Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Lunes, 12 de marzo de 2018
Los hospitales tampoco hicieron preguntas cuando las niñas abortaban por miedo a ser considerados como “racistas”

Un millar de niñas británicas han sido prostituidas por una banda de inmigrantes asiáticos durante 40 años con el conocimiento de la policía y los servicios sociales

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Gran Bretaña Inmigrantes

Al menos un millar de niñas británicas, muchas de ellas con edades no superiores a los 11 años, han sido prostituidas a lo largo de 40 años por una banda de inmigrantes asiáticos con el conocimiento de la policía y los servicios sociales de la localidad inglesa de Telford.

 

Así lo acaba de revelar el periódico londinense “Sunday Mirror” en un  reportaje de investigación que revela, además, que en muchos casos las menores fueron dejadas en manos de esta organización criminal con el beneplácito de sus familias, que ha cambio de módicas cantidades de dinero permitían que las niñas fueran drogadas, golpeadas y violadas en una epidemia de abusos y muerte que, según testimonios obtenidos por el rotativo británico, todavía se mantiene vigente. Al menos cinco personas habrían muerto asesinadas por esta organización de delincuentes sexuales y pederastas.

 

A pesar de que en las localidades británicas de Rochdale y Rotherham se habían producido casos similares que habían conmocionado a la opinión pública británica, las autoridades de Telford fracasaron en repetidas ocasiones en acabar con la red de abusadores.

 

De forma resumida, la investigación del Mirror, que ha durado 18 meses, revela los siguientes aspectos: los trabajadores sociales sabían de los abusos desde la década de los noventa del pasado siglo, pero la Policía tardó 10 años en impulsar la investigación; las institucioners municipales de Telford no solamente no ayudaron a las niñas sino que, además, consideraron a éstas como “prostitutas”, por lo que tampoco se inmiscuyeron en las agresiones; las autoridades no guardaron información fundamental sobre los agresores para no ser acusados de “racistas”; la Policía se negó a investigar uno de los casos más dramáticos hasta en cinco ocasiones, hasta que la intervención de un alto cargo político obligó a las fuerzas de seguridad a dilucidar el crimen; algunas víctimas han asegurado que la Policía trató de impedir que las niñas comentaran detalles de lo padecido.

 

Los primeros datos sobre las agresiones sexuales de Telford apuntan a que puede tratarse de uno de los mayores escándalos que han estallado en Gran Bretaña durante los últimos años, por el gran número de niños perjudicados, por la pasividad policial, por los silencios cómplices de los servicios sociales y por el “no querer saber” de las instituciones. La diputada conservadora de Telford, Lucy Allan, ha exigido ya una gran investigación pública para que la comunidad recobre su confianza “en las autoridades”.

 

El especialista en abuso infantil Dino Nocivelli, de la consultora Bolt Burdon Kemp, ha explicado que “estos niños fueron tratados como objetos sexuales por hombres que infligieron actos despreciables de abuso. Los supervivientes merecen una investigación. Necesitan saber cómo ocurrió el abuso durante tanto tiempo y por qué tantos perpetradores nunca han comparecido ante la justicia".

 

Algunas de las declaraciones de niñas víctimas recogidas por el Mirror resultan estremecedoras y revelan el grado de la ignominia vivida en Telford.

 

"Odiaba lo que estaba sucediendo y mis agresores me convirtieron en basura, pero me dijeron que si hablaba con alguien vendrían a por mis hermanas pequeñas y le dirían a mi madre que soy una prostituta”.

 

"Noche tras noche, me forzaron a tener relaciones sexuales con varios hombres en lugares sucios y desagradables”.
 

 

"Debo haber recibido la píldora del día después en una clínica local al menos dos veces por semana, pero nadie me hizo ninguna pregunta”.

 

"Me quedé embarazada dos veces y tuve dos abortos. Horas después de mi segundo aborto, uno de mis agresores me tomó para ser violada por más hombres”.

 

"El peor momento llegó justo después de mi 16 cumpleaños, cuando fui drogada y violada por una pandilla de cinco hombres. Días después, el líder de la banda apareció en mi casa y me dijo que la quemaría si contaba algo de lo sucedido”.

 

[Img #13523]

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Martes, 13 de marzo de 2018 a las 18:40
Ramiro
Urge limpiar esa policía y esos servicios sociales...
¡Y empezar a expulsar del país a los delincuentes extranjeros, tras cumplir sus penas de prisión, por supuesto!

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress