escribe y me cuenta sus peripecias.  Esa gente – que es la sal de España – sigue recordando mis editoriales o buscando los libros que algunos decidieron descatalogar hace años.  Pero, además, no se trata de lo que haya sido España conmigo sino de lo que yo sigo siendo con ella.

 

Más allá de los grandes grupos de comunicación ¿hay vida?

 

Donde no hay vida es en los grandes grupos de comunicación porque están sometidos a sus intereses y pagan con raciones poderosas de integridad. Si de pronto alguien señala que su medio acaba de pactar una alianza con alguno de esos grupos o medios... amigo, no es mejor.  Simplemente, ha capitulado, si es que no se ha vendido.

 

¿Cómo debe ser un periodismo independiente e insumiso con el poder?

 

Debe contar lo que verdaderamente interesa a los ciudadanos sin renunciar a la verdad ni hacer concesiones. El periodismo que no es así se limita a repetir lo que quieren leer, ver y escuchar los que lo pagan y los que mandan.

 

¿Y cree usted que tiene "nicho de mercado" ese periodismo hoy en día?

 

Es el único periodismo que merece tal nombre y el único que buscan millones de personas no sólo en España sino en el resto del mundo. Justo las personas que quieren saber la verdad y que saben que es importante conocerla no sólo por ellos sino también por sus hijos.

 

Maestro, no quiero molestarle más. En España hay miles de personas esperando que sea mañana para entrar en La Tribuna de Cartagena y escuchar, de nuevo, esos editoriales míticos en La voz de César Vidal. Le agradecemos su presencia constante (pese a la lejanía física) y, sobre todo, su aliento que, para nosotros, es un revulsivo de fortaleza y de perseverancia imprescindible.

 

Josele, querido y admirado amigo, no es molestia alguna.  Es un privilegio.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Ramiro
Fecha: Domingo, 17 de septiembre de 2017 a las 14:53
Excelente entrevista, tanto por parte del entrevistador como del entrevistado, que le reconforta a uno con el género humano: todavía hay vida inteligente sobre la Tierra.
¡Aún hay esperanza!

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress