Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Íñigo Caballero
Sábado, 14 de abril de 2018

Siria y las Bolsas

Guardar en Mis Noticias.

[Img #13718]

 

Los ahorradores que ponen sus dineros en los mercados de valores lo hacen confiando en un marco tranquilo y confiable donde las empresas puedan planificar sus inversiones y cómo no, ganar dinero que es el objetivo loable.


Así las cosas, llega el dueño de los tuits y se mete en un bombardeo a Siria cuyas consecuencias son imprevisibles.


No vamos a entrar si la incursión aérea es o no legítima que, en principio, no lo parece y que si El Assad ha usado armas químicas habrá procedimientos pacíficos para sancionarle y tirarle de las orejas.


Lo cierto es que la semana cerrada preveía, con los movimientos alcistas del oro, que un conflicto era más que posible.
 

Por supuesto, que las consecuencias para las bolsas no serán las mismas si Rusia y sus aliados contraatacan y el conflicto se extiende o, como parece lo más lógico, quede circunscrito a una batalla en la que el sheriff americano ha sacado pecho, ha demostrado que es el más fuerte, el adalid de la democracia, defensor de los pobres sirios machacados por las bombas químicas de El Assad, demuestra su fuerza y que los Estados Unidos siguen siendo los amos del mundo.
 

No queremos ni pensar que exista otra alternativa porque sus resultados serían más que dramáticos y hundirían las bolsas mundiales.


Recuerden que no nos cansamos de repetir que la bolsa es un negocio de mucho riesgo, muchísimo y que no solo cuenta la economía, los resultados empresariales, la recompra de acciones, la liquidez bancaria, los tipos de interés y otras tantas variables financieras.


Pues no, la política entra de lleno en las bolsas, sea la que sea, en el caso de Estados Unidos y su presidente, la influencia es global; en el caso de la española vean como la amenaza de una Cataluña independiente y de su loco Putxikomendi son capaces de bajar el IBEX 35 y poner al traste, incluso, la recuperación económica.


Por todas estas razones y aunque las perspectivas económicas sean mejores que buenísimas, la intromisión queramos o no de las políticas de los gobernantes pueden influir más que las variables financieras.
 

Estrategas patrios como los de las gestoras de Santander y BBVA que repetían que los mercados están para subir… ¿no saben que Trump es el presidente de los Estados Unidos?


Los operadores bursátiles volverán a estar pendientes de los tweets del que ya sabemos y de los resultados de los bombardeos en Siria.

Lamentable, pero, por desgracia será así.
 

El oro
 

La sesión del viernes cerraba con un repunte del oro a última hora.
 

Tenemos noticias que varios hedge funds compraban oro y acciones de mineras de oro esta semana con desesperación, es decir, grandes paquetes, quizás, quizás porque disponían de información privilegiada o directa del entorno de Trump, que la guerra iba en serio…


Qué puede pasar si la guerra no es flor de un día.


Pensamos que la guerra o la incursión aérea no serán duraderas en el tiempo, ni, en principio, tendrán mayores consecuencias para las bolsas, pero, SÍ tendrán consecuencias.
 

La primera es llevar a los mercados una nueva fuente de intranquilidad, frenar inversiones que estaban previstas y que no se llevarán a cabo porque el dinero es miedoso y, más aún cuando el que está en la Casa Blanca es Trump, personaje imprevisible.


La segunda consecuencia es el petróleo que, nos imaginamos a los países árabes, en solidaridad con Siria harán lo posible para reducir el suministro y llevarán los precios todavía más hacia arriba con consecuencias para países débiles como el nuestro, serias, muy serias por nuestra dependencia.


La tercera es la relación dólar/oro cuyo valor disminuirá en perjuicio de la divisa americana.


Comentábamos que el oro llevaba desde finales del pasado año moviéndose con altibajos hacia arriba, hecho totalmente anormal e incompatible con una bolsa alcista y con unos tipos de interés que tienden clarísimamente a subir.


Nunca el oro en estas circunstancias ha subido, excepto si ya desde hace meses estaba prevista la intervención en Siria, harto probable y diseñada a la espera de cualquier motivo como parece que así ha sido.


Los asesores de Trump como la mayor parte de esta gente denominada analistas o estrategas tienen dos dedos de frente y, piensan más en otros intereses que en el bien de los ciudadanos. No solo es propio de los americanos. A la vista tenemos en el solar ibérico – de cualquier pelaje – cómo los políticos manejan los asuntos de estado como su propia casa. Lamentable.


No queremos ni pensar cuáles pueden ser las razones de la incursión aérea de Trump en Siria para castigar a El Assad o quizás, defender a Israel de una alianza letal para los judíos una vez terminado el conflicto sirio entre Rusia, Irán, Turquía contra sus intereses.


Esperemos que Trump se pare en la incursión aérea, demuestre que es el sheriff del universo y que la sangre no llegue al Jordán.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Domingo, 15 de abril de 2018 a las 04:38
A. V
Es previsible la incidencia en la bolsa ante tales acciones. Es acertado estudiar el funcionamiento de la Bolsa, sus características únicas, sus oportunidades de mercado y los sistemas tecnológicos que la respaldan. Traders célebres como Fernando Martínez Gómez-Tejedor, Carlos Doblado y Josef Ajram surgieron en ese mercado.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress