Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Manuel Molares do Val
Viernes, 9 de marzo de 2018

Sexo, muerte y vida

Guardar en Mis Noticias.

Que las mujeres tengan las mismas oportunidades para estudiar, trabajar y obtener un sueldo igual que los hombres para igual trabajo, o exigir que se respete su dignidad es algo que deberemos seguir imponiendo en la conciencia general, aunque queden grupos con atavismos culturales o religiosos que se opongan.

 

Pero hay ejemplos empíricos en los que es difícil lograr la igualdad por las distintas capacidades de la mujer y el hombre.

 

La mujer, con limitadas excepciones, no puede alcanzar la igualdad como picadora en las minas, por ejemplo: o es de una fortaleza extraordinaria o será incapaz de producir como la mayoría de los hombres.

 

Uber, la empresa informática que rivaliza con los taxis tradicionales, acaba de descubrir en Nueva York que las mujeres conductoras ganan el 14 por ciento menos que los hombres, aun teniendo la misma paga por las mismas carreras y horas de trabajo.

 

Según su estudio, conducen más lentamente, porque instintivamente son más prudentes aunque tengan igual número de accidentes; solamente dos de ellas en toda la ciudad son más rápidas que la media de centenares de hombres.

 

Hay algo que se olvida al tratar la igualdad de sexos o género: en 2016 se contaron en España 3.569 suicidios, de los que 2.662 fueron de hombres y 907 de mujeres, tres hombres por cada mujer. Una gran desigualdad que nadie quiere estudiar porque quizás desmantela la teoría de género.

 

Datos del INE que muestran una desigualdad que tratamos sin interesarnos en ella: nos horroriza que en ese año se hubieran producido 44 crímenes machistas que recibieron gran atención mediática, sin que prácticamente hubiera noticias sobre los 60,5 hombres suicidas por cada una de esas mujeres asesinadas.

 

Aunque debe seguir fascinándonos el misterio de la mujer, único sexo con capacidad para reproducir la especie humana con un solo espermatozoide masculino, uno de millones que él sigue generando sin parar y sin cambio fisiológico durante los nueve meses que ella emplea en crear un nuevo ser humano.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress