Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Lunes, 17 de octubre de 2016
“No-go zones”, las zonas prohibidas de Europa (1)

Angered (Suecia): La ruptura islamista de la ley y el orden

[Img #9895]

 

Las “no-go zones” son barrios, en ocasiones pueblos o ciudades enteras, en los que los Estados de Europa han perdido toda su capacidad de intervención y donde las leyes constitucionales, los derechos humanos y las libertades individuales no existen, arrasadas por la presencia y la dominación de estructuras islamistas radicales que se imponen a la autoridad legal de las instituciones oficiales. Algunos expertos señalan que, en la Unión Europea, existen más de un millar de “no-go zones”, espacios urbanos a la deriva en los que no entran policías, médicos, bomberos, jueces o ambulancias y en los que se está amasando, lentamente, pero sin pausa, el mayor desafío a las democracias occidentales que se lanzado desde la II Guerra Mundial. A partir de hoy, La Tribuna del País Vasco comienza a publicar una serie de crónicas y reportajes que bajo el título genérico de “No-go zones: Las zonas prohibidas de Europa” retratarán la vida cotidiana en algunos de estos lugares.

 


 

 

Angered (Suecia): La ruptura islamista de la ley y el orden

 

Vía BBC Mundo. Puede consultarse el reportaje íntegro en este enlace

 

Suecia es un Estado democrático y pacífico que ha sido durante mucho tiempo un refugio seguro para aquellos que huyen del conflicto. Sin embargo, jóvenes de familias que se refugiaron allí están ahora dando la espalda al país. Más de 300 personas se han marchado a combatir a Siria e Irak, convirtiendo Suecia en uno de los mayores exportadores per cápita de yihadistas en Europa.

 

Gotemburgo es la ciudad de Suecia donde se lleva a cabo la mayor parte del reclutamiento para la yihad.

 

Con una población de poco más de medio millón, esta ciudad portuaria y antigua potencia industrial ha visto cómo al menos 100 hombres y mujeres se han ido para unirse a combatientes que pelean por el proclamado califato.

 

También es una de las ciudades más diversas del país: un tercio de la población tiene orígenes inmigrantes, muchos musulmanes, y en el suburbio nororiental de Angered, la proporción supera el 70%.

 

La escasez habitacional que hay en Suecia y las largas colas para los apartamentos de renta controlada del centro de la ciudad implican que muchos de los recién llegados acaben aquí, y aquí se quedan.

 

Esto incluye a algunos de los 160.000 que pidieron asilo en Suecia el año pasado.

 

Y Angered se ha convertido en una zona difícil de controlar.

 

Algunas partes son clasificadas como "vulnerables", lo que en la terminología de la policía sueca indica una ruptura de la ley y el orden, entre otras cosas, y la emergencia de una sociedad paralela.

 

[Img #9896]Me dicen que los encargados religiosos intentan controlar la comunidad para hacer que se cumpla la Sharia, o ley islámica.

 

Hay acusaciones de que hostigan e intimidan a las personas, muchas veces mujeres, por la forma en que se visten y por ir a fiestas con música y baile, lo cual consideran prohibido por el Islam.

 

Mientras, dos tercios de los niños han abandonado la escuela cuando alcanzan los 15 años, y el desempleo está en el 11%, elevado para los estándares suecos.

 

Suburbios como Angered se han convertido en ollas a presión del descontento.

 

Ves este resentimiento sobre todo en la segunda generación de "suecos no étnicos", como se les llama aquí.

 

En muchos casos, sus padres huyeron de países asolados por la guerra, en búsqueda de seguridad, y la encontraron en Suecia.

 

Parecen agradecidos por lo que este país les ha ofrecido. Pero sus hijos, en cambio, sienten  con frecuencia que han sido discriminados y se han quedado fuera del sistema.

 

Los problemas se han visto agravados por la llegada súbita de refugiados de las guerras en Siria e Irak. Aceptar refugiados es parte de lo que implica ser sueco.

 

Solo el año pasado, Suecia aceptó más refugiados per cápita que cualquier otro país europeo.

 


 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
ElCidCampeadorblandiendoColadayTizón
Fecha: Martes, 21 de febrero de 2017 a las 05:12
Hay que aguantar que violen a sus hijas y mujeres....es que "son sus costumbres" "Lo malo sería si lo hiciesen hombres blancos formados desde pequeños para violar" según las feministas suecas, pero los islamistas no tienen culpa porque lo hacen por costumbres...
Suecos=Bobos de Baba (ó de Alí Babá)
Ramiro
Fecha: Martes, 18 de octubre de 2016 a las 15:23
Si los suecos permiten esa situación, después que no se quejen.
Son tan tolerantes y tan liberales, que seguro que no se quejan cuando les corten el cuello, o violen a sus hijas ( y a sus esposas, pero sólo si están todavía de buen ver).

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress