Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

www.latribunadelpaisvasco.com
Domingo, 8 de noviembre de 2015
“Hay una nueva generación de periodistas que está realizando un trabajo estupendo”

Álvaro Llorca (Libros del K.O.): “El periodismo narrativo no está en crisis”

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Alvaro Llorca Nuevo periodismo Tom Wolfe

[Img #7360]Libros del K.O. es en estos momentos la única editorial española dedicada a publicar, casi exclusivamente, obras que pueden encuadrarse en ese género difuso entre el periodismo y la literatura que es el “nuevo periodismo” o el “periodismo narrativo”.

 

Libros del K.O., en sus cuatro años de vida, ha publicado las primeras obras de un puñado de excelentes periodistas jóvenes como Alberto Arce, Diego Fonseca, José Lobo, Mariangela Paone o Raquel Peláez, pero también ha editado libros magníficos de profesionales más consagrados como Enric González, Francisco Peregil o Luc Santé.

 

Alvaro Llorca, uno de los editores de Libros del K.O., explica que, en su mayor parte, los impulsores de la editorial habían comenzado a trabajar en redacciones de grandes medios de comunicación, y que fue allí donde observaron que el trabajo diario de los periodistas se había deteriorado bastante. “Había mucho trabajo de oficina y poco de salir a la calle. Nosotros anhelábamos otro tipo de periodismo que, en España, no estaba cuidado. Se trataba de un periodismo de trabajo largo, con profundidad, que diera cuerpo a la historia y que se centrara, incluso, en la evolución de los personajes. Así que decidimos poner en marcha un proyecto editorial que acogiera todo lo que queríamos ver en el mundo del periodismo”.

 

“Cuando comenzamos, no teníamos mucha idea del mundo de la edición, pero, en estos cuatro años, hemos publicado a bastantes autores jóvenes y también a algunos autores clásicos como Julio Camba o Josep Pla. También hemos publicado a periodistas ya consolidados como Enric González o Juan Ramón Lobo. Estamos muy satisfechos de haber publicado las primeras obras de periodistas jóvenes magníficos como Raquel Peláez, Alberto Arce o Iñigo Domínguez, que no tenían obra publicada. Nos sentimos muy orgullosos de que esta nueva generación de periodistas, que está haciendo un trabajo estupendo, tenga una salida editorial”.

 

“Se habla mucho de la crisis del periodismo, pero este tipo de periodismo no está en crisis. Hay profesionales que están realizando un trabajo excepcional, lo que ocurre es que es más difícil tener el tiempo necesario para elaborar estas historias y hallar canales para hacerlas llegar al público. Pero cuando estos periodistas cuentan con estas dos cosas, tiempo y vías de publicación, los resultados son asombrosos”.

 

¿Qué significado tiene para Libros del K.O. el “nuevo periodismo” clásico?

 

- Creo que nos ha llegado con fuerza el reto que estos nuevos periodistas lanzaron en su momento. Aquellos profesionales vieron que era necesario cambiar la forma de narrar las cosas porque lo que sucedía a su alrededor, en los tumultuosos años sesenta del pasado siglo, estaba cambiándolo todo drástica y radicalmente.  Los “nuevos periodistas” eran periodistas con el descaro, las ganas, la inteligencia y la iniciativa suficientes para tratar de modificar la forma en la que, hasta entonces, se estaban contando las cosas. Es muy valioso lo que hicieron porque, para nosotros, está forma reposada y diferente de contar las cosas es muy importante dentro de un concepto de actualidad que parece que se ha acelerado. Es como si el lector actual picoteara en varios medios y buscara constantemente informaciones breves de un lugar a otro. De hecho, cuando se rediseñan los periódicos se tiende a acortar los textos y a incluir grandes imágenes…

 

A nosotros nos gusta más el periodismo tranquilo, el periodismo que es casi artesanal. Y, en este sentido, algo que nos parece muy importante de la época de los nuevos periodistas es la labor del editor. En Libros del K.O. nos sentimos identificados, salvando las distancias, por supuesto, con los editores de las grandes revistas de los años sesenta y setenta del siglo XX. Tratamos de acompañar al autor durante todo su trabajo, debatimos las diversas formas de narrar una historia y de una forma individualizada buscamos las mejores maneras de hacer llegar una historia al lector. Este es un proceso muy bonito, que apenas se conoce en el periodismo español, y que te permite desgranar la historia con detalle y disfrutarla. Cuando más te sumerges en el relato, más profundidad obtienes del mismo.

 

¿Cómo se compagina este “periodismo tranquilo” con la inmediatez de las redacciones digitales o con las nuevas formas de edición de los libros electrónicos?

 

- En cuanto a los formatos, nos declaramos neutrales. Nosotros ponemos en el centro del debate en los contenidos, más allá de los formatos. Somos una editorial joven que desde un primer momento dimos mucha importancia a lo digital, pero el grueso de nuestras ventas sigue estando en el papel. No podríamos subsistir sin el papel.

 

Por otro lado, y a pesar de la rapidez y la inmediatez que parece que se está imponiendo en el discurso periodístico, pensamos que la necesidad de contar historias, y de escucharlas, no va a perderse nunca porque es algo que ha existido siempre, independientemente de los formatos.

 

¿Qué autores del nuevo periodismo norteamericano les habría gustado publicar?

 

- Es difícil decantarse por algunos nombres. Tom Wolfe, quizás por ser uno de los primeros autores a los que leí de este grupo. Para una editorial como la nuestra, Wolfe significa muchísimo. Tiene una serie de virtudes muy valiosas, como su capacidad para realizar incisivos análisis culturales de lo que está narrando y su maestría para cambiar su forma de narrar dependiendo de lo que está contando.

 

Gay Talese, por su fuerza para obtener informaciones trascendentes y grandes relatos de los pequeños hechos cotidianos.

 

Truman Capote, aunque está un poco en entredicho por las licencias que pudo tomarse a la hora de escribir “A sangre fría”, es destacable porque en esta obra aportó muchas ideas al periodismo de la época. Abrió una pequeña rendija que permitió que entrara mucha luz.

 

¿Y qué autores actuales destacaríais en este ámbito?

 

- En español, destacaríamos a Alberto Arce, que ha hecho trabajos periodísticos excepcionales. También nos gusta mucho Ander Izagirre, por su manera reposada de escribir, y el humor que imprime a todos sus textos que, además, contienen una gran carga de profundidad. Hace un periodismo modélico y ejemplar. Alex Ayala, que posee una habilidad especial para contar grandes historias universales basándose en personajes minúsculos.

Noticias relacionadas
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress