Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Miércoles, 9 de agosto de 2017

Ibiza: descubriendo en este verano la cara más tranquila de esta isla

Guardar en Mis Noticias.

[Img #12001]

 

Estamos en época de vacaciones: viajes, sol, mar, playa, y para muchos de nosotros, el tan necesitado descanso. Mientras muchos van en pos de la diversión y la noches de fiesta, hay muchos otros que necesitan sólo un lugar para alejarse del trajín cotidiano. ¿Y por qué no elegir un sitio que puede ofrecer ambas cosas?

 

La isla de Eivissa, la mayor de las Pitiusas, es uno de esos lugares que lo tienen todo: una lista interminables de lugares visitar, historia arquitectura y cultura; excelente gastronomía, playas de ensueño, las puestas de sol más bellas y por supuesto, vida nocturna como no hay en ningún otro sitio. Pero Ibiza también es sinónimo de calas calmas, tranquilidad y descanso, aunque no lo creas. Si estás listo para pensar unas vacaciones diferentes, te invitamos a leer este artículo donde te contamos todo lo que puedes descubrir en Ibiza, mucho más allá de Pachá. 

 

Lo primero que te aconsejamos es que estés preparado para recorrer toda la isla, que merece ser visitada de punta a punta. El problema se resuelve simplemente con un alquiler de coches en Ibiza Turbo Rent a Car. Luego, con libertad de la movilidad ya de tu lado, sólo tienes que estar preparado para encontrar belleza y comenzar a descubrir todo lo que la isla tiene para ofrecer, empezando por la capital, con su recinto amurallado construido en el siglo XVI para proteger la ciudad de otomanos y piratas.Se trata de hecho de la fortaleza costera mejor conservada del Mediterráneo y por ende, un imprescindible.

 

Dalt Vila es uno de los cuatro puntos de la isla declarados Patrimonio de la Humanidad por Unesco (los otros son el yacimiento fenicio de Sa Caleta, la necrópolis de Puig de Molins, y las praderas de Posidonia Oceánica). La acrópolis de Dalt Vila tiene además algunas visitas obligadas, como el Castillo o la Catedral, que será una visita inolvidable. La Catedral de la Virgen de las Nieves se remonta al siglo XIII, y merecen la pena también un paseo por la  Plaza de la Vila, la Iglesia de Santo Domingo que es del siglo XVI y el Ayuntamiento, ubicado en un antiguo convento de la orden de los Dominicos.

 

Pero más allá de Ibiza, existen otros municipios que no debes perderte para conocer porque te ofrecen el lado más tranquilo de la isla. Para comenzar te recomendamos ver Sant Antoni. Este antiguo poblado de pescadores es ahora objetivo turístico por excelencia, con los atardeceres más hermosos como el del famoso Café del Mar. San Antonio está en lado oeste de la isla de Ibiza, y si bien sigue siendo destino de fiesta, encierra algunas zonas de total tranquilidad y descanso, ideales para toda la familia. Uno de estos lugares es su playa, que tiene la ventaja (comparada con la de Ibiza) de contar con una gran accesibilidad. También vale la pena mencionar el famoso paseo marítimo, aunque es preferible pasear por aquí durante los meses de mayo, junio, septiembre y octubre, ya que en pleno julio y agosto hay mucha más gente y pierde un poco su tranquilidad.

 

Otro municipio que vale la pena conocer es Santa Eulària d'es Riu, un lugar muy tranquilo es ideal para una vacaciones en familia y parejas que quieren estar relajados, disfrutando simplemente de la belleza del mar y del sol. Las playas de esta zona son muy bonitas, y además de la calas, merece la pena conocer el barrio antiguo en casco antiguo, que se caracteriza por sus casas blancas en torno a la colina del Puig de Missa, donde se encuentra la iglesia de la ciudad que resulta un punto de vista panorámico para unas fotos estupendas.  También merecen la pena ser visitada la zona del puerto deportivo, con su tranquilo y bello   paseo marítimo.

 

Pero Ibiza tiene aún mucho más para ofrecer, como Santa Gertrudis de Fruitera, en el centro de la isla; un más que agradable pueblo de casa blancas, en un ambiente 100 por ciento mediterráneo, con un iglesia imponente que data de finales del siglo XVIII. Santa Gertrudis es conocida por ser residencia de numerosos artistas, que son los que le otorgan ese aire peculiar, de belleza singular. Santa Gertrudis es pequeña y se recorre rápido,y resulta el lugar ideal para alejarse del ruido y la vorágine de otros puntos de la isla.

 

Y por qué no visitar Sant Carles de Peralta, al noreste de la isla Ibiza, un pequeño pueblo que parece verdaderamente detenido en el tiempo, ideal para los que buscan la tranquilidad y estar lejos del ruido y del bullicio típico de la calles ibicencas. Vale la pena una visita a la iglesia, construida en 1785, y por supuesto a sus bellas y tranquilas calas.


 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress