Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
La Tribuna. Redacción.
Viernes, 3 de enero de 2014
Según cables revelados por WikiLeaks

“En dos o tres años, quedará claro que la adjudicación de la ampliación del Canal a Sacyr es un fracaso”

Así se expresaba a finales de 2009 el entonces ministro de Relaciones Exteriores de Panamá y hoy vicepresidente de la República, Juan Carlos Varela.

[Img #2407]

“En dos o tres años, quedará claro que todo esto es un fracaso”. "Hay algo que de verdad no funciona". Era el 29 de diciembre de 2009 cuando el entonces ministro de Relaciones Exteriores de Panamá y hoy vicepresidente de la República, Juan Carlos Varela, se expresaba de este modo durante una comida con el embajador estadounidense en el país centroamericano.


Era sólo una de las dudas y preocupaciones sobre el consorcio ganador de las obras del Canal de Panamá, liderado por la española Sacyr, que salió a la luz gracias a los cables de WikiLeaks (consultar aquí). Hay al menos ocho conversaciones entre la Embajada de Estados Unidos en Panamá y la Secretaría de Estado del país que hacen referencia a las obras del Canal.


La atención del embajador de EEUU se despierta ya durante el concurso de licitación. Citando una conversación con el presidente de Bchtel (empresa californiana que también optaba al megacontrato), el embajador aseguraba que “el consorcio español y el francés podrían rebajar la oferta de licitación para asegurarse el contrato y renegociar el precio durante la construcción”.



Es una opción que se comenta en dos conversaciones, en octubre y noviembre de 2008. El proyecto se adjudicará en julio de 2009, pero antes el consorcio francés se cae de la carrera. Quedan Bchtel, Grupo Unidos por el Canal y otro consorcio español, del que forman parte ACS y Acciona. Pero los miedos del diplomático a cuatro meses de la adjudicación son todos sobre Sacyr: “La prensa y los demás consorcios la consideran técnicamente en bancarrota. Si Sacyr gana, podría no pasar la revisión de sostenibilidad financiera o no ser capaz de entregar la fianza de 400 millones de dólares”.


En abril de 2009, la firma italiana participante en el grupo, Impregilo S.P.A., filtró a la prensa el posible coste con el que el grupo quiere adjudicarse el proyecto: 3.700 millones de dólares. “Sería significativamente más bajo que las ofertas de Bchtel y ACS”, dice el diplomático a la Secretaría de Estado, en Washington. “La victoria de Sacyr sería desconcertante. Además de las posibilidades de que el proyecto no funcione, su victoria añade un riesgo financiero a la construcción de las esclusas”.


“Con ese precio no se puede ni poner el hormigón”, asegura un representante de Bchtel al embajador norteamericano.


Paralelamente, los expertos que asesoraban al Gobierno de Panamá recuerdan que los constructores españoles están cada vez más endeudados y dependen cada vez más de proyectos en el extranjero, ya que el Ejecutivo de Madrid ha recortado el gasto en obras públicas. Además, añaden estos analistas, el colapso del mercado inmobiliario ha dejado al país con un excedente de viviendas.


Actualmente, el 82% de la cartera de obras de la compañía proviene del extranjero.

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress