Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Domingo, 3 de diciembre de 2017
“Call Me by Your Name”

Hollywood lanza a los Oscar un "romance gay” que busca blanquear la pedofilia

Guardar en Mis Noticias.

[Img #12801]

 

“Call Me by Your Name”, una película dirigida por el realizador Luca Guadagnino, que se estrenó hace unos días en Estado Unidos con el clamor entusiasta de las élites urbanas, está conmocionando a una parte importante de la ciudadanía norteamericana que, poco a poco, va haciéndose escuchar. ¿El motivo? El film trata de presentar como “normal” la relación amorosa de un hombre mayor con un niño de 17 años, en una historia de amor “romántico” y carnal que envuelve de empalagoso dulce la auténtica esencia del relato: la promoción de la pedofilia.

 

La izquierda periodística y cultural norteamericana, liderada por la revista “Rolling Stone”, dice que “Call Me by Your Name” ha de ser una de las grandes candidatas a los próximos premios Oscar, ya que es “la película más romántica de este año y “un clásico instantáneo”, mientras que “The New Yorker” la califica como un "triunfo erótico, emocionalmente agudo y abrumadoramente sensual”. Por su parte, “Entertainment Weekly” aclama el film como "precioso e intoxicante".

 

Lo más llamativo de la película es que se ha lanzado por la industria cinematográfica norteamericana como una “clara contendiente a los Oscar” en un momento histórico en el que numerosas “estrellas” de Hollywood y no pocos políticos de Washington están siendo puestos contra las cuerdas por comportamientos sexuales como los que la película glorifica. ¿Por qué Hollywood habría de elogiar una película que representa un comportamiento que en la vida real, al menos aparentemente, condena enérgicamente, tal y como se ha puesto de manifiesto en el caso de Kevin Spacey?

 

Probablemente, porque trata de suavizar sus culpas. Y, por este motivo, “Call Me by Your Name” trata de presentar la pedofilia de una forma emocional, cálida y difusa. Y millones de familias norteamericanas se sienten preocupadas porque, en apenas unas semanas, el film llegará a las televisiones domésticas, los ordenadores y los teléfonos móviles. No hay pornografía explícita en “Call Me by Your Name”, pero sí abierta propaganda de las relaciones homosexuales entre adultos y niños.

 

Tal y como se informa desde “Life Site”, para comprender la estrategia que impulsa esta película hay que retrotraerse al año 1989, cuando se hizo público el manifiesto “After the Ball”,  que presentaba un plan de acción integral para establecer “la normalidad de gais y lesbianas” y para promover y garantizar una aceptación general de “derechos más amplios”.

 

"Tenemos en mente una estrategia ... calculada y poderosa ... manipuladora ... Es hora de aprender de Madison Avenue (avenida de Nueva York en la que se concentran las principales agencias de publicidad del mundo), de desplegar las armas más grandes… Los homosexuales debemos lanzar una campaña a gran escala para llegar a nuestro objetivo a través de los principales medios de comunicación. Estamos hablando de propaganda …” . Así se despachaba el documento, que explicaba, además, que “puedes olvidarte de intentar desde el principio convencer a la gente de que la homosexualidad es algo bueno. Pero si logras que piense que es solo otra cosa, que no merece más que un encogimiento de hombros, entonces tu batalla por los ‘derechos legales y sociales’ se gana virtualmente”.

 

Y, desde entonces, los pasos se han ido sucediendo gradualmente: primero, el matrimonio homosexual; luego, la aprobación del hecho de que las parejas homosexuales pudieran adoptar; más tarde, la eclosión transgénero y la imposición de la ideología de género; ahora, la izquierda socio-cultural de Occidente busca legalizar las relaciones sexuales entre adultos y niños. Y Hollywood comienza a aplicar la misma estrategia que tan bien le ha funcionado en ocasiones anteriores: hablar de algo reiteradamente en los medios que controla, acusar de radicales y de antidemócratas a quienes traten de oponerse a la aberración en cuestión y, finalmente, normalizar lo bárbaro convirtiéndolo en habitual”. Hasta el punto de alcanzar lo que se ha convertido en uno de los aspectos más alarmantes de “Call Me by Your Name”: el padre del niño protagonista, Elio,  de diecisiete años, expresa su aprobación por la relación sexual de su hijo con un hombre mayor. De hecho, hasta se lamenta de haber perdido oportunidades similares cuando tenía la edad de su hijo.

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Jueves, 7 de diciembre de 2017 a las 11:32
Ramiro
Los medios de comunicación, la mayoría al servicio del poder único que rige el mundo, promueven la homosexualidad, como forma de limitar el nacimiento de más niños, es decir el incremento de la población mundial.
Además, los homosexuales se dedican a gastar sin compasión, que es lo que le interesa al capitalismo: una sociedad sin valores, de mero consumismo...

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress