Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Iñigo Caballero
Miércoles, 11 de octubre de 2017

Las minas de oro

[Img #12419]

 

El oro desde que el hombre existe posee una fascinación y un atractivo sin igual. El metal amarillo durante miles de años y continúa en la actualidad atrayendo no solo a los millonarios y fanáticos de la joyería -sinónimo de lujo – sino a los inversores más avispados.


Los bancos centrales y me refiero a los de los países ricos y poderosos del primer mundo son los mayores poseedores de este metal.


Hasta el 15 de agosto de 1971 el papel moneda estaba ligado al oro.

 

Cada banco central era capaz de cambiar un billete de su divisa a una predeterminada cantidad de oro. El colapso del dólar por la elevadísima emisión de la moneda americana provocó la suspensión del cambio divisa/oro.


La generalización de la medida de los Estados Unidos a los demás países originó el acuerdo de Jamaica de 1976 que pone fin, no solo para el dólar, a la convertibilidad oro/papel en todo el mundo.


El oro cotiza al contado y en el mercado de futuros de Nueva York y en la bolsa de metales de Londres la LME, https://www.lme.com/ el mercado de mayor volumen. Los rusos y los chinos al alimón intentan poco a poco volver a la convertibilidad papel/oro o eso es lo que los principales analistas del oro entienden.


Así, desde hace varios años los mayores compradores de oro son los bancos centrales de China y Rusia en ese intento de acumular el amarillo metal.
 

Una infinidad de analistas financieros cubren el oro y HOY el pronóstico general es de que el oro va a subir mucho.


Se basan en la producción de las empresas mineras cada vez menor y en su demanda que aumenta poco a poco debido al mayor consumo de joyería, sobre todo en India y China.


Las minas antiguas disminuyen su producción y las nuevas minas en exploración – junior mines – tardan decenas de años en conseguir los dificilísimos permisos necesarios para comenzar su actividad.


La segunda razón para pronosticar el alza del oro es el « chart ». Todos los analistas de los gráficos opinan de forma unánime que el precio del oro se tiene que disparar más pronto que tarde.


Entre las voces que discrepan del aumento del oro hay solo una – una sola – que opina que el oro nunca subirá. Es Harry Dent un especialista que solo da una razón y una sola: los grandes bancos centrales llevan años vendiendo al descubierto en el mercado de futuros de Londres grandes cantidades de oro -que por supuesto no disponen –para hacer que el precio baje o por lo menos que NO SUBA.


¿Por qué lo hacen ? Estos bancos centrales, sobre todo la FED, el de Gran Bretaña, Canadá, etc. venden ingentes toneladas de oro impidiendo cada vez que el precio supera los 1.300 dólares la onza que su precio se vaya a las nubes.


Es un caso muy similar al que sucedió en 1971 con la supresión de la conversión papel/oro, - para el dólar americano - que fue el reconocimiento implícito de la incapacidad de manejar las divisas por el aumento masivo de la cantidad de dólares en circulación.


Si en aquella fecha la impresión y crecimiento del papel moneda desbordó a los rectores de las finanzas públicas y los puso en ridículo, ahora las cifras pavorosas de la cantidad de dinero en bonos públicos y papel en circulación en relación con la cantidad de oro existente, revelaría de nuevo que los gestores de las finanzas mundiales son unos auténticos cretinos.


En la bolsa de metales de Londres (LME) existe un « almacén » donde se acumulan los metales comprados/vendidos por su mediación y preparados para su entrega en caso de que un hipotético comprador lo requiera.
 

Para la mayoría de los metales los almacenes de Londres disponen de tonelajes abundantes para su entrega. En el caso del oro, NO, existen prácticamente cantidades disponibles para los compradores que en un momento determinado lo soliciten…


¿Por qué ? Porque las ventas son tan importantes – para impedir la subida – que desiquilibran el mercado. De creer a los investigadores de esta increíble situación, la relación entre el oro vendido y el oro existente en la bolsa de Londres, no llegaría a una parte entre 100.000…


¿Qué pasaría si los compradores de oro solicitaran su entrega ? Pues su precio alcanzaría cifras impensables como 25 ó 50.000 dólares la onza.
Pero, pero y pero, a pesar de esta situación el precio NO SUBE porque los banco centrales estarían en quiebra al tener que entregar un oro que NO TIENEN.


Así, el experto especulador y multimillonario americano Jim Rogers apuesta y pregona a todos los vientos su posición a favor del oro y de que su precio subirá como la espuma.


Mi modesta opinión, como la de Harry Dent es que el oro no pasará más allá de los 1.400 dólares a todo trapo.


Mañana, si Dios quiere, hablaremos, en concreto, de las mineras de oro.

Por si quieren ser dueños de una « mina de oro »…
 

Y seguimos sin olvidarnos de nuestras recomendaciones Taseko Mines y Copper Mountain. Síganlas, porque esas sí que son dos minas de oro… pero de cobre…
 

La cotización de Taseko pueden verla en el NYSE de Nueva York, la de Copper Mountain no está disponible por estar cerrada la bolsa de Toronto por ser el «Thanksgiving Day»
 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress