Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Teresa Díaz Bada. Psicóloga Clínica. San Sebastián
Jueves, 15 de diciembre de 2016

Reconociendo al otro

Guardar en Mis Noticias.

[Img #10330]Una de las cosas que más nos hacen sufrir a los seres humanos es empeñarnos en que los demás cambien: que opinen como nosotros, que vean tan claro como nosotros lo que nosotros percibimos... en definitiva, que nos den la razón y admitan lo que nosotros queremos.

 

Gastamos mucha energía mental en dar razones, hablar, explicar, muchas veces no con la intención de que nuestro interlocutor nos escuche y entienda, sino con la intención de que cambie su manera de ser, de comportarse.

 

No nos damos cuenta de que cada uno es como es, y que tiene derecho a ser como él o ella decida que es, y que la gran mayoría de las veces no va a cambiar porque nosotros se lo digamos.

 

En mi consulta donostiarra suelo decir a las personas que me visitan que la motivación para el cambio siempre se produce tras un periodo de reflexión, de acuerdo consigo mismo, de tomar las riendas de la vida, de nuestra propia vida, de apostar por sentirnos mejor.

 

Pero raras veces esta motivación se produce porque los demás nos lo digan. Esto lo vemos mucho en las relaciones familiares.

 

Tenemos que acostumbrarnos a que los demás tienen derecho a ser como son, aunque a nosotros no nos guste.

 

Reconocer que el otro puede ser como quiera ser, aceptar que no va a cambiar por mucho que yo se lo diga, supone, para uno mismo, vivir sin esa presión y liberarse de esos constantes repasos de los comportamientos ajenos que nos han hecho daño.

 

Ver con claridad que el otro hace lo que puede, que es así y que lo tengo que aceptar, protegiéndome también, poniendo límites, nos produce confianza en nosotros mismos, bienestar y nos libra de un desgaste emocional que no nos conduce a nada.

 

Más información sobre estos temas en el Blog de mi consulta

 


 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress