Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Iñigo Caballero
Jueves, 12 de octubre de 2017

ETFs de oro y cotizadas de oro

[Img #12420]Al hablar del cobre y de los metales en general quizá debería haber empezado por los fondos ETFs que para los inversores de a pie son los mecanismos más adecuados para minimizar los riesgos y no romperse demasiado la cabeza.

 

Pero he optado por lo difícil y complicado yendo a inversiones directas en sociedades mineras que en el caso del cobre, la elección ha sido de dos medianas/pequeñas mineras canadienses como son Taseko y Copper Mountain.

 

Un detalle importante a tener en cuenta es la próxima publicación de los datos de producción de estas empresas una vez terminado el 3Q 2017, es decir el tercer trimestre de este año. Para el caso de las mineras del cobre este pasado tercer período ha tenido que ser espectacular. Copper Mountain habrá batido un record de ventas y beneficios trimestrales que impulsará su cotización. Mientras Taseko lo hará en menor medida por su menor producción causada por los incendios que asolaron la región de Williams Lake donde se encuentra la mina principal. Es preciso advertir que el fuego no afectó a la mina pero sí a sus empleados que no pudieron trabajar por estar cortadas las carreteras. A pesar de los avatares, Taseko publicará, también, resultados espectaculares.

 

Las minas del rey Salomón

 

Las principales empresas mineras llevan, también, años peleando con los bancos su endeudamiento con la mejora de sus producciones, ya que poco o nada pueden hacer respecto al precio de venta que lo fija la bolsa de metales de Londres (LME) con un precio, como vimos en el artículo anterior, motivado por una avalancha de ventas de los bancos centrales interesados en que su precio no despegue.

 

Las tradicionales minas de oro se encuentran en África del Sur, Harmony Gold, Gold Fields, Anglo Ashanti, DRD Gold y Sibanye Gold. Esta última en fecha reciente ha adquirido la mayor empresa de producción de platino y paladio de manera que se convierte así en una de las más atractivas por diversificar su producción hacia otros metales cuyos precios no están controlados más que por las « fuerzas del mercado »... en principio...

 

Según mi humildísima opinión la minera de oro por excelencia es Barrick Gold, canadiense con sede en Toronto y la mejor gestionada.

 

A tener en cuenta, también, New Gold -bastante rentable con sede en Canadá y la australiana, Oceana Gold con minas en USA, Nueva Zelanda y Filipinas. Tahoe Resources ha sido – digo ha sido una excelente minera de oro y plata, pero sus problemas con su mina de Guatemala han hecho que su cotización se derrumbe.

 

El inversor tranquilo, sin ganas de sustos, tiene a su disposición el mayor fondo de inversión en mineras de oro, el SPDR Gold Trust (GLD) que el pasado mes de septiembre vió incrementado su activo en más de 2.000 millones de dólares americanos por la entrada fulgurante de nuevos partícipes creyentes en que el precio del oro se irá a las nubes.

 

Si las grandes mineras del oro senior mines - pelean por aumentar sus alicaídas producciones, mejorar sus ratios mineros, reducir su endeudamiento y conseguir pagar un dividendo de Pascuas a Ramos, las pequeñas o junior mines pretenden empezar a producir aunque sea pequeñas cantidades de oro para rentabilizar sus enormes gastos en exploración y los decenios de paciencia hasta conseguir los permisos necesarios para la explotación.

 

Aunque el término junior mines se debería usar solo para las mineras en fase de exploración, también se utiliza para pequeñas sociedades con una débil producción.

 

Otras mineras situadas en países de alto riesgo como Ghana, Congo, Zambia, Égipto, Burkina Fasso, son en mi modesta opinión, desaconsejables.

 

Antes de poner los huevos en esos lugares es preciso consultar las páginas web de las empresas porque bajo la fachada de una empresa canadiense o australiana se esconden minas en naciones poco o nada confiables.

 

Ni que decir tiene que una inversión aunque sea pequeña en una junior mine con un riesgo elevadísimo puede producir para el inversor atrevido un billete de lotería parecido al del euromillón.... también la posibilidad de encontrarse empapelando la habitación del niño...

 

Si la lista de empresas productoras de oro es reducida, la de junior mines es interminable. Solo unas pocas sobrevirán a esa fase de exploración.

 

Decirles que si son aficionados a la « lotería de Navidad » mejor será que compren unas acciones de una de esas minas « golfas » porque las posibilidades de ganar dinero, lo que se denomina « esperanza matemática », siempre será mayor que en la lotería tradicional.

 

Si hablamos del oro no podemos dejar de hacerlo de la plata. No nos olvidemos de las recomendaciones de Taseko y Copper Mountain a los que veremos, sin ninguna duda, escalar un poco más.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress