Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Susana Antolín
Lunes, 15 de mayo de 2017 | Leída 3163 veces
Jefe de la Casa de Cseszneky, una de las estirpes más antiguas de la nobleza húngara

Miklós Cseszneky: "La Corona de Aragón y Hungría mantuvieron unas intensas relaciones en la Edad Media"

[Img #11400]

 

Miklós Cseszneky es un personaje multifacético: experto en relaciones internacionales, profesor de idiomas, psicoterapeuta y coach. También tiene mucho abolengo, siendo el jefe actual de la Casa de Cseszneky, una de las estirpes más antiguas de la nobleza húngara. Hablamos con Miklós sobre los lazos húngaro-aragoneses en la Edad Media, a propósito de un reciente hallazgo entre las ruinas de la casa solariega de su familia.

 

- Los arqueólogos afirman que la estructura original de la fortaleza de Csesznek se asemeja al estilo arquitectónico mudéjar de Aragón. ¿No le parece una teoría absurda?

 

Yo también me quedé muy soprendido. Sin embargo, si consideramos el contexto histórico a lo mejor podemos dar con una explicación plausible.

 

- ¿Se refiere a las intensas relaciones medievales entre la Corona de Aragón y Hungría?

 

En efecto. El castillo de Csesznek fue construido alrededor de 1260 por mi antepasado, el barón Jakab Cseszneky. Curiosamente, Jakab tenía por madre una dama aragonesa, probablemente del linaje de los Urrea, quien había llegado a Hungría con el séquito de Constanza de Aragón. La infanta Constanza era la mayor de las hijas de Alfonso II el Casto, rey de Aragón, y de su mujer, Sancha de Castilla, y asimismo hermana del rey Pedro II el Católico. En 1198, Constanza contrajo matrimonio con el rey Emerico de Hungría. Con la nueva reina viajaron muchos nobles aragoneses y catalanes quienes luego se establecieron en la corte húngara.

 

- Hasta el nombre de Jakab Cseszneky parece revelador...

 

Sin duda, habrá recibido ese nombre en honor a Santiago, cuyo culto había llegado a Hungría con los aragoneses.

 

- También llegó con ellos el nuevo escudo de la dinastía de Árpád...

 

Para ser más precisos, sólo las llamadas “fajas de los Árpád”, que según la opinión mayoritaria de los historiadores han sido inspiradas por los palos rojos o barras de gules de los reyes aragoneses.

 

- Esa inspiración también se extendió a la literatura y a la música clásica del país. Melinda, la ficticia esposa española del ban Bánk, juega un papel importante en el drama de József Katona e igualmente en la homónima ópera nacional de Ferenc Erkel.

 

El nombre de Melinda lo inventó el dramaturgo József Katona en el siglo XIX. Sin embargo - aunque desconozcamos su verdadero nombre - se trata de una persona real: los documentos históricos demuestran que la mujer aragonesa del virrey Bánk estaba emparentada con la madre de mi antecesor, Jakab Cseszneky.

 

Según cuenta una crónica austríaca de 1268 - en la que se basan las obras posteriores de Katona y Erkel - el virrey Bánk asesinó a Gertrudis de Merania, esposa del rey Andrés II de Hungría para vengar a su mujer aragonesa cuyo honor había sido mancillado por el hermano de la reina.

 

- Sin embargo no se trata de influencias de una dirección única. Los húngaros también devolvieron la visita.

 

En 1235, Violante, hija del rey Andrés II de Hungría y de su segunda esposa, Yolanda de Courtenay se casó con Jaime I de Aragón, el Conquistador. Esta vez fueron los caballeros húngaros los que acompañaron a la princesa húngara a Barcelona. Entre ellos iba un joven escudero, mi antepasado Jakab Cseszneky, quien serviría a la reina Violante durante un par de años. En 1238 participó en la reconquista de Valencia. Cuenta la leyenda que también peregrinó a Compostela, a la tumba de su santo patrón, el apóstol Santiago. En 1241 ya estaba de vuelta en Hungría, donde luchó contra los invasores mongoles. Sirvió fielmente al rey Béla IV como portador de la espada real y gobernador de varias provincias. Al retirarse, alrededor de 1260 mandó construir el castillo de Csesznek en los montes de Bakony. Y ahora, regresando a nuestro punto de partida: conociendo un poco el constante vaivén de la época entre los reinos de Aragón y de Hungría, tampoco parece tan descabellado imaginar a unos alarifes moriscos dirigiendo las obras de construcción del castillo de un magnate húngaro-aragonés.

 

- No todos los húngaros que habían acompañado a la reina Violante regresaron a su país natal.

 

De hecho, la gran mayoría, tanto caballeros como artesanos se quedaron en las tierras reconquistadas por la Corona de Aragón. Un tío de Jakab Cseszneky, el conde Dénes (Dionisio) también se quedó. Según el testimonio del Libro del Repartimiento de Valencia, por sus servicios recibió del rey Jaime I los pueblos de Veo y Ahín en la provincia de Castellón, y más tarde Alcudia de Crespins y la baronía de Canals en la provincia de Valencia, cerca de Játiva. Entre los descendientes de Dénes encontramos a los famosos Borja (Borgia), pero eso ya es otra historia.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress