Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
La Tribuna. Redacción.
Jueves, 9 de enero de 2014

La conexión vasca de Iñaki Urdangarín (1)

Carles Vilarrubí, presidente de la empresa guipuzcoana Oxer Sport, fue mentor de Iñaki Urdangarín y compartió varios accionariados y consejos de administración con él

[Img #2430]Carles Vilarrubí, máximo responsable de la empresa guipuzcoana Oxer Sport, dedicada a la organización, producción y dirección de eventos deportivos, fue uno de los primeros asesores y tutores de los proyectos empresariales de Iñaki Urdangarín, actualmente imputado, y con una fianza de cuatro millones de euros, en un caso de apropiación indebida de fondos públicos que investigan el juez José Castro y la Fiscalía Anticorrupción como una pieza separada del caso “Palma Arena” y cuya trama recibió el nombre policial de “Operación Babel”.


Oxer Sport está domiciliada en la calle Joaquín Gamón, 2, 1ºA de Irún.


Carles Vilarrubí, íntimo amigo de Jordi Pujos (para quien comenzó trabajando de chófer) y que ha crecido en el mundo de los negocios a la sombra política y empresarial de éste, no solo apadrinó los primeros proyectos empresariales del Duque de Palma sino que también compartió accionariado y consejos de administración con quien en aquellos momentos, en los primeros años de la pasada década, solamente era un deportista triunfador y un joven ambicioso dispuesto a arrollar en el mundo de los negocios.


El hoy máximo representante y destacado accionistas de la irunesa Oxer Sport, que actualmente es también vicepresidente del FC Barcelona en su área Institucional, introdujo a Iñaki Urdangarín en el consejo de Administración de Motor Press Ibérica, una de las principales editoras nacionales de revistas deportivas de la que el marido de la infanta también fue socio. Motor Press Ibérica era, a su vez, una sociedad accionista de la compañía Octagon Esedos, también especializada en la organización y en el diseño de grandes acontecimientos deportivos. Esta circunstancia permitió que Carles Vilarrubí e Iñaki Urdangarín accedieran también a los órganos de dirección de esta empresa, cuyo máximo responsable, Joan Cuscó, era, a su vez, íntimo amigo de quien más tarde sería miembro de la familia real.



De hecho, la relación entre Joan Cuscó y el Duque de Palma era tan estrecha en aquellos momentos que en una de las primeras sociedades impulsadas por el balonmanista de Astigarraga, denominada Namaste 97, Cuscó figuraba como el único accionista ajeno al entorno familiar de Urdangarín. Namaste 97, además de a Joan Cuscó, solamente tenía como accionistas al propio Urdangarín, a la infanta Cristina, y a los dos hijos del matrimonio, Pablo y Juan, que por aquel entonces tenían cuatro y cinco años, respectivamente.


Se da la circunstancia de que Carles Vilarrubí e Iñaki Urdangarín coincidieron en el consejo de administración de Motor Press Ibérica con el consejero delegado de esta compañía, José Luis Samaranch Sáenz de Buruaga (sobrino del que fuera presidente del Comité Olímpico Internacional y presidente de La Caixa, Juan Antonio Samaranch) que, a su vez, también era consejero de Octagon Esedos.


De esta forma, Octagon Esedos y MotorPress Ibérica unieron a Vilarrubí, Urdangarín, Cuscó y Samaranch Sáenz de Buruaga en una intensa red de negocios relacionados con el “asesoramiento empresarial” y la “organización de eventos deportivos” que se extendió largamente en el tiempo. De hecho, Urdangarín solamente abandonó su puesto como consejero de Motor Press Ibérica, por el que cobraba 300.000 euros anuales, en 2009, apenas unos meses antes de marcharse a Washington por orden del Rey. Según los datos que manejan los investigadores de la “Operación Babel”, en 2006, dos empresas propiedad de Iñaki Urdangarín y de la princesa Cristina, el Instituto Noos y Aizoon, registraron pagos anuales de 243.000 euros procedentes de MotorPress. Es decir, que Urdangarín se transfería dinero a sí mismo delante de Carles Vilarrubí que, en aquel tiempo, todavía era consejero de esta compañía y que hoy continúa ejerciendo, desde el País Vasco, como empresario poderoso en el mundo del diseño de grandes competiciones deportivas, especialmente ecuestres, a través de la sociedad guipuzcoana Oxer Sport.


[Img #2429]Una prueba de esta fluida relación entre Vilarrubí, Urdangarín, Cuscó y Samaranch Sáenz de Buruaga se encuentra en el “caso Babel” que al analizar las conexiones del Instituto Nóos y Aizoon se recoge, en una de las relaciones de correos electrónicos, uno del duque de Palma dirigido a, entre otros, Carlos Vilarrubí. Del mismo “caso Babel”  trascendieron también supuestos pagos por 243.000 euros procedentes de Motor Press a Nóos y Aizoon. La buena relación entre Vilarrubí y el duque de Palma queda también patente en el llamamiento que hizo Vilarrubí en enero del año pasado en Cataluña Radio defendiendo la presunción de inocencia y la trayectoria de Urdangarín.


“El señor Urdangarín es sin duda es un señor que forma parte de la historia, es un barcelonista, forma parte de la historia del barcelonismo, porque es un deportista de élite y por tanto, las condiciones objetivas, que se dieron en su día para que le retirasen la camiseta, y fuera patrón de la fundación no se han modificado. Las condiciones son las mismas, es un deportista de primer nivel que forma parte de la historia del club. La presunción de inocencia es evidente. El club se va a mantener al margen.”

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress