Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

La Verdad Ofende
Sábado, 14 de enero de 2017

Webislam señala a Juan Carlos Girauta

Guardar en Mis Noticias.

Poco sé del converso Ángel Álvarez Hernández, autor del libelo aparecido en Webislam contra el político de Ciudadanos, ex del PSOE, Juan Carlos Girauta, al que llegan a calificar nada menos que de franquista y fascista.

 

Por los artículos que firma el "juntaletras", y el credo que profesa, pocas dudas quedan de su idea de democracia, libertad de expresión y crítica razonada; su querencia cristianófoba y antisemita es palmaria, tanto como su ignorante y visceral reacción, que sitúa su cómplice participación en lo que les paso a relatar.

 

Asistimos ya al último empuje del islam a las libertades que tanto costó lograr, protegidas en nuestras propias leyes, nuestra democracia, nuestra bondad, generosidad y hospitalidad. La caída del imperio otomano tras la I Guerra Mundial, sumidero de sangre española y europea durante casi cinco siglos, fue un suceso histórico del que hoy podemos alegrarnos tanto como en el pasado toda Europa festejó la caída de Granada y la gesta de la batalla de Lepanto.

 

Viena, a cuyas puertas llegó el turco, luce aun hoy altanera una estatua erigida en honor del defensor de su libertad Don Juan de Austria, capitán victorioso de la escuadra cristina en Lepanto. La derrota de la cristiandad occidental en aquel épico día del 7 de octubre de 1571 hubiese supuesto ensombrecer con el velo de la sumisión islámica (islam significa sumisión) las luces de la capital imperial austriaca y seguramente de toda Europa.

 

Nuestros ancestros tuvieron muchísimo que ver. La necesaria expulsión de los moriscos un siglo antes de la península Ibérica no fue un error como el de la gravísima expulsión hebrea. Obedeció al mismo problema: eran la verdadera quinta columna del moro en su irrenunciable proyecto de volver a conquistar España. Muchos aun hoy perseveran en él.

 

La historia de la ocupación islámica en España da fe de lo que digo, aunque desde nuestra cainita izquierda cristianófoba, cada 2 de enero se manipule e insulte la memoria de nuestros ancestros, pretendiendo borrar aquellas gestas que permitieron afianzar nuestra libertad frente a la sumisión tiránica y machista del islam, donde aun hoy a la mujer se la cubre y oculta por ser pecado (nada menos que a 700 millones de mujeres) y cuya ley, la sharia, contraria a los derechos humanos, aun subyuga a tantos seres humanos.

 

En su cuenta de Twitter, Girauta se asombraba de una visita de niñas europeas a una mezquita, donde se las enseñaba a adorar a Mohamed. El vídeo que puebla Youtube y las redes sociales pone los pelos de punta para quienes conocemos el islam y vemos con preocupación cómo nuestros huéspedes ni se adaptan ni quieren la integración.
 

No lo digo yo, lo dicen ellos, en este caso, el agitador islámico más procaz en redes, y el provocador de nuestro valiente político Girauta.

 

Me refiero al promotor (según sus palabras) de la no integración del musulmán e instauración de la sharia en España, el converso Miguel Ángel Pérez, alias "Ibrahim" (@ibramiguelangel) un liberado sindical de UGT-BCN y político del partido de Ada Colau, protegido de Webislam y del junta-letras que publicó recientemente el libelo contra Girauta, un tal Ángel Álvarez Hernández, irritado tras un tuit donde se ponía de manifiesto la sumisión (islam) que se enseñaba a unas niñas, esa sumisión que ya se extiende y atenaza barrios, pueblos y ciudades de Europa.

 

Nuestro converso "Ibrahim" gestiona en Twitter la cuenta @Mcislamofobia según relata un trabajado artículo aparecido en La Gaceta que firma el periodista Juan E. Pflüger donde detalla sus “gestas”. Ibrahim se dedica a publicar tuits cargados de odio hacia los cristianos, hacia España, hacia los judios y hacia la iglesia católica. No los encontrarán, hábilmente los borra para evitar ser reportado por odio, una actividad que se le da muy bien, pues sus tuits cosechan otros tuits de usuarios indignados, que su mujer y una colección de cuentas troll reportan inmediatamente.

 

No es un juego, es un negocio y una estrategia planificada. Vean: nuestro fiscal especial de delitos de odio y discriminación de Barcelona, Miguel Ángel Aguilar, se quejaba con razón, de que al no haber denuncias, no se visibilizaban los problemas de odio, lo que impedía valorar el problema, prevenirlo y perseguirlo con el rigor que merece, y pedir para ello más recursos para su persecución.

 

Dicho y hecho. En un perverso y maquiavélico juego, la cuenta de Miguel Ángel Pérez @MCislamofobia publica en Twitter frecuentemente denuncias por delitos de odio ante la Fiscalía de incautos tuiteros que cayeron en sus provocaciones, previamente fomentadas en Twitter, después reportadas y denunciadas ante el fiscal.

 

Y aunque también hace lo mismo en su cuenta de Facebook, aún no ha registrado oficialmente su colectivo, pero créanme, pronto lo hará. Y si no me equivoco, recibirá un reguero de subvenciones públicas y de sus amigos de Webislam, quienes tras observar cómo Girauta desenmascaraba en Twitter a Miguel Ángel Pérez, no  tardaron en señalar y atacar.

 

Girauta da acuse de recibo de la amenaza en su cuenta Twitter tras el articulo de Webislam. Sospecho que yo seré el próximo en ser señalado. Ibrahim ya lo hizo, amenazando con cerrar mi blog y enviarme a prisión (tengo las capturas de pantalla de esos tuits). Pero creanme, poco después serán ustedes.

 

Oriana Fallaci fue tomada por loca cuando nos advirtió del peligro que representaría que el islam se asentase en occidente. La crítica que ella sufrió hoy cierra cuentas a diario en Twitter y Facebook. Nuestra libertad es un bien escaso que hoy se extingue bajo la presión de la sumisión que representa el “islam” y la necesaria colaboración de nuestros incautos progres, hijos cautivos de otro totalitarismo, el marxismo.

 

"Islamofobia, una palabra creada por fascistas, usada por cobardes para manipular idiotas”. Chistopher Hitchens.

 

[Img #10540]

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Lunes, 16 de enero de 2017 a las 23:19
estupefacto
Si un partido tan moderado, tan templado, como Ciudadanos, es considerado como "facha" o "falangista", eso nos da la medida de lo progre que es la opinión pública en España. El talante del islamismo se está radicalizando cada vez más, sobre todo en Vascongadas, donde hay una renta (paguita) gratis para todos los musulmanes residentes allí
Fecha: Domingo, 15 de enero de 2017 a las 19:41
Indignado
Y aqui justo, debajo de mi comentario, podéis ver al nombrado Ibrahim Miguel Ángel tratando de deslegitimar un artículo contrastado y real con una sola palabra: islamofobo.

Pues con ese cuento a otros, a la mayoría -cuerda- ya no nos cuela.

Fecha: Domingo, 15 de enero de 2017 a las 12:53
Mikail
Me parece patético muchacho, ni un híbrido entre Torquemada y Sharon destilaría tanta islsmofobia de pandereta como tú.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress