Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Iñigo Caballero
Lunes, 6 de noviembre de 2017

El oro inversión, refugio de valor o lotería

Un artículo publicado en El País digital el 4 de noviembre, al parecer más publicitario que informativo, se hace eco de la inversión en oro:

 

El título es más que engañoso: "Lingotes para la jubilación: la fiebre del oro se propaga en Alemania".

 

Los súbditos de la señora Merkel son de los más ricos de Europa, además, unos 90 millones de ciudadanos y eso provoca que lideren las estadísticas de casi todo. En este caso de la compra o inversión en este metal precioso las cifras del oro son las más altas del universo por encima de China e India y alcanzando 187 TM. de oro físico.
Se puede comprar a través de fondos que adquieren oro en las principales bolsas de metales del mundo, invirtiendo en fondos ETFs que poseen acciones de mineras de oro o también ETCs (Exchange Traded Commodities) cuya compra no requiere el almacenar el oro físico.


Las razones que da el articulista de El País son evidentes. La primera es la desconfianza en el sistema bancario… Hoy más que nunca los inversores no se creen los balances de los bancos (el papel lo aguanta todo…) y a las pruebas me remito, el más cercano el del Banco Popular auditado y requeté-auditado y en quiebra…
En estas crónicas contábamos las recomendaciones de una gestora española que ni siquiera consideraba la inversión en acciones bancarias por la dificultad de leer sus balances y no solo eso de averiguar la verdad que contienen. O las mentiras.

 

El día que veamos a la CNMV española sancionar o incluso erradicar a la auditora que permita irregularidades en el balance de una sociedad cotizada, empezaremos a creer en el IBEX 35. Recuerdo los casos recientes de Abengoa o Pescanova… Y los que los reguladores nos ocultan para no alarmar a los cautos inversores. ¿Han visto ustedes a una auditora indemnizar a los propietarios de las acciones de una empresa cotizada después de su quiebra? Cuando eso ocurra la bolsa española mejorará el 100% en credibilidad.


Volvamos al artículo del oro y el precio publicado por la adquisición en la tienda alemana es un precio muy correcto que se corresponde con la cotización del oro en el mercado de metales de Nueva York. Así el oro cerraba a 1.271,38 dólares la onza (1 onza = 31.103 gramos de oro) y en Alemania dicho valor sería de 1.097 euros la onza que a la cotización de la dupla euro/dólar de 1,1605 se correspondería con un precio de 1.273 US$. La diferencia entre este último y el cierre del oro de 1,271,38 es mínima, razón por la cual estos inversores alemanes están pagando un precio justo que se corresponde con las cotizaciones del mercado real del oro.


La pregunta que se estarán formulando nuestros lectores es si estos perspicaces teutones son más inteligentes que los modestos y humildes inversores españoles pata negra. Hemos comentado en un artículo anterior que nuestra opinión es contraria a la inmensa mayoría de los analistos en el sentido de que estos confían en una subida del oro en el corto/medio plazo debido a los datos de consumo para joyería e inversión, la escasa producción menguante de las minas auríferas y las ventas gigantescas de los bancos centrales al descubierto.
Los únicos que apuestan por el oro son los bancos centrales de Rusia y China en su afán político por desmontar al dólar como moneda global de valor e intercambio de productos, sobre todo de petróleo.

 

Ambos países llevan años beneficiándose de los bajos precios del metal amarillo para en un futuro más bien lejano poder ajustar las paridades de sus maltrechas y escasamente valoradas divisas (rublo y yuan) a un valor de referencia respecto al dólar, aunque sea insignificante. La realidad es que por mucho oro que compren necesitarán muchísimo tiempo para poder ofrecer un valor respecto al oro de sus divisas. Pero la ilusión y la esperanza nunca se pierden…


El articulista de El País repite hasta la saciedad la desconfianza en el sistema bancario de los inversores germanos. Es una percepción universal y puede ser un motor para el oro aunque su cotización se vea frenada cada vez que traspasa la barrera de los 1.300 dólares la onza. La pasa de Ramos a Pascuas pero al poco tiempo vuelve a ceder y cae alrededor de esos 1.270 dólares.


Nuestra recomendación, pero solo para los que piensan que el oro se va a revalorizar, es comprar acciones de minas de oro. Distinguimos las senior mines de las juniors mines, siendo las primeras las que producen cantidades significativas del metal de las que se encuentran en fase de exploración, sin los permisos necesarios o las que empiezan a hacerlo con pequeñas producciones.


La apuesta por las senior mines no es arriesgada ya que son mineras tranquilas con elevadas producciones a unos precios controlados que les permiten obtener unas ganancias entre un 10 o un 15% sobre ventas. Las que se encuentran endeudadas pueden ser más peligrosas que las que están libres de pecado. El mercado bursátil aplaude hoy en día las sociedades sin endeudamiento y les lleva a mejores precios que otras con mayores beneficios pero con créditos enormes.


Esta realidad se deriva del enorme riesgo del negocio minero como indicamos repetidas veces. Si la bolsa es un lugar de mucho riesgo, la minería lo es en superlativo. Ya dijimos que la mejor forma de perder dinero es una mina y una mujer… El orden lo ponen los lectores.


Volvemos a las junior mines que son, en general, mineras en fase de exploración. Las mineras, hay que decirlo todo, y sus resultados de exploración, están muy controlados en Estados Unidos, Canadá y Australia con leyes y reglamentos que les obligan a contratar a expertos geólogos acreditados para realizar sus prospecciones.


A pesar de los controles muchas de estas mineras exploradoras no consiguen sobrevivir o bien al no conseguir los permisos o no obtener el financiamiento elevadísimo necesario para completar las inversiones en maquinaria e instalaciones para procesar el mineral.


En resumidas cuentas, o se cree en el oro o no se confía en él. Si usted es uno de los que creen con fe ciega en este metal, la recomendación es comprar una pequeña cantidad de una junior mine y esperar a que el billete de lotería resulte premiado.


En un próximo artículo en el que ustedes y este humilde servidor nos encontremos muy muy aburridos les detallaré algunas de estas junior mines que tienen más posibilidades de resultar premiadas. Pero siempre no les dediquen más dinero que el que compren cada año de Lotería de Navidad.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress