Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

www.latribunadelpaisvasco.com
Jueves, 19 de abril de 2018

La importancia del juego en los niños: los juguetes educativos

Guardar en Mis Noticias.

El juego como método de aprendizaje es algo que se remonta ya a la antigüedad. Desde hace varios siglos, los niños vienen aprendiendo diferentes conductas y otros elementos a través del enfoque lúdico. Los resultados que se obtienen de este tipo de juegos han demostrado que tienen un gran arraigo entre el público infantil.

 

[Img #13766]

 

Los juguetes educativos para niños se caracterizan fundamentalmente en brindar a los más pequeños un método de conducta, disciplina y enseñanza mediante el juego. Su virtud principal radica, por tanto, en la adquisición y el reforzamiento de algún tipo de aprendizaje especial a través del disfrute del niño.

 

En el mundo en el que nos movemos, en el que todo parece estar controlado a partir de las nuevas tecnologías, es de suma importancia que los niños no crean que toda diversión se halla tras de una pantalla. El juego tradicional aún debe ser uno de los pilares básicos dentro del desarrollo social y emocional de los más pequeños.
 

Cómo inciden los juegos educativos en los niños
 

A diferencia de los juegos tecnológicos, los educativos o didácticos son capaces de despertar y desarrollar una serie de habilidades en los niños. Estas podrían ser las siguientes:

 

- Fomentan la observación
 

- Aumentan la concentración y la atención
 

- Provocan interés en materias que no conocían o que están fuera de su alcance
 

- Favorecen la fantasía, la creatividad y la imaginación
 

- Ayudan a que los niños tomen sus propias decisiones
 

- Mayor adaptación al entorno social
 

- Ayudan a desarrollar un espíritu crítico de disciplina, perseverancia y responsabilidad
 

- Favorecen el desarrollo de la inteligencia de los niños
 

- Aumentan la autoestima y la autoconfianza

 

No obstante, hay que tener en cuenta que el juego debe adaptarse a cada etapa de crecimiento en la que el niño se encuentra. Esto quiere decir que resulta muy importante que los padres sepan bien elegir cuáles son los juegos y/o juguetes didácticos más apropiados según la edad del niño.
 

Juguetes para niños menores de 1 año

 

El primer año de vida el descubrimiento de su propio cuerpo ya es un juego en sí para el bebé. Poco a poco irá manipulando objetos y comenzará a llamarle la atención las formas, colores, sonidos y objetos de las cosas.

 

Para esta edad sería interesante disponer de cualquier objeto musical en movimiento, sonajeros, mordedores, pequeños muñecos de distintos materiales, cubos grandes, pelotas u otros juegos con los que el niño pueda gatear.
 

Juguetes para niños entre 1 y 3 años
 

Estas edades son propicias para que los niños comiencen a socializarse con los demás. El entorno es ya un aspecto fundamental y el juego de imitaciones una constante. Por esta razón, los juguetes para niños tipo teléfonos, mandos a distancia, coches, etc. pueden ser una magnífica opción para que los niños reproduzcan en su imaginación el mundo adulto.

 

Al mismo tiempo, seguirán disfrutando con los juguetes musicales y se iniciarán con los bloques de madera de piezas grandes para incentivar la creatividad.
 

Juguetes para niños entre 3 y 6 años
 

A esas edades ya pueden ir apareciendo los primeros juegos que se rijan por algunas pequeñas reglas. Tienen cabida ya aquí los juegos de construcciones más complejos, los puzzles y los rompecabezas. Siguen siendo importantes los juegos que imiten el mundo de los adultos y los juguetes que emiten sonidos.

 

A partir de aquí los más pequeños disfrutan de un poco de autonomía. De ahí que juguetes del tipo patinetes, triciclos y patines pueden ser también una opción perfecta.
 

Juguetes para niños entre 6 y 9 años
 

La creatividad es la gran protagonista de esta franja de edad. Es el momento de introducir juegos educativos para pintar o hacer cualquier tipo de manualidad. El afán creativo también se potenciará con los juegos de construcciones más complejos y con los juguetes electrónicos en donde el niño pueda demostrar sus habilidades.

 

A su vez, es importante introducir ya en estas edades los juegos de azar y memoria, los juegos de preguntas y respuestas, de estrategia, los juegos en los que se requiere un poco más de atención, etc.
 

Juguetes para niños a partir de 9 años
 

A partir de los 9 años, se potencia aún más la creatividad. Los niños se decantarán ya por unas aficiones concretas y disfrutarán con ellas. Los juegos de mesa tienen ya cabida en este contexto, además de los juegos educativos de construcciones, juegos de memoria, preguntas y respuestas, conocimiento, etc.

 

Los juguetes son ya más complejos, apareciendo las bicicletas, los dispositivos electrónicos (con los que no deben dejar de lado los juegos tradicionales), los patines, patinetes más grandes, etc.

 

Hay que considerar, finalmente, que el juego, tanto en su vertiente didáctica como lúdica, es un componente imprescindible para el desarrollo de los niños. Una actividad que no solo es un pasatiempo, sino que también la mejor manera para explorar y aprender sobre la vida, el mundo que le rodea y sobre uno mismo.

 

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress