Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Iñigo Caballero
Martes, 31 de octubre de 2017

Puigdemont en el país de Tintín

Nos despertamos con una apasionante aventura de Tintin cuyo protagonista por una vez y sin que sirva de precedente es el presidente de un país imaginario con más panderetas que butifarras y llamado Putxidemendi.


Como lo nuestro no es el humor hasta que nuestro coleguilla el director nos encargue, además, esa sección en La Tribuna – falta nos haría – volvemos a la aburrida crónica de bolsa y ya que nos encontramos en la patria de Tintín escribiremos sobre algunos valores belgas desconocidos para los españoles de pata negra y que pueden reportarnos beneficios.


Bélgica es un país de poco más de 11 millones de habitantes con dos comunidades lingüísticas más enfrentadas que el trinomio España versus País Vasco y Cataluña, pero con una riqueza infinitamente superior a la española y por supuesto a la catalana y a los que nos creemos los más listos del mundo, los vascos.


Así nuestras mejores empresas prefieren abrir delegaciones en China o Estados Unidos, pero sin consultar las estadísticas que nos demuestran – son tercas esas señoras – que Bélgica compra y consume más productos españoles que… China y, también nos olvidamos de Holanda, que sigue al país de Tintín a muy poca distancia.


Por supuesto que la suma de las compras de Holanda y Bélgica pondrían a estos dos pequeños países y muy cercanos a nosotros como los grandes clientes de España muy por encima, de otros como Reino Unido o Estados Unidos.


Eso sí, nuestros sagaces políticos autonómicos prefieren abrir embajadas comerciales en países lejanos fuera de control para colocar a sus amiguetes y familiares. Democracia pura.


Antes prometimos hablar de algunos valores belgas. Ustedes no saben que Putximendi nada más levantarse, lee la crónica de bolsa de La Tribuna para colocar esos dineros del 3% …


A pesar de ser una nación pequeña, Bélgica tiene grandes empresas, una de las que más nos gusta es la Mercadona local, del mismo tamaño que su homóloga española y con unos beneficios fantásticos. Hablamos de Colruyt que cotiza a un buen precio de unos 44 euros dedicándose casi en exclusiva a la alimentación y a la droguería. Se olvidan de las tonterías tipo bazar que vende Eroski – y así le va -, concentrándose en muchos menos productos, pero con buenos márgenes.


Tomen nota sin van a Bélgica, Colruyt tiene gasolineras junto a sus supermercados y sus combustibles son los más baratos.


Esta empresa es una apuesta certera ya que aunque no es nada pequeña, no tardará en caer en manos de algún gigante del sector.
Otra grande de estos lares es AB InBev, cervecera, como no podía ser de otro modo, ya que esta bebida es la nacional del país. Es la empresa fabricante del líquido dorado – o negro – mayor del mundo… Imagínense que en Bilbao tuvieran a InBev…


Otra excelente empresa belga es Umicore que le pega a todo lo que son transformaciones de metales para la industria. Hace muy poco poseía varias minas que ante la dificultad de controlarlas en la distancia, las vendieron a pequeños explotadores que debido a la subida de precios y como se expresa en lenguaje vulgar, se están forrando gracias a Umicore.
Pero si Umicore es una sociedad buena y grande no lo es menos Glencore que con un nombre parecido es una empresa suiza gigante de los metales y con minas en todo el mundo. Glencore publicó sus resultados del 3Q 2017 el lunes 30 de octubre, datos disponibles en el siguiente enlace:


http://www.glencore.com/media/news/p/third-quarter-2017-production-report-2
 

Glencore publicada sus datos de producción del 3Q 2017 con unos beneficios crecientes pero decepcionantes desde el punto de vista de la producción, sobre todo de cobre de la que es uno de los mayores mineros del mundo.
 

Así el cobre descendía nada menos que un 11% justificando dicho descenso por múltiples causas, siendo la principal la incapacidad de controlar decenas de minas en muy alejados países…


La baja producción expresada en estas páginas cada vez que una empresa minera publica sus cifras es la razón principal de la fortaleza del metal colorado unida a otras causas como son el descenso del dólar, la expansión económica de los países occidentales y, por fin, el Vehículo Eléctrico (VE) en un futuro más o menos próximo.


Así las cosas, los datos aportados por Glencore para otros metales como el zinc, otro que está de moda, ponen de manifiesto un aumento de producción del 5% y, de la misma manera el níquel lo extraen en una cantidad 2% superior al trimestre del 2016.


Carbón y ferrocromo se mantienen mientras que el petróleo cae dramáticamente un 36% nada menos…
 

El beneficio trimestral de Glencore aumenta sobre el año anterior desde 2.400 millones de dólares hasta los 2.700. Un 11,25%. A pesar de las tribulaciones, no está nada mal y reafirma nuestro pronóstico de bondades futuras para estas grandes compañías que aun haciéndolo bastante mal consiguen gracias a que Dios existe y es bueno, unos resultados crecientes que aúpan las cotizaciones.


En el siguiente enlace de METALS BULLETIN, pueden leer las opiniones del director general de otra gran minera, Antofagasta, empresa chilena que cotiza en el FTSE 100. Este experto conocedor del mercado del cobre opina que la subida no les ha pillado por sorpresa. Era esperada, no así ni el ritmo ni su cuantía que supera todas las previsiones y expectativas… Ni los analistos más listos pueden prever ni siquiera aproximadamente lo que puede pasar.


Los productores se dan con un canto en los dientes si los precios se mantuvieran por encima de los 2,80 dólares la libra que era y es el precio esperado desde principios de este 2017 como previsión optimista… Por una vez el pronóstico es superado por la realidad de los hechos. Fantástico para sus inversores.


Este señor Arriagada manifiesta que la fortaleza del metal suscita el interés de los inversores financieros… Por supuesto, el cobre emite un olor intenso y penetrante a dinero, aunque dicen que no tiene ni olor ni sabor…


Arriagada y compañía nos alertan de los elevados precios y temen que lleven a los mineros a anticiparse en el mercado de Londres y provoquen ventas masivas para cubrirse de futuros precios más bajos. Sin ser ni listos ni analistos, no lo creemos así y nuestra humilde idea es que los valores del metal se mantendrán por encima o en los alrededores de los 3 dólares la libra, que, por supuesto, es un precio de locura para las compañías mineras.


En más de una ocasión hemos escrito en estas fantásticas páginas de La Tribuna que ya a 2,80 dólares la libra de cobre convierte a estas mineras en verdaderas y auténticas minas de oro.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress