Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Faustino Merchán Gabaldón. Ingeniero y escritor
Viernes, 4 de agosto de 2017

El papel de las redes sociales en la sociedad del futuro

Guardar en Mis Noticias.

[Img #11972]

 

Los antropólogos sociales hablan sobre la evolución de la sociedad, merced a las tecnologías de la información y las comunicaciones, sobre todo en las redes sociales, y sentencian que éstas contribuyen a construir democracias más abiertas y participativas, pero que también pueden conducir a la generalización de la imbecilidad.


Las relaciones son cada vez más impersonales. Con el incremento de las redes sociales y su uso masivo se producen menos relaciones personales reales. Es decir, se produce una virtualización de las relaciones sociales humanas. Por otro lado, existen riesgos para la seguridad personal continuamente, dado el mal uso de las redes sociales, que provocan y propician situaciones de riesgo, ya sean por difundir información del ámbito de lo privado, o por provocar una pérdida de libertad personal, que da lugar al fenómeno del “Gran Hermano”, que ya vislumbraba George Orwell en su novela “1984”.


Si las estadísticas no mienten, un millón de españoles, nada más despertar, se abalanzan, como primer acto del día, como si fuera el único aliciente para levantarse y comenzar el día, sobre su terminal móvil de comunicación, mientras, por otro lado, aumenta la tribu de “los desconectados”, que han renunciado voluntariamente a la hiperconectividad, es decir, se han bajado del avión en pleno vuelo, abandonando el mundo virtual para retornar al mundo real, han decidido tomar las riendas y tener el control de sus vidas.


El hombre del siglo XXI ya no mira en la calle, sólo presta atención a su terminal de telefonía móvil, que por cierto, cada vez se usa menos para hablar y más para otras aplicaciones como internet y las redes sociales, colocando su terminal como su becerro de oro en el ara o altar , centro de su vida. Ya se está clamando y predicando sobre “la gran adición” y sobre "cómo sobrevivir sin Internet”. Por el contrario, los ejecutivos de las principales compañías líderes como Apple, Google, etc., están educando y formando a sus hijos para vivir fuera de su área de influencia, desconectados del Gran Hermano de la telefonía móvil, que está marcando e iluminando una senda de final imprevisible, pero fácil de visualizar en convertir a una mayoría en perfectos esclavos aborregados, por ello es preciso reflexionar sobre el ecosistema en que se desarrolla el hombre actual en la era del ciberespacio y las redes sociales, que simulan redes neuronales.


Las máquinas comenzaron a leer en 1992 y, los ingenieros creadores vieron que era relativamente fácil que pudieran escribir, y más fácil aún, escribir poesía. En Japón, las máquinas de inteligencia artificial están escribiendo libros y, recientemente quedó finalista una novela escrita por un robot, que por otra parte, lee también, luego tiene la capacidad de aprender y la función social de entretener, de escaparse, decía el escritor luso Fernando Pessoa.


Hemos de esperar que este desmadre tecnológico-digital, responda a la irrupción avasalladora de la catarata de posibilidades que ofrece. Es más de lo que podemos digerir, la sociedad está desbordada, porque la oferta tecnológica supera la capacidad de asimilación social. Y eso tiene sus inconvenientes y sus riesgos, no exentos.


Si no somos demasiado estúpidos, lo que aún está por ver, extirpando las bases humanísticas de la enseñanza, puede que con el tiempo se vaya reduciendo el "souflé" tecnológico a usos razonables, no abusivos e invasivos. Abusar, "ab usare", es usar mal. En otras épocas, con otras innovaciones ha ocurrido también algo similar, aunque de modo menos explosivo. Una vez más recurrimos al cambio de paradigma de la sociedad humana, dando a las redes sociales un uso dual o híbrido, combinando el uso personal con el profesional, lo virtual hoy es real en muchos casos.  No debemos olvidar que, la revolución de la IA, inteligencia artificial, “enviará” al paro a la mitad de la población y creará patrones de comportamiento inverosímiles hoy día, como pueda ser la “atención y cuidado” a los ancianos.


Las redes tienen el poder de informar y de transformar la sociedad, que implica una nueva revolución, lo que debe generar una gran responsabilidad adquirida por ellas. El planteamiento actual del ciberespacio está en torno a la verdad. La responsabilidad que están adquiriendo estos medios ha favorecido la divulgación de estereotipos y homofobia. En muchos casos hay testimonios vacíos, nimios y triviales. Las redes sociales vienen a llenar de” ruido” nuestro sistema de vida, conduciendo en muchos casos a la banalización, pues tienden a crear una falsa sensación de "ocupación", algo así como aquello que relataba Umberto Eco, sobre los estudiantes que almacenan fotocopias de libros y documentos, y ese mero hecho de recopilación hace creer que ya se posee el conocimiento almacenado. También las redes sociales suelen ser un importante vector de tribalización de la sociedad; dado que hay mucha gente que está deseando sumarse a cualquier causa, al modo de las sectas, porque la querencia por lo tribal está cada vez más buscada. Pero también son un instrumento para que cualquiera se pueda acercar a la opinión ajena de modo crítico, hacia lo ajeno y hacia lo propio, exponiéndose a la crítica de lo propio, esto es, para " crear musculo" en opinión.


El debate está servido, porque, aparte de esperar que las aguas vuelvan espontáneamente a su cauce, solo nos resta poner velas a la Virgen y a los santos.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress