Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

La Verdad Ofende
Jueves, 26 de octubre de 2017

Aldeanismo regionalista, el tonto útil del marxismo

Guardar en Mis Noticias.

[Img #12511]

 

Se llamó URSS, “Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas”, señuelo de prometida igualdad libertaria para proletarios - los parias de la tierra de la Internacional – cuyo resultado fue la tiranía bolchevique, troceando en falsas repúblicas la nación Rusa, gracias a la corrupción monárquica y los errores de ingenuidad menchevique, únicos demócratas en 1916.

 

Bajo esa trampa regionalista y libertadora de pueblos oprimidos, el comunismo tiranizó pueblos y asesinó a 100 millones de seres humanos en apenas un siglo. Nueve millones en Ucrania inauguran el genocidio marxista; una doctrina homófoba, racista, mediocre y asesina, basada en la envidia y el odio a la libertad, jamás en los derechos humanos.

 

Es la misma argucia regionalista que el ambicioso y masón criollo hispano empleó para romper la unidad de España. Reyes traidores y despóticos provocaron el expolio inglés de un paraíso social jamás conocido en la humanidad: la Hispanidad. Recibida por los indios con los brazos abiertos, jamás apoyaron los procesos de separación, sabedores de que el criollo los tiranizaría de nuevo, como ocurrió. Hoy, los pueblos hermanos iberoamericanos, desunidos y disgregados, son sistemáticamente expoliados por corruptos criollos y marxistas.

 

El cainita regionalismo vive de falsas promesas y mitos, de naciones inventadas y falsas lenguas milenarias. Así, el catalán - como el eusquera - se inventa como lengua en el siglo XIX sobre el dialecto llemosi-occitano, (heredado tras 500 años como francos) y el expolió que Pompeyo Fabra hizo en los diccionarios y gramáticas de Valencia y Baleares para su refrito CAT. El lunático, machista y racista Sabino Arana empleó los restos del tribal dogón africano de Mali - herencia fenicia de Anibal – para inventar su tóxico eusquera.

 

La premisa “una lengua, una nación” socialista de Hitler y Goebbels, exige controlar la educación. Entregada al separatismo por gobiernos cobardes, padecimos 30 años de educacion supremacista NAZI. Es el “lebensraum y “anschluss” - anexión de la Euskadi francesa y el reino Navarro - o la invención NAZI-CAT de los “paisos catalans” ese patético expolio de la gloriosa historia aragonesa que pretende el pueblerino marxismo CAT.

 

Es necesario recordar que son antisistema, y destruir el sistema por disgregación de España su casposo y viejo proyecto marxista. En tiempos de corrupción y crisis, el marxismo florece y su estiércol vital es lugar donde florecer la desunión entre españoles. Por ello el apoyo marxista al separatismo fue constante en la II Republica, y la Guerra Civil, su reivindicada herramienta para edificar una nueva sociedad tras destruir la vieja. Hoy, el conflicto civil separatista busca derruir nuestra joven, imperfecta y exitosa democracia que ellos llaman “regimen franquista”, envidia de libertades en todo el mundo occidental.

 

La ruptura la fomentan los de siempre del odio a España: asesinos comunistas de ETA y partidos afines (BILDU-SORTU-AMAIUR) junto al separatismo marxista gallego, las mareas y los marxistas CAT de Arrán, la CUP y ERC, cuyo pasado criminal en la II República es inenarrable. Todo el marxismo, hoy con dinero de Madrid, iraní y venezolano, está aliado en la destrucción de España.


La crisis institucional Cataluña que aplaude toda la izquierda es la apoteosis de este proceso y su salsa perfecta. La destrucción de la industria nacional que promueve Arrán (#TourismTerrorism) es el camino para colapsar el Estado, la crisis económica como arma de destrucción social. Gramscismo trotskista de manual para quien haya leído.

 

Lo están logrando. El 70% de la industria catalana (también la separatista) y toda la banca ya han huido, y no a Francia sino a otras regiones españolas, como Madrid. Un daño cuyas consecuencias sufriremos décadas todos. Coser las heridas ni será fácil ni posible con Gobiernos pusilánimes que no ataquen el problema de raíz: suspender las autonomías díscolas, recuperar competencias nacionales esenciales (educación, sanidad, seguridad, jubilaciones), establecer un programa de “desnazificacion” de Cataluña y tierras vascas, y fomentar la unidad de España, sin complejos.

 

No pasará. La izquierda necesita desunión desde la inquina, la mentira y la confusión, y sabe a la derecha, y a Rajoy, cobarde y acomplejado. Nos precipitamos por ello y de nuevo al conflicto incivil, gracias a tambien a la corrupción y cesiones políticas cortoplacistas, cuyo único objetivo fue perpetuarse en el poder, jamás resolver los problemas de la nación.

 

Y aunque el ensayo del marxismo fracasó allá donde su mentira triunfó, repite de nuevo aquí. El caso de los ayer prósperos hermanos de Cuba o Venezuela es el tétrico ejemplo de nuestro más que incierto futuro. Cataluña, en manos marxistas, ya lo es. Son mas que hechos, son @verdadesofenden y por atreverte a contarlas te llamarán fascista. No lo escondas. Si te llama así un marxista (únicos fascistas), llévalo a gala.

 

No calléis. “El secreto de la felicidad esta en la libertad, y el secreto de la libertad en un corazón valiente” (Pericles)

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress