Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

David R.
Domingo, 16 de abril de 2017

¿Qué está haciendo, Sr. Rajoy, con respecto a ETA?

Hace unos días nos despertamos con la noticia de una entrega parcial de armas por parte de ETA, que nos cuenta la BBC, y que se escenifica con una preparada y medida teatralidad en un acto público que es la culminación de una concatenación de delitos cometidos por personas que en principio no son miembros de ETA. Delitos tipificados en los códigos penales de los estados francés y español, todo ello con un sindicalista con mucho pedigrí nacionalista como cabeza visible: Jean Noël Etcheverry, y con el inefable Ram Manikkalingam, que no tiene pasaporte diplomático de ningún país, pero parece tenerlo de todos.


Han entregado menos de la mitad de las armas y explosivos, ningún zulo en España, en Bélgica o en Portugal, ningún material del aparato logístico, y ninguna documentación. Y por supuesto ningún material que aporte elementos probatorios, resolutorios o tan siquiera indiciarios. La farsa es descomunal, y los que caen en su trampa se lo deberían hacer mirar.


El esperpento de Bayona es precedido por un breve comunicado de 14 líneas contenidas en cinco párrafos, que además de confirmar sus intenciones de continuar existiendo como organización contiene:
 

1) - Una autodefinición anacrónica: "Organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional".
 

2) - Una razón informativa: informar a la comunidad internacional, como si de un interlocutor homologado por la misma se tratase.
 

3) - Una explicación al porqué ahora y no en otro momento se produce este acontecimiento: sencillamente no lo han hecho ellos, lo ha hecho la "sociedad civil".
 

4) - Una explicación de cómo se ha "desatascado" la situación, porque ellos parten de la premisa de que había un empate entre ellos y los enemigos.
 

5) - Gracias explícitas a las instituciones vascas. Incluido el PSE.
 

6) - Una explicación de calibre histórico: por qué tomaron las armas y porqué se las devuelven al pueblo vasco; el genocidio ha sido por y para el pueblo vasco.
 

7) - Una firma: con el texto de siempre que clama por una Euskadi independiente y socialista (en el sentido marxista-leninista, no en el del desnortado PSE), el símbolo de siempre (la serpiente enroscada en el hacha, que, por cierto, según ellos, significan respectivamente astucia y fuerza), y el sello de ETA (un poco desgastado).
 

El comunicado nos presenta dos dicotomías: "sociedad civil" frente a los "enemigos de la paz", y ETA frente a los gobiernos español y francés. Es un planteamiento sencillo basado en un pensamiento simplista y radical, extremadamente polarizado
 

Ciertamente, los asesinos han contado con apoyo institucional. Hasta donde sabemos, del Gobierno Vasco, del Gobierno de Navarra, del Ministro de Interior francés, del Ayuntamiento de Bayona, de políticos de todo el arco parlamentario, con la excepción del PP, y con la gravísima participación del PSE con Rafaela Romero representándoles (la actual mujer de Jesús Eguiguren), del apoyo de dos sacerdotes díscolos pero uno de ellos con un impresionante historial de apoyo a las causas secesionistas y radicales (Harold Good) y el otro con un alto cargo eclesiástico como lo es ser, más que el Arzobispo de Bolonia que no es poco, el jefe de la poderosa congregación de San Egidio (Mateo Zuppi), ambos sacerdotes con un denominador común: cuando los verdugos masacraban, ellos estaban en sus capillas.
 

Y, por supuesto con el apoyo de 172 “observadores", bien organizados, una veintena por zulo, marionetas voluntarias del terror, que estaban esperando al lado de las armas y explosivos la llegada de la Gendarmería como zombis. Ni tan siquiera les han identificado, no vaya a ser que..., pero estaban cometiendo un delito de colaboración con banda armada, en Francia, aquí, y en cualquier país democrático (penado con hasta 15 años de prisión).

 

Y el de muchos ególatras que se han autodenominado "artesanos de la paz", que en realidad son "mercenarios de la paz", aunque solo sea porque se aprovechan de este tipo de situaciones, y actualmente, algunos de ellos, ocupan el puesto que tienen en la sociedad tras muchos años de esfuerzos para aprovechar los espurios intereses que genera la actividad de una banda criminal y mafiosa.
 

El otro día, en Bayona y en otro sitios, algunos dijeron que ETA se ha rendido, son personajes que no se han leído el comunicado de ETA o tienen graves problemas de comprensión lectora.
Rendir: "Vencer, sujetar, obligar a las tropas, plazas o embarcaciones enemigas, etc. a que se entreguen". Primera acepción del término en el DRAE.

 

Me temo que lo que está ocurriendo indica, entre otras cosas, que la izquierda abertzale sigue teniendo capacidad de atemorizar a una sociedad que, en general,  nunca adoptó una actitud valiente, y que ahora, con réditos a recoger, tampoco lo está haciendo porque sería el reconocimiento implícito de lo acontecido, y una demostración palmaria de la actitud mantenida en los últimos decenios, sería escribir la historia de la verdad, no la historia conveniente.
 

Veremos la configuración de las próximas listas para la asignación de futuros Premios Nobel de la Paz, igual nos llevamos alguna sorpresa.
Mientras tanto, me pregunto, ¿qué va ha hacer el Sr. Rajoy? ¿Qué está haciendo? ¿Por qué no nos explica detalladamente los contenidos de las conversaciones mantenidas con el Sr. Urkullu? ¿Por qué no se ha exigido a Francia que detuviese a las docenas de delincuentes que se reunieron el día 8 en Bayona?

 

Sr. Javier Maroto, se le ha escapado el futuro por la boca cuando ha dicho "queda por dar el paso definitivo, la disolución".
 

¿Pretenden cambiar la Ley Orgánica General Penitenciaria, y en concreto su artículo nº72.6 y el nº 100.2 (subrayo lo de orgánica)? ¿O piensan incumplirla ladinamente con la colaboración de otras fuerzas políticas? ¿Vuelve a existir una "hoja de ruta"?
 

Muchos políticos, periodistas, tertulianos, y personas de muchos lugares han caído en la trampa del maquiavélico discurso de los hechos que han diseñado y programado ETA y sus secuaces, pasando de exigir el desarme a exigir la disolución y el perdón, olvidando la legal, moral y lógica petición de que los asesinos se entreguen a la justicia, sean juzgados, condenados por sus crímenes, y cumplan sus condenas.
 

En Bayona nos han dicho que tenemos que aprender a vivir todos juntos, y el Sr. Urkullu dice que se ha dado un paso "de la épica a la ética". Pero el terrorista no arrepentido Arnaldo Otegi lo ha dejado bien claro en el mismo lugar, el futuro es: "los presos, las víctimas (siempre y únicamente las suyas), y la desmilitarización del país (Euskadi), esto último es la histórica petición "Alde Hemendik", que se vayan de aquí la Guardia Civil, la Policía Nacional y el Ejército.
 

Siguiente parada, ¿La modificación de la política penitenciaria, y a continuación pasar página en la historia de nuestro país ante el acontecimiento más lamentable del ultimo medio siglo?
 

El comunicado de ETA finaliza con dos palabras: “lortu arte” (“hasta conseguirlo”). Desde luego que consiguen, actualmente lo que les permitimos, Sr. Rajoy. ¿Disolución negociada?

 

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress