Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Martes, 20 de octubre de 2015 | Leída 5446 veces
“Hay que limpiar el país de amiguetes, cosa harto difícil cuando todos los políticos se jubilan en las grandes compañías. No podemos seguir pagando jubilaciones de inútiles con el recibo de la luz y del teléfono”

Félix de Azúa: “La extrema izquierda española surge del odio a la educación y del botellón. Este es un país analfabeto y narcisista”

[Img #7209]Nacido en Barcelona en 1944, Félix de Azúa es uno de los pocos intelectuales españoles que todavía hacen honor a este calificativo. Ferozmente independiente, elegantemente irónico y analista sutil que, aderezadas siempre con un humor sofisticado, lanza frases dóciles que tienen el efecto de un cañonazo, este poeta, novelista y ensayista es autor de más de una veintena de obras que se encuentran entre lo mejor de la literatura producida en nuestro país a lo largo de las últimas décadas.

 

Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, Azúa ha reunido su obra poética en “Última sangre” y tiene en su haber novelas inolvidables como “Mansura”, “Historia de un idiota contada por él mismo”, “Diario de un hombre humillado” o “Cambio de bandera”. Entre su amplia obra ensayística destacan “El aprendizaje de la decepción”, “Venecia”, “Baudelaire y el artista de la vida moderna”, “La invención de Caín” o “Autobiografía sin vida” o “Autobiografía de papel”.

 

En junio de 2015, Félix de Azúa fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H". Impulsor de la Plataforma “Libres e Iguales”, desde 2011 vive en Madrid, donde llegó huyendo de la presión ambiental generada por el independentismo catalán, y desde la capital responde amablemente, vía email, a este cuestionario express de La Tribuna del País Vasco que trata de reflexionar sobre el presente y el futuro de España.

 

¿Cómo definiría la actual situación política y social en España?

 

Conflicto en la finca. Los señoritos están alterados.

 

¿Cómo cree que acabaremos los españoles este año, después de las elecciones generales que tendrán lugar en diciembre?... En su opinión, ¿cuáles son los principales peligros que nos acechan colectivamente?

 

Hay dos peligros, que gane el PP y que gane el PSOE. Los primeros porque son un desastre insoportable y los segundos porque no son absolutamente nada, o son algo distinto en cada provincia.

 

A su juicio, ¿de dónde surge, ideológica e intelectualmente, la extrema-izquierda, abiertamente populista, que se localiza alrededor de las diferentes marcas de “Podemos” y de otras formaciones?

 

Del odio a la educación en España y del botellón. Ellos no lo saben, pero son la continuación de Franco, como lo era ETA, fantasmas de 1970.

 

¿Qué responsabilidad tienen los grandes partidos tradicionales (PP y PSOE) en la actual situación política?

 

Toda.

 

Antioccidentales, antiliberales, anticapitalistas, antiglobalizadores, filoterroristas… ¿cómo explica usted la aparición, la expansión y el ascenso electoral de personajes políticos como Monedero, Colau, Guillermo Zapata y tantos otros como en estos momentos se encuentran en múltiple instituciones locales españolas?

 

Repito que es la demostración de cómo ha funcionado la LOGSE y del lamentable estado de nuestras universidades. Este es un país analfabeto y narcisista. La desdicha es que la izquierda que debería haber impuesto en el país algo de racionalidad e ilustración es aún más analfabeta y narcisista que la extrema izquierda.

 

En su opinión, ¿cuál es la responsabilidad de los medios de comunicación españoles en la actual situación política?

 

Muy alta, especialmente la televisión, la peor de Europa, aunque no conozco la rumana.

 

Como analista con una amplísima experiencia en la materia, ¿cuál es su opinión sobre lo que ocurrirá en Cataluña en los próximos meses?

 

Sólo caben dos posibilidades, o bien el Estado se toma en serio sus responsabilidades y obligaciones y protege a sus ciudadanos, o estallará la violencia.

 

¿Cómo se imagina España a medio plazo?

 

Si el medio plazo son cinco años, es imposible de adivinar. Creo que la España resultante de las próximas elecciones será muy distinta de la actual y no sabemos si para bien o para mal. Habría que empezar limpiando el país de amiguetes, cosa harto difícil cuando todos los políticos se jubilan en las grandes compañías. No podemos seguir pagando jubilaciones de inútiles con el recibo de la luz, del teléfono y así sucesivamente. Pero lo peor es el desastre territorial. La dejadez gubernamental ha permitido que avance el fascismo provincial de un modo insensato. Veremos si se puede remediar ese dislate o es ya demasiado tarde.


Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Juan Alix Trueba
Fecha: Martes, 23 de agosto de 2016 a las 17:08
Ah vaya. ¿Y Félix de Azúa de dónde sale?
Anonimo
Fecha: Viernes, 27 de mayo de 2016 a las 01:05
Lo que hace falta ya es una segunda guerra civil en España. Esto ya no tiene remedio. Sinceramente, los españoles ya no nos aguantamos los unos a los otros. Una guerra seguida de una dictadura sera suficiente. Me da igual si de derechas o de izquierdas, pero una guerra y después una dictadura. No queda otra, todo lo demás no son mas que pollardas que nos acaban llevando de vuelta a la casilla de salida y nuca saldremos de ese callejón.
Predicador
Fecha: Lunes, 21 de diciembre de 2015 a las 22:42
Y de la droga, la molicie, vagancia, holgazaner'ia.

Mas Biblia y menos Sexta.
Quo vadis Hispania? Al fondo de la roca Tarpeya.
Enrique
Fecha: Martes, 27 de octubre de 2015 a las 16:29
No puedo estar mas de acuerdo señor. Es en las aulas donde se hubiera podido crear un gran pais y es donde se ha destruido. Ojala se equivoque pero no es de esperar.
adolfo
Fecha: Martes, 20 de octubre de 2015 a las 12:33
Estoy de acuerdo con usted, totalmente.
Y, para empezar, habría que suprimir el Senado, que es el "cementerio de elefantes" de los partidos políticos, y que no sirve para nada.
Y las diputaciones provinciales, que tampoco son útiles.
Y la mitad, por lo meno de los ayuntamientos...
Y, y, y...

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress