Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Manuel Molares do Val
Viernes, 13 de abril de 2018

PNV: los electores como pesca extractiva

Guardar en Mis Noticias.

Con la arrogancia del pequeño que intimida al grande, el Partido Nacionalista Vasco ha incumplido su promesa de apoyar los presupuestos generales del Estado para 2018 al imponerle a Mariano Rajoy una condición imprevista: que deje de aplicar el Artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

 

Si Rajoy no lo hace le advierte que busque apoyos “en otros caladeros”: para ellos los ciudadanos son bancos de sardinas, merluzas, bacalaos o chicharros en caladeros de pesca extractiva, como del Gran Sol, Terranova o Marruecos. No se cultivan o cuidan, sólo se extraen en grandes redadas.

 

El PNV, con sólo cinco de los 350 diputados del Congreso, puede lograr que Rajoy ceda a su chantaje; o que prorrogue los presupuestos de 2017 --malo para la economía--, o que anticipe las elecciones; aunque ya hubiera cobrado pingües beneficios por aprobar los presupuestos.

 

El precio logrado por el PNV fue una enorme y escandalosa rebaja del Cupo o cantidad que deben pagar las Diputaciones vascas al Estado por los servicios que este presta a su Autonomía. Lo que se definió como el Cuponazo a costa de los demás españoles, y eso aparte de lo que se lleva también de más Cataluña.

 

La malévola coacción de los nacionalistas vascos y catalanes durante casi toda la democracia a cambio apoyar a PSOE o PP cuando eran minoritarios ha logrado crecientes prebendas económicas y políticas.

 

La rivalidad entre estos dos grandes partidos históricos sólo consiguió que los habitantes de las regiones gobernadas por nacionalistas se sintieran superiores y fueran alejándose afectivamente del resto de los españoles.

 

Con este “Cuponazo”, el Estado recibirá solamente 27 millones de euros anuales durante un quinquenio, según numerosos expertos, cuando deberían entregar, como mínimo, los 1.600 millones actuales.

 

Con la exigencia sobre el 155 desaparece la famosa “palabra de vasco”, la inamovible promesa que siempre se cumplía.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress