Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

La Verdad Ofende
Sábado, 25 de junio de 2016

La victoria del fulanismo populista

Guardar en Mis Noticias.

[Img #9136]350 millones de libras esterlinas a la semana de ahorro fuera de Europa, nada menos. Esa era la cifra que apuntaban como ahorro los que defendían el ‘brexit’ hasta doce horas antes de ganar el referéndum. Tras conocer el resultado de la consulta, en una entrevista en la televisión británica, el líder del UKIP (partido británico que ha liderado la campaña a favor del ‘brexit’) se retractaba de esa obscena y demagoga falsedad. Los 350 millones de libras (400 millones de euros) se volatilizaban en apenas medio día. Esto se llama populismo, a pelo, sin vaselina.

 

La cosa tiene su gracia, pues apenas hace un año vimos proclamas parecidas en la Grecia del hipócrita y millonario Varoufakis, paradigma de economista para la gente de Pablo Iglesias y el comunismo ibérico, quienes "antes de ayer" pedían salir del euro, y ayer mismo se declaraban europeístas convencidos. En el siglo XIX a esto se le llamaba fulanismo. Vean: la depreciación de activos británicos ayer excedió todo lo que Gran Bretaña ha pagado a la Unión Europea en 43 años (CNN). 

 

Es la sabiduría de la democracia directa. Arturo Pérez Reverte lo explica muy bien: "De nada sirven las urnas si el que mete la papeleta es un analfabeto", aunque quien mejor explica lo que va a pasar en las elecciones españolas es el nuevo demagogo Pablo Iglesias: “Estamos en tiempos de Weimar, en los que ganará quien agregue un amplio sentimiento popular”.  Explicando así que las crisis son campo abonado para la demagogia, esa política que se construye sobre sentimientos, no con realidades. Rajoy, creánme, ha apostado por ello. 

 

La crisis que trajo el socialismo (PSOE) tras recibir un Estado saneado, con las arcas llenas, crecimiento económico y generación de empleo, tiene dos matices que aclaran como opera la inherente y continuada demagogia socialista: "Zapatero llegó al poder criticando el modelo económico de Aznar / Zapatero perpetuó el modelo económico de Aznar."

 

Hoy, quienes se dicen socialistas en su versión más radical, la marxista-leninista, prometen solucionarlo todo desde la más insostenible mentira histórica sentimental. Y para ello, la delegación española de Podemos Venezuela, se calzó en estas elecciones el esmoquin-camuflaje de socialdemócratas y un corazón bolivariano en honor de quien les financia. Representan un modelo que quebró económicamente Estados, y saqueó las libertades que aun hoy disfrutamos en esta nuestra imperfecta democracia.

 

La lección del ‘brexit’ explica 3 cosas:

 

- Nadie trabaja para pagarle la fiesta al vecino.

 

- La solidaridad impuesta no es solidaridad, sino tiranía.

 

- Con demagogia y medios de comunicación, toda proclama es vendible.

 

Baroja decía que “a una colectividad se le engaña siempre mejor que a un hombre”.  El socialismo que de nuevo tomará el poder pretende vender otra vez ideas agotadas, quebradas y fracasadas, pero no procede del pueblo sino de unas “gentes” que tienen la petulante arrogancia de creer que pueden planificar mejor que yo mi propia vida, decirme qué lengua hablo, qué colegio elijo para mis hijos o cómo ser solidario, cuándo y con quien… y siempre con mi dinero, jamás con el suyo. Son funcionarios públicos, estudiantes o universitarios, jamás crearon un solo empleo ni arriesgaron su capital, lo harán con el mío.


Apoyados en eslóganes “agit-prop” de denuncia social justificada, mantienen viva la consagrada mentira socialista, falsificando la realidad del pasado a personas poco instruidas (España es líder en no lectura en Europa) y, desde sus falacias, elaborar un prometedor futuro con propuestas inviables, que cambiarán tan pronto lleguen al poder. Miren lo que ocurre en Grecia.

 

“Uno de los más grandes errores es juzgar a los políticos por lo que dicen en vez de por lo que hacen” decía Friedman. Háganme un favor y vean en qué se convirtieron los paraísos socialistas. Estamos a tiempo de impedir que de nuevo se repita un reiterado error histórico: en todas las generaciones hay un grupo que cree que el colectivismo fracasó porque no lo dirigieron ellos, y de la mano de proclamas demagógicas que denuncian evidentes errores y abusos, ganan la confianza del voto, el poder, y el control de tu dinero.

 

Pero lo más grave es que el modelo venezolano marxista-leninista que llega, viene de la mano (financiado) del narco-estado venezolano teledirigido desde Cuba, y apoyado por la teocracia iraní. Ambos estados dan refugio y promovieron el terrorismo (Hezbollah– ETA–FARC). 

 

Podemos tendrá acceso a todos los secretos de Estado, al CNI y a la defensa nacional; se sentará en el consejo de Europa y en la mesa del Estado mayor de defensa de la OTAN, todo gracias al populismo de esos fulanos y a la ingenua imbecilidad de millones. Pero esta vez, créanme, no habrá una Europa que nos rescate. Estaremos solos.

 

“La dignidad está en pelear hasta el último cartucho sabiendo que la victoria no es posible” (Arturo Pérez Reverte)

 



 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress