Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Alberto Buela. Filósofo. Buenos Aires
Miércoles, 28 de diciembre de 2016
Análisis

Argentina: Un gobierno sin obedientes

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Argentina

[Img #10422]

 

Luego de un año de gobierno y llegando a los días finales del 2016 el gobierno argentino tiene formalmente el poder pero no logra la obediencia de casi nadie. En términos clásicos podemos decir que tiene el poder pero carece de imperio. Esto hace que cada medida política que toma, cuando toma alguna, tiene siempre que reverla o revisarla porque va para atrás.


Esta carencia de imperio ha hecho que en un año surjan en la comunidad política incontables grupos de oposición que lentamente, pero en forma inexorable, le van recortando el poder. Así, CGT, CTA, movimientos sociales, movimientos, puramente, piqueteros, grupos de diferentes iglesias, lobbies de minorías (gays, lesbianas, indigenistas, etc.), grupos mediáticos (Clarín, los de los kirchneristas: C5N, Canal 23, Tiempo Argentino, Página 12, etc.). Ni que decir de los grupos concentrados de la economía, que se están haciendo su agosto con este gobierno.
 

En una palabra, el gobierno nacional sin aparato político, salvo la estructura del radicalismo, se encuentra en la disyuntiva de tener formalmente el poder pero no logra la obediencia de sus súbditos ni por la fuerza ni por la persuasión.
 

La vida en la ciudad de Buenos Aires se ha tornado invivible por cortes de calles, piquetes, huelgas sorpresivas. Los medios de locomoción (trenes, metros, buses, aviones) dejan de a pie a millones de trabajadores por cualquier medida arbitraria. En definitiva, este gobierno nos está llevando a vivir en una sociedad sin sanción, sin normas, anómica, que es la mejor manera de no-vivir.  
 

La comunidad nacional se maneja en una especie de “fuerza de las cosas” que la diluye política, económica, social y culturalmente.
 

Hay un principio filosófico que dice: nadie puede dar lo que no tiene. Y este gobierno no tiene imperio, carece de la facultad de hacerse obedecer, no soluciona los conflictos sino que, simplemente, los administra.
 

Borges tenía razón cuando afirmaba que Buenos Aires no es una ciudad sino un país, y lo que suceda en este paisito, afecta a todo el país. Y sucede que como en París donde hace muchos años que no hay parisinos, tampoco aquí hay porteños. Si hasta los locutores pajueranos hablan de “la Pampa y la Rioja”, cuando las calles son Pampa o Rioja.
 

Las grandes ciudades de los países emergentes, periféricos, ayer llamados del tercer mundo, se van transformando en una verdadera bazofia humana. La suciedad, la inseguridad, la falta de decoro, de gentileza, de buen gusto, de elegancia, pulula por doquier. La violencia, el grito soez, la amenaza, el hedor, la basura, son sus actuales dueños.
 

Los dirigentes peronistas, o mejor pseudos peronistas, cuya mayor virtud es correr siempre en auxilio del triunfador, lentamente se van corriendo de lado porque ven que el gobierno de Macri es un Holzwege, un camino que no va a ninguna parte. Y si los dirigentes peronistas se corren de la huella es porque no le ven mucho hilo en el carretel.


Todo ello plantea una disyuntiva de acero para el 2017: o el gobierno se alía con los peronistas o vegetamos hasta el 2019. Esta falta de expectativas políticas hace que la Argentina no sea ni un mercado apetecible por los poderes indirectos internacionales (los dólares no lloverán)  sino que quedará reducida a la explotación y saqueo de los grupos ya instalados acá. Nihil novo sub sole.
 

Hoy los más lúcidos pensadores de España, de Italia, de Portugal o de Francia (Pérez Reverte, Esparza, Veneziani, Gambescia, Duarte, Gonçalves, de Benoist, Micéa -nombro dos por país, sabiendo que hay centenares-) le están diciendo a sus gobiernos que el proyecto moderno está agotado, que el multiculturalismo es un error garrafal, que el igualitarismo es una falsa bandera, que la globalización pierde a los pueblos, que los derechos humanos son un engaña pichanga, que la democracia liberal hambrea a los pueblos, que el progresismo socialdemócrata es un simulacro para explotar a los pueblos, que la dirigencia política internacional es un cuerpo altamente rentado por el imperialismo internacional del dinero y los lobbies mediáticos, que le fabrican sus discursos.
 

No obstante, parece ser que el mundo se dirige a una concentración desorbitante de la riqueza y a una extensión desmesurada de la pobreza y falta de trabajo
 

No se puede salir de una situación de dependencia y extrañamiento con los mismos mecanismo que nos llevaron a ella. Tenemos que inventar nuevas formas para gobernarnos. En el mientras tanto, para seguir vivos, debemos ejercer el disenso y el pensamiento no conformista.

 


 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress