Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Pablo Mosquera
Domingo, 6 de agosto de 2017

Si se quieren ir, que se vayan

Guardar en Mis Noticias.

[Img #11985]

 

Todavía no he visto una sola concentración o manifestación en Cataluña en la que aquellos que se consideran españoles digan alto y claro que Puigdemont no sólo no les representa, es que no toleran que el representante legal del Estado de España en la Comunidad Catalana está practicando la sedición para la secesión.


Todavía no he visto ni una sola denuncia de los ciudadanos españoles que residen en Cataluña contra unas instituciones procedentes de la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía para Cataluña, ambas normas vigentes y de obligado cumplimiento, que se ciscan en las Leyes que amparan la condición de españoles hasta en la Cataluña de los partidos nacionalistas-secesionistas-independentistas.


Todavía no he visto ni una sola actuación de la sociedad civil catalana que exija la presencia de España y sus instituciones democráticas, para de una vez por todas frenar la escalada, más allá de pronunciamientos del Gobierno de Rajoy, o del Tribunal Constitucional, cuyo efecto se lo pasan por el arco del triunfo los independentistas en su "hoja de ruta" hacia la desconexión de España.


Todavía no he visto ni un sólo territorio catalán que haya pedido salir de la Cataluña de la CUP, de ER, o de los antiguos monaguillos del clan Pujol-Mas, a semejanza de cuando los de Unidad Alavesa en aquella Euskadi de amenazas, atentados, soflamas y derechos históricos de los hijos de Aitor, por los que mataban, declaramos que Álava era una Comunidad Foral como Navarra, y que no estábamos dispuestos a seguir perteneciendo a la Euskadi de Arzalluz y Otegui. Y, tal manifestación, sabíamos que nos colocaba en la diana de ETA.


Cuando compruebo la deriva del problema catalán se me revuelve el espíritu con los recuerdos de aquellas personas que se sacrificaron por lograr la refundación de la democracia en Euskadi, y cuyo primer principio es el respeto y cumplimento de la Ley, incluso la que no nos gusta. Tal actitud costó vidas. Tal actitud la hemos recordado a los veinte años de los sucesos de Ermua. Tal actitud paisana es la reacción digna de los que saben quienes son su padre y su madre.


Me preocupan dos hechos. Que una inmensa mayoría de españoles estén tan hartos con la secuencia de gamberradas en nombre de "su democracia" en Cataluña, que terminen por pedir, no que se vayan, simplemente que los echen, de España y de la UE, para ver cómo se las arreglan y como se entiende la derecha católica fiel al Abad de Montserrat con los anarquistas de la CUP que son los que marcan los tiempos en el Gobierno de la Generalitat y en el Parlamento de Barcelona.


Me preocupa que el complejo de culpabilidad que siempre ha caracterizado a ciertos petimetres con sede en Madrid, esté facilitando, no sólo la salida de Neymar del Barca -cuestión que parece ser más importante- sino la salida de Cataluña, con un sí a la primera, a la segunda o cuando sea necesario, pues a la postre para que un grupo nacional-independentista avance es preciso que el resto de la nación retroceda.   


Pero a estas alturas del "proceso", ¿alguien duda que van en serio?. ¿De verdad que los mandatarios del Estado español se creen que las Instituciones -Gobierno-Cortes-Tribunales- impresionan lo más mínimo a los independentistas catalanes?. ¿Qué mas tienen que hacer los mandatarios de las instituciones catalanas, derivadas de la Constitución Española, para que se les aplique la ley con todo el rigor que exige y establece su incumplimiento?.


A mí, personalmente, dada mi trayectoria durante muchos años en Euskadi, jugándome la vida por la democracia, la ley y el derecho a ser ciudadano español, sólo me interesa, o saber cuándo se marchan de una vez y nos dejan en paz, o cuando les dan una buena pasada como en aquella contienda de sucesión, que no de secesión.
 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Domingo, 13 de agosto de 2017 a las 15:24
Joan
No es del todo correcto, no son grandes masas pero desde las manifestaciones del 12-O en BCN hasta actos de organizaciones como SCC, somatemps y otras van movilizando parte de la sociedad catalana. Peor seria en la CAV, donde si que no hay nada en el espectro no separatista con una mayoría parlamentaria separatista mucho mayor

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress