Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ramiro Grau Morancho. Abogado. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
Sábado, 11 de febrero de 2017

PP y Podemos, dos caras de una misma moneda

Guardar en Mis Noticias.

[Img #10749]

 

Este fin de semana se celebran los congresos del PP y Podemos, y ambos serán muy similares. Al fin y al cabo, los dos partidos se necesitan, se retroalimentan, y no son tan distintos como parece…

 

El PP está en el poder gracias a Podemos, y Podemos es el líder de la oposición gracias al apoyo mediático del PP, y a su campaña electoral basada en un eslogan claro y sencillo: “¡Que vienen los rojos!”.
 

Muchos españoles han votado a lo malo, el PP, para no caer en lo peor, Podemos. ¿O es al revés…?
 

Y no hablo de esa PSOE totalmente dividida, que al paso que va pronto será una fuerza residual, o de la marca blanca del PP, llamada Ciudadanos, pues no vale la pena.
 

 

Hoy por hoy, ambos partidos no son nada. Son, simplemente, el acompañamiento coreográfico del PP y de Podemos, el gobierno y la oposición.
 

Dos partidos totalitarios, por eso digo que no son tan diferentes, que confían en que la solución de nuestros males venga del Estado, o más bien del Gobierno, sin darse cuenta de que el gobierno no es la solución, sino que es el principal problema que tenemos los españoles.
 

Un país con:
 

18 gobiernos, el central y los 17 autonómicos (excluyendo Ceuta y Melilla, que también son ciudades autónomas).
 

19 parlamentos (el Congreso y el Senado y los 17 regionales).
 

38 diputaciones provinciales, que no sirven para nada, pero dan de comer a más de 60.000 personas, la mayoría enchufadas por los partidos políticos.


8.000 ayuntamientos (Alemania, con el doble de población, tiene 2.000).
 

2.500 empresas públicas, que se dice pronto, en su práctica totalidad ruinosas y deficitarias (pero no pasa nada; las mantenemos entre todos, a base de impuestos).
 

500.000 políticos profesionalizados, que lo primero que hacen es ponerse el sueldo más alto del organismo que dirigen o en donde asientan sus posaderas, pues sino “se resentiría su dignidad”. Y evidentemente, tienen mucha… indignidad). La mayoría no saben hacer una o con un canuto, dicho sea de paso, y salvo honrosas excepciones.
 

3.500.00 empleados públicos, entre funcionarios, laborales, interinos, contratados temporales, personal eventual y de confianza, asesores, etc.

 

¿De verdad alguien en su sano juicio puede creer que esta estructura mastodóntica pueda ser la solución, y no el problema…?
         

Ambos partidos se basan en el populismo y la demagogia, es decir en la mentira y en la falsedad. Desde los que tienen el cinismo de decir que no hay problema con las pensiones, cuando el sistema está quebrado, pasando por aquellos que piden una “renta universal” para todo el mundo, sin explicarnos, eso sí, de dónde piensan sacar el dinero para pagarla… (Evidentemente echando mano a nuestros bolsillos, faltaría más). El único problema es que ya estamos tan ordeñados que la vaca no da para más.
         

Los dos tienen líderes, uno sin carisma alguno, similar a un alcornoque, y que me perdonen los alcornoques, y el otro más listo que el hambre, y un auténtico hideputa, que lo único que siente es no poder liquidar materialmente, es decir, de verdad, a todos sus enemigos del partido… Los demás son simples adversarios u oponentes políticos, pero a esos también los liquidará en cuánto pueda.
         

El uno se rodea de mujeres, preferiblemente abogadas del estado, sin duda para disimular, y el otro hace diputadas a sus amantes, todo ello dentro de la mejor tradición borbónica española: de la cama al escaño o al titulo nobiliario.
         

Ambos prefieren dar ayudas, subvenciones, viviendas, etc., a los extranjeros, antes que a los españoles. ¡Los españoles que se jodan! Realmente los dos son unos meros mamporreros del “plan Kalergi”, y obedecen fielmente las órdenes recibidas. Les va la supervivencia política en ello.
         

Y, lo que es más importante, a ninguno de los dos le importa una higa el futuro de España (si es que España tiene algún futuro): ellos van a lo suyo, que es permanecer en el poder el máximo tiempo posible, que fuera hae mucho frio.
         

Los españoles mientras tanto asistimos atónitos a esta “UTE, unión temporal de empresas”, que al paso que vamos va a permitir que Rajoy se jubile en La Moncloa, si es que la crisis económica no lo remedia.
         

¡España para los extranjeros! Y Viva España.


www.ramirograumorancho.com

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Sábado, 11 de febrero de 2017 a las 19:03
Antonio
España no tiene solución.
Un país con 18 gobiernos distintos, peleando entre sí, defendiendo cada uno su propia parcela, etc., es imposible que funcione bien, y más en esta época de vacas flacas.
Todo el dinero se va en "aparato" burocrático, que encima no sirve para nada, pues a pesar de la informática, los ordenadores, las bases de datos, etc., todo funciona cada vez peor.
Fecha: Sábado, 11 de febrero de 2017 a las 13:49
Carmen
Desgraciadamente, es así.
Los dos partidos son la misma mierda.
Es más, posiblemente es incluso peor el PP, pes se escuda en el miedo a PODEMOS para continuar en el poder, SIN HACER NADA DE LO QUE PROMETIERON A SUS VOTANTES: derogar la ley del aborto, la ley de la memoria histórica, etc.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress