Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Iñigo Caballero
Viernes, 27 de octubre de 2017

El níquel se sube al vehículo eléctrico

Primero fue el litio, después el cobalto y ahora le alcanza al níquel la revolución del vehículo eléctrico (VE).

 

Los dos primeros cotizan sus precios en la más absoluta oscuridad diríamos ahora, falta de transparencia mientras que el níquel se negocia en la bolsa de metales LME de Londres al instante fijándose un valor que responde con bastante exactitud a la oferta y la demanda.

 

Leemos un artículo que se ajusta a la realidad sobre el mercado de este último metal de Reuters y que leemos en www.kitco.com en el siguiente enlace:

 

http://www.kitco.com/news/2017-10-25/COLUMN-Nickel-the-latest-metal-to-feel-the- electric-vehicle-buzz-Andy-Home.html

 

El níquel hay que ponerlo en cuarentena ya que desde el 2012 existe un importantísimo stock no vendido y que se alza como la espada de Damocles sobre los precios.

 

Tanto es así que varias minas se han abocado a cerrar y se encuentran en mantenimiento, dispuestas a reabrirlas en cuanto el sol reaparezca.

 

Cualquier recomendación que se haga sobre las mineras del níquel hay que tomarla con muchísima precaución a pesar del impulso del VE y por mucho déficit que pueda preverse.

 

Una de las mineras más importantes del mundo, la norteamericana Freeport McMoRan con solotreinta mil empleados, acaba de publicar sus buenos resultados del 3Q 2017 con unos beneficios crecientes -pero insuficientes en nuestra opinión desde los 217 millones del 3Q 2016 hasta los 280 del pasado trimestre de 2017.

 

Con una producción de cobre muy a la baja desde el mismo trimestre de 2016 (nada menos que el 16%) y también sobre sus objetivos anuales. Cada vez que una minera del cobre publica sus resultados, declara una producción menor... por eso el cobre sube... Sin embargo, la minera de Arizona sube su producción de oro desde las 317.000 onzas del 2016 hasta las 355.000 actuales. Hay que resaltar que FreePort es una enorme minera de cobre y oro, produciendo, además molibdeno. Ayer miércoles cotizaba a la baja en el NYSE a un precio de 14,70 $ muy por debajo de aquellos lejanos días de comienzo del 2011 cuando se pagaba nada menos que a más de 54 $... Ver para creer.

 

Es preciso tirar de gráficos, fechas y precios para ver que mientras que Freeport cotizaba a esos inalcanzables 54 $, nuestro amigo el cobre lo hacía a nada menos que a 4,45 $ la libra, pero no tan lejos de los 3,17 actuales.

 

Y cuando el cobre valía los 3,17 de hoy en día, en una fecha no tan alejada como abril del 2014, nuestra minera FreePort lo hacía a ... 34 $. Mucho ha llovido desde entonces para que esta compañía esté muy por debajo de esa cifra de 34.

 

Nuestro monotema, el cobre anoten, apunten y registren precios y cotizaciones bursátiles de hoy les va a producir amplias satisfacciones en un futuro no muy lejano.

 

¿Por qué los precios no son comparables a los de hace un puñado de años? Hay una razón poderosa y es que las valoraciones bursátiles se hundieron mucho más que la realidad de las empresas, muchas de ellas que, a pesar de los precios deprimidos del cobre y de otros metales- ganaban dinero. El enorme endeudamiento tomado en la época de vacas flacas pesaba como una losa en estos enormes dinosaurios de la minería. Empresas como la que nos hacemos eco y otras como Glencore, BHP Billiton estuvieron a punto de irse al garete.

 

Todavía siguen obsesionadas con su nutrido crédito y venden las minas medianas y pequeñas a operadores de menor dimensión que se aprovechan de la mala planificación y gestión de estos diplodocus.

 

Así, el presidente de FreePort en su comparecencia para publicar los resultados del 3Q 2017 decía, obsesionado con el control de costes: our focus on cost management... Las pequeñas y medianas mineras controlan mejor sus costes porque en la mayoría de los casos son propietarias de UNA SOLA gran mina, que se puede gestionar mucho mejor que una infinidad de minas situadas en países alejados los unos de los otros y muchas veces con gobiernos poco o nada confiables como pueden ser los del Congo o Indonesia que un día autorizan una mina y al día siguiente la cierran.

 

Si volvemos a las perspectivas económicas de los países occidentales entre los que incluyo al gigante asiático China, leemos frases como la confianza en la economía se dispara... o muy buenos datos económicos y bursátiles...

 

El optimismo de las sociedades cotizadas y de los mercados sigue en pie y las perspectivas son no solo buenas, nos atreveríamos a decir muy buenas.

 

Hasta dónde puede llegar el Dow Jones solo Dios lo sabe, pero el pronóstico generalizado es que alcanzará los 30.000 puntos, incluso un poco más.

 

No vislumbramos nubes negras en el horizonte, solo la bolsa española y su IBEX 35 tienen sobre sí la preocupación del loco de Puigdemont y es difícil pronosticar algo positivo.

 

Por eso razón nos inclinamos por las bolsas americanas muy a pesar del declive del dólar que resta una parte de la rentabilidad.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress