Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

La Verdad Ofende
Miércoles, 16 de noviembre de 2016

Vuelven a casa

Guardar en Mis Noticias.

Circula por Internet un tenebroso mapa musulmán de color negro que muestra la máxima expansión de territorios ocupados, todos bajo el derecho del sable, y que hoy de nuevo la yihad del supuesto nuevo califato reclama como suyo y pretende ocupar a sangre y fuego.

 

Es evidente que semejante reclamación solo se sostiene en veleidades de un pasado asesino e invasor que en España conocimos durante casi ocho siglos y un terrorífico código de justicia islámico, salido para cualquier europeo de alguna polvorienta novela medieval que se ha transfigurado en una realidad ayer televisiva, y hoy tan sangrienta como terrible.

 

Los atentados sufridos en Europea, fundamentalmente en la discoteca judía Bataclan, señalada por activistas del #BDS en París, hirió a la fina piel europea con la misma crueldad con que casi cada semana el Islam muerde a Israel. Hace semanas conocimos en detalle las torturas, degüellos, castraciones y  decapitaciones que durante aquellas crueles horas, los musulmanes yihadistas #BDS perpetraron a inocentes franceses.

 

Europa sigue mirando con desconfianza a Israel, asumiendo como propio un discurso falaz sostenido por la izquierda proislamista y anticristiana, que proclama que ellos ocupan lo que no es suyo, defendiendo a un Islam invasor que justifica su presencia en la ley de la espada, la intolerancia al diferente y la sharia, despreciando el derecho internacional que la ONU a duras penas aun representa (Arabia Saudí preside la comisión de derechos humanos). Recordemos que las naciones islámicas no suscriben la carta de los derechos humanos

 

Cuatro son las razones que desarman las pretensiones árabes y la indolente posición europea:

 

Hist[Img #10117]óricas

 

Más allá de cualquier narración historicista, son los intentos de una manipulada comunidad internacional los que refuerzan y definen la realidad histórica y la esencia judía del territorio de Israel sobre aquel efímero mandato británico que se llamó Palestina. A pesar de los intentos de UNESCO por tergiversar la historia, Salomon construye el templo sobre el monte de Sion, y nadie puede con más derecho que los judíos reclamar su titularidad religiosa y cultural del Erez Israel.

 

Políticas

 

Occidente y el derecho internacional se basan en el respeto de los derechos humanos, la ley y la democracia. El único estado que en Oriente Medio respeta dichos derechos y permite la convivencia de diferentes credos políticos, religiosos, sexuales o culturales en su territorio es Israel, oasis del derecho civil, donde un juez árabe preside el Tribunal Supremo con un presidente del Parlamento árabe también, procesaron y condenaron a un ex presidente de Israel, conforme a la justicia vigente.

 

Bélicas

 

Tras el inicio de la compra (no ocupación por el sable) de territorios en la antigua Judea y Samaria por judíos europeos a principios del siglo XX al turco (imperio otomano), los progroms musulmanes se vinieron sucediendo hasta la constitución final del estado de Israel en 1947. Israel fue atacado por todas las naciones árabes vecinas, y en el ánimo de lograr una convivencia pacífica con sus vecinos, retornó territorios ganados en buena lid a quienes buscaron la guerra.
 

 

Derecho internacional

 

La Asamblea General de Naciones Unidas, el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Corte Internacional de Justicia y las Altas Partes Contratantes en la Convención afirman que el Cuarto Convenio de Ginebra se aplica a los territorios ocupados tras la Guerra de los Seis Días. Asimismo, desde 1993, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó un informe que consagra los Convenios de Ginebra como cuerpo de Derecho Internacional y vincula a países no signatarios de dichos Convenios si entran en conflicto armado.
 

 

Conclusión

 

La realidad del estado de Israel, más allá de todo lo expuesto, es una realidad necesaria para la paz y el reconocimiento del derecho internacional. Es, además, creciente, y los disputados territorios, así como los asentamientos, tienen una justificación:

 

- Se construye para servir al crecimiento demográfico natural (no superan el 3%).

 

- Se hacen en áreas de amplia mayoría judía, en zonas que quedarán dentro de las fronteras de Israel tras un acuerdo definitivo.

 

- Los asentamientos remotos no son construcciones definitivas. Son desmantelables tras el definitivo acuerdo de paz.

 

- La minoría árabe israelí construye en sus comunidades sin ninguna restricción para acomodar sus necesidades y crecimiento demográfico.

 

- Los acuerdos de Oslo no prohíben construir.

 

Y el matiz final: jamas ha existido el tan cacareado Estado Palestino previo en esas tierras. La OLP (legitimo representante del pueblo palestino de cara a la comunidad internacional) renunció expresamente a cualquier reivindicación de soberanía territorial sobre Gaza, Jerusalén y Cisjordania en1964 en su carta fundacional (entonces aspiraban a exterminar al Estado de Israel y quedarse con sus tierras). Tanto Yaser Arafat como el 90% de los palestinos, son egipcios, llegaron ayer a estas tierras.

 

Es hora de entender el presente y mirar hacia un futuro de paz, prosperidad y convivencia. Las mociones #BDS que la izquierda esta presentando en ayuntamientos y gobiernos marxistas, la ultima en Navarra, desvirtúan la realidad, manipulan la historia, justifican el terror y nos acercan más al abismo de la intolerancia que tanta sangre inocente derramó ETA en suelo español. Cabemos todos.

 

"El camino del hombre recto esta por todos lados rodeado por la tiranía de los hombres malos" (Ezequiel 25.17) (Pulp Fiction - Quentin Tarantino)

 


 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress