Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
David Yabo (Texto y Fotografías)
Sábado, 15 de octubre de 2016
La UNESCO, contra Israel

La arqueología demuestra que Jerusalén es judía

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Israel ONU

Después de haber leído unas cuantas resoluciones de la UNESCO, trataré de explicar brevemente (nótese la ironía) las razones del malestar de esta organización con la nación judía.

 

Las resoluciones de condena a Israel que han tenido lugar a lo largo de los últimos meses se deben, en parte, a la cancelación hace algún tiempo por parte del gobierno israelí, y a última hora, de la visita de una delegación de la UNESCO para inspeccionar la Ciudad Vieja de Jerusalén. El motivo fue, según un oficial del gobierno israelí, que los funcionarios palestinos querían politizar la misión de la UNESCO, algo contrario a los parámetros previamente acordados.

 

Las resoluciones, además, condenan las excavaciones arqueológicas en el Puente Mubrabi, cerca del Monte del Templo (explanada de las mezquitas), la Tumba de los Patriarcas y Matriarcas (Hebrón) y la Tumba de Rajel (Bet Lejem), en Judea.

 

La sesión 192 que trata el tema en cuestión y nos habla sobre el Monte del Templo (explanada de las mezquitas), lugar más sagrado para la fe judía y tercer lugar sagrado del Islam, dice lo siguiente:

 

"Seguimiento de la misión y monitoreo reactivo de la UNESCO a la Ciudad Vieja de Jerusalén y sus murallas y de la reunión de expertos de la UNESCO sobre la cuesta de acceso a la Puerta de los Magrebíes"

 

Este punto está propuesto por los Emiratos Arabes Unidos en nombre de los Estados Miembros del Grupo Arabe. Nada más que añadir.

 

Para leer sobre la sesión 192, se puede clicar aquí. (página 16 punto 42)

 

En otro informe, la UNESCO refleja lo siguiente: "En la decisión también se pedía a las autoridades israelís que interrumpieran las excavaciones arqueológicas y no pusieran en práctica los proyectos emprendidos en la Ciudad Vieja de Jerusalén y alrededores, sobre todo el teleférico, el centro de visitantes del aparcamiento de Givati y los proyectos de construcción en la plaza situada junto al muro occidental". 

 

Para leer el informe: Jerusalén y la aplicación de la resolución 36 C/43 y la decisión 191 aquí. (página 2 punto 6).

 

Y ahora, mi opinión sobre las "otras" razones de la negativa unesca y de los Miembros del Grupo Arabe a que nuestro gobierno realice excavaciones en Jerusalén.

 

En vísperas de Rosh HaShaná (año nuevo judío), Nadav y yo visitamos precisamente algunas de esas "excavaciones arqueológicas" y los "proyectos de construcción en la plaza situada junto al muro occidental" que a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y a los Miembros del Grupo Arabe, parece preocupar y/o molestar. Resulta irónico que una organización de tal calibre niegue a una nación soberana el derecho de desenterrar su historia y su cultura. Su pasado.
 

 

La excursión, que era una segunda entrega de Minarot haKotel (túneles del Kotel), llevaba el nombre de "Mimaamakim Karaatij" ("Desde las profundidades", en español), un extracto sacado de Tehilim Kuf-Lamed (Salmos 130).

 

Durante la hora y cuarenta minutos que duró la excursión fueron mostrándonos mediante pruebas arqueológicas nuestra conexión histórica con esta tierra "desde las profundidades" de Jerusalén, gracias a los restos encontrados que se remontan 2.800 años atrás, y que están datados en la época del I Templo de Jerusalén (entre los años 960 antes de la Era Común (a.d.c) y el 586 a.d.c).
 

 

Para dejarlo aún más claro, la presencia judía en Jerusalén se remonta a mil años antes del cristianismo y mil seiscientos antes del Islam.

 

Todavía sigo preguntándome cómo es posible que algunos periodistas e historiadores sigan insistiendo que Israel está "judaizando" Jerusalén, cuando la arqueología nos indica que la ciudad descansa, literalmente, sobre ruinas y cimientos judíos.

 

Aquí os muestro una serie de fotografías que tomé del yacimiento arqueológico situado en la plaza frente al Kotel o Muro Occidental.

 

[Img #9876]

 

[Img #9877]

 

 

[Img #9878]

 

[Img #9879]

 

Además de pedir a las autoridades israelíes que interrumpieran las excavaciones arqueológicas, también había inconvenientes y protestas por "los proyectos de construcción en la plaza situada junto al muro occidental".

 

Si no me equivoco se están refiriendo al proyecto de construcción del "Kotel Pluralista" situado junto al muro occidental (en su parte más occidental). No sabré si me equivoco hasta que la buena gente de la UNESCO decida responderme al email que les envié.

 

[Img #9880]

 

 

Os presento, para quien no lo conozcáis, al "Kotel Pluralista".

 

[Img #9881]

 

El "Kotel Pluralista" también forma parte de la muralla exterior del patio del II Templo, de forma que es igual de simbólica que, digamos, el "Kotel tradicional". Conviene recordar que para el judaísmo el Kotel no es el lugar más sagrado de la fe judía sino Har Habait, o el Monte del Templo, conocido también como explanada de las mezquitas.

 

El "Kotel Pluralista" es una sección diseñada con el fin de celebrar liturgia y festividades judías de una forma no segregada entre hombres y mujeres puesto que la ortodoxia judía, que convirtió al Kotel en una sinagoga a cielo abierto, establece la separación de ambos sexos a la hora del rezo.

 

Nosotros defendemos que el Kotel pertenece a todo el pueblo judío en general y no a la ortodoxia en particular. Sin embargo, y para que entre nosotros no se creen más disputas, se estableció mediante el Gobierno israelí, el Ministerio de Asuntos Religiosos y la Agencia Judía, diseñar un plan para la ampliación de la parte del Muro Occidental, y frente a la cual se puede rezar, para uso y disfrute de todo el pueblo judío.

 

Pero estoy completamente seguro de que ni a la UNESCO, ni a los Miembros del Grupo Arabe, les preocupan nuestros problemas internos con respecto a las leyes y costumbres del rezo judío.
 

 

Lo que sí debe de preocuparles, e incluso aterrarles, es que Israel siga descubriendo nuevos restos arqueológicos que continúen demostrando que lo escrito hace más de dos mil años es cierto.

 

[Img #9882]

 

Las piedras, testigos de la destrucción del II Templo.

 

En el año 70 de la Era Común, el Imperio Romano destruyó nuestro sagrado Templo. Todo lo que queda de su esplendor son estas piedras que descansan y por las que en el 9 de Av, año tras año, lloramos y recordamos.

 

Si queréis más información al respecto sobre la historia de estos restos arqueológicos aquí tenéis un video de mi querido amigo Ariel Kanievsky.

 

Y ya, por ir resumiendo:

 

Cada metro excavado es una tortura para la UNESCO, y compañía.

 

Cada metro excavado sin demostrar un legado palestino es una resolución más contra Israel.

 

Debe de resultar muy incómodo para una organización a la que no le importa expoliar tesoros y patrimonios judíos, como la Cueva de los Patriarcas y Matriarcas o la Tumba de Rajel, el entregárselos a un pueblo que no puede demostrar su conexión histórica con la tierra que dice ser suya por milenios.

 

Ni una piedra que demuestre esa "palestina histórica".

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress