Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Viernes, 24 de marzo de 2017 | Leída 272 veces
“No hay que descartar un pulso de guerra” entre comunidades, dice el Ministerio de Defensa sueco

Los Hermanos Musulmanes se infiltran en Suecia y construyen una sociedad paralela

[Img #11069]

 

Un informe elaborado por una agencia del Ministerio de Defensa de Suecia ha revelado que los Hermanos Musulmanes, la organización islamista más grande del mundo, se han infiltrado intensamente en las principales instituciones del país, construyendo una sociedad paralela que crece sin parar impulsada por la “tolerancia políticamente correcta” y por la estigmatización como “islamófobo” de cualquier persona u organización que denuncie esta situación.

 

(PDF) Documento íntegro (en sueco)

 

Sorprendentemente, al tratarse de un documento elaborado por una institución gubernamental, el informe apunta a la responsabilidad que tienen "las élites políticas del país escandinavo" en el fomento de una doctrina “de multiculturalismo y silencio, que puede facilitar los fines nocivos de una organización profundamente antidemocrática como los Hermanos Musulmanes”.

 

El documento ha sido elaborado por la Agencia Sueca de Contingencias Civiles (MSB, en sus siglas en inglés), que es responsable de las cuestiones relativas a la protección civil, la seguridad pública, la gestión de emergencias y la defensa civil.

 

Los autores del documento afirman que los Hermanos Musulmanes están trabajando intensamente para aumentar el número de practicantes musulmanes en Suecia, fomentando la tensión con la sociedad secular y apuntando a su infiltración en partidos políticos, oenegés, instituciones académicas y otras organizaciones de la sociedad civil. Los Hermanos Musulmanes, según el Ministerio de Defensa sueco, también golpean “la estructura establecida de valores entre la élite política del país [que] otorga un alto valor a la aceptación y la tolerancia hacia los ciudadanos que en cierto sentido son diferentes de la corriente principal”.

 

El trabajo del MSB describe el islamismo como una ideología política totalitaria nacida del islam, la segunda religión más extendida del mundo.  Esto puede hacer que “sea difícil oponerse a lo que en la superficie parece ser una minoría vulnerable en sus derechos religiosos", explica el documento, que añade que quienes se atrevan a denunciar la situación "corren el riesgo de ser llamados racistas o islamófobos” , y que, dadas las características de la sociedad sueca, “acusaciones de este tipo ponen en peligro las carreras de las personas”.

 

El informe, firmado por Magnus Norell, también vincula el islamismo y la mala integración social de los inmigrantes y no duda en advertir de que “los islamistas aspiran a construir una estructura social paralela que compita con el resto de la sociedad sueca por los valores de sus ciudadanos. Los islamistas plantean un desafío a largo plazo a la cohesión social del país y dado que su objetivo es incrementar el número de prácticantes musulmanes, tanto en Suecia como en el resto de Europa, no hay que descartar que se produzca un ‘pulso de guerra’ entre la comunidad mayoritaria en el continente y la comunidad islámica.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress