Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

David R.
Domingo, 8 de enero de 2017

Operación "Serkan"

Es sorprendente la disfunción que se produce entre la información que proporciona a los ciudadanos españoles nuestro gobierno, respecto a la lucha contra el Daesh (el autodenominado Estado Islámico), y la que en este caso ha proporcionado el juez Santiago Pedraz, instructor de la operación “Serkan" en el marco de la actividad del juzgado nº 1 de la Audiencia Nacional, y elaborador de los autos de registro y detención de los españoles con familia de Gambia (Edrisa Ceesay Sanuwo) y de Marruecos (Samir Sennouni Mouh).

 

El magistrado explica que el grupo del Daesh sobre el que se ha actuado el pasado día 28 de diciembre estaba preparando un atentado de envergadura en España, probablemente en Madrid, y también nos cuenta, en contra de lo que nos insinúa el Ministerio de Interior, que todavía no esta desmantelado.

 

El juez Santiago Pedraz no es santo de mi devoción después de lo que hizo con el multiasesino de ETA Iñaki De Juana Chaos, pero que en mi condición de ciudadano sus autos me aporten más y mejor información que el Gobierno, es de agradecer.

 

Es normal que mantengamos el nivel de alerta 4 (NAA-4), y no es casualidad que desde que se elevó ese nivel de alerta se hayan detenido en España a más de 175 terroristas del Daesh. Pero el trabajo realizado viene de mucho tiempo atrás.

 

La actividad del grupo medio desmantelado el otro día nos da pistas claras de cuáles son sus intenciones, y más allá de pasar las fiestas navideñas rodeados de bloques de cemento creo que no es corrector ocultar una realidad que tenemos a la vuelta de la esquina, al lado de casa o en casa, y omnipresente, porque han venido para quedarse o porque siempre estuvieron.

 

Es evidente que si vas por la vida con un AK-47 y varias pistolas, y contactas con un traficante para comprar en el mercado negro cuatro Kalashnikov más, es porque por lo menos son cinco, pero si ademas con los 6.000 euros que portas también pretendes comprar granadas de mano estos sujetos demuestran unas intenciones meridianamente claras, porque esas granadas no son explosivos sino artefactos explosivos que están diseñados para atacar o para defenderte en una evasión en situación de combate. En cualquier caso, tienen un manejo muy sencillo, generan gran destrucción y poseen una larga duración en el tiempo, como la munición del AK-47 (en condiciones normales, medio siglo aproximadamente. Solo se me ocurre un tipo de artefacto de fácil manipulación potencialmente más peligroso, y lo llamamos "minas". África está llena.

 

En España (“Al-Andalus”, según Daesh) todavía no se ha vuelto a producir un gran atentado terrorista gracias a la eficiente, eficaz y constante acción de la Guardia Civil, la Policía Nacional y el CNI, a los resultados obtenidos de esas acciones; gracias y enhorabuena, la seguridad al 100% no existe, pero gracias a vosotros el nivel es muy elevado.

 

Pero desde que Daesh inició su actividad en los lugares turísticos del Magreb y de Oriente Medio, esa actividad ha conseguido modificar por completo los flujos turísticos, desviándolos de los países afectados hacia España, y este dato no pasa desapercibido ni para los inversores chinos  o estadounidenses, ni para el Daesh. Por supuesto que somos objetivo prioritario, porque Daesh no va a tolerar que su Al-Andalus se convierta en la Arcadia de Occidente.

 

Llamamiento a toda la ciudadanía a colaborar intensa y seriamente con las Fuerzas y Cuerpos de seguridad, notificando posibles casos de radicalización en su entorno a través de la página web www.stop-radicalismos.es, o la aplicación móvil de alertas de seguridad ciudadana Alertcops, o al teléfono gratuito 900822066, todos ellos canales de comunicación seguros y confidenciales.

 

Y por favor, vuelvo a pedir a todo el mundo que deje de utilizar el término "Estado islámico" que tanto satisface al Daesh, y utilicen éste último, que les desagrada tanto que han amenazado de muerte a los periodistas y medios que lo utilicen.

 


 

 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress