Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

www.latribunadelpaisvasco.com
Jueves, 8 de febrero de 2018
El reconocimiento de la identidad nacional del País Vasco, claves de la propuesta del PNV para actualizar el estatuto de Guernica

El PNV se lanza a buscar la independencia pactada con Madrid

Guardar en Mis Noticias.

"Los Derechos Históricos, amparados y reconocidos por la Disposición Adicional Primera de la Constitución y por el Estatuto de Guernica, serán la base de una relación singular y bilateral con el Estado basada en el pacto y el reconocimiento de la realidad nacional de ambas partes. El texto articulado que se elabore reconocerá que Euskadi es una nación y regulará el ejercicio pactado del derecho democrático de la ciudadanía vasca a decidir su estructura política y su régimen de convivencia, es decir, a decidir sobre su futuro".

[Img #13275]

 

El PNV ha presentado en el transcurso de la reunión que la Ponencia de Autogobierno ha celebrado en el Parlamento Vasco, el documento que recoge su propuesta de bases y principios para la actualización del autogobierno vasco a través de una reforma del Estatuto de Autonomía de Guernica.

 

PDF. Consultar la propuesta íntegra del PNV al final de esta información

 

Según el PNV, se trata de "una propuesta legal, abierta y democrática" que eleva el autogobierno vasco a un estatus nacional. "El reconocimiento de la identidad nacional del pueblo vasco; el derecho democrático de la ciudadanía vasca a decidir su estructura política y su régimen de convivencia a través de la actualización de los Derechos Históricos que reconocen y amparan la Disposición Adicional Primera de la Constitución Española y la Disposición Adicional Única del Estatuto de Guernica; una nueva y clara delimitación competencial, basada en la singularidad y bilateralidad que consagre una nueva figura, la de las competencias concertadas; el establecimiento de un verdadero y efectivo sistema concertado de garantías; la profundización de los derechos sociales con la ampliación de derechos y deberes de la ciudadanía; el afianzamiento de relaciones económicas, financieras y tributarias sobre la base del respeto mutuo y garantizadas a través del sistema de Concierto Económico; o la representación de Euskadi en las instituciones y organismos europeos e internacionales son los pilares sobre los que descansa la propuesta jeltzale".

 

Para el Partido Nacionalista Vasco, los Derechos Históricos, "amparados y reconocidos por la Constitución Española y por el Estatuto de Guernica", deben ser la base de una nueva relación singular y bilateral con el Estado basada en el "pacto y el reconocimiento de la realidad nacional de ambas partes". Desde el punto de vista del PNV, el texto articulado que se elabore sobre estas bases y principios "deberá ser la formulación jurídico-positiva de un ejercicio pactado del derecho democrático de la ciudadanía vasca a decidir su estructura política y su régimen de convivencia, es decir, a decidir sobre su futuro, para lo cual habrá de dotársele a la voluntad mayoritaria de la ciudadanía de un valor normativo relevante".

 

El texto articulado que actualice el autogobierno vasco deberá, en opinión del PNV, expresar que "Euskal Herria es un pueblo con identidad propia, y cuyo patrimonio lingüístico, cultural y jurídico-institucional propio y el sentido de pertenencia a una misma comunidad política forjan su identidad nacional. El reconocimiento de unos Derechos Históricos previos al marco constitucional y la voluntad colectiva expresada en el Artículo Primero del Estatuto de Guernica hacen que Euskadi pueda identificarse como una nacionalidad de carácter histórico. El pueblo vasco es nación porque cumple con todos los parámetros establecidos en el Derecho Comparado y porque, además, así lo reconoce e identifica una mayoría de su ciudadanía. Su carácter histórico y su singularidad institucional están amparados y reconocidos por la propia Disposición Adicional Primera de la Constitución española".

 

Para el primer partido vasco, "las competencias previstas en el Estatuto de Guernica deben experimentar una importante transformación.

 

En un primer bloque deberán figurar las 'materias concertadas', aquellas que, siendo sectoriales, expresan con especial intensidad la preservación del hecho diferencial e identitario vasco: lengua y cultura vascas, educación, seguridad, empleo público, derecho civil, régimen del Concierto Económico, la organización institucional propia de los tres niveles institucionales forales vascos (común, territorial y municipal) y la Administración de Justicia (en este último caso, con los condicionantes de la integración en el Poder Judicial unitario español)".

 

"Un segundo grupo reconocerá a las instituciones vascas la titularidad demanial y/o patrimonial de los recursos naturales de su ámbito territorial –que se extiende hasta el mar territorial– y de las infraestructuras sitas en el mismo".

 

"En tercer lugar, atribuirá a los poderes públicos vascos todas las facultades relacionadas con los sistemas de relaciones laborales y de protección o de seguridad social, que deben incluir la capacidad legislativa plena de Euskadi".

 

"Finalmente, definirá un espacio concertado con el Estado español en relación con el régimen jurídico y relacional de las Administraciones públicas (en particular, respecto a las relaciones con el Estado) y asimismo la necesidad de definir ese espacio concertado a fin de que se respeten las relaciones transfronterizas de Euskadi y su participación en el entorno europeo e internacional".

 

Según el PNV, la actualización del autogobierno vasco también debe reconocer el derecho a establecer vínculos políticos y las relaciones internas de cooperación, tanto a nivel municipal como de cualquier otro ámbito territorial, que se consideren más adecuadas con la Comunidad Foral de Navarra y "con los territorios vascos de Iparralde, Lapurdi, Zuberoa y Baxe-Nafarroa, para el desarrollo del bienestar social, económico y cultural, sin más limitación que la voluntad de la ciudadanía y las decisiones de sus instituciones representativas. Asimismo, la actualización del Autogobierno Vasco deberá reconocer la capacidad de representación de Euskadi en la Unión Europea, en las instituciones y organizaciones internacionales, así como la proyección internacional y de relaciones externas.

 

Finalmente, el PNV explica que en el documento de bases y principios que ha presentado para la actualización del autogobierno, utiliza la expresión “sujeto político-jurídico” para referirse "al ente depositario del Nuevo Estatus Político". "Ese sujeto jurídico-político", añade el PNV,  "debe tener un nombre que acompañe y defina a Euskadi, una cuestión de alto valor simbólico. Es nuestra voluntad compartir con los grupos políticos los diversos conceptos con los que hemos trabajado en el proceso de gestación de esta propuesta":

 

-Comunidad Foral Vasca: remite a los Derechos Históricos y a la foralidad que inspiran toda nuestra propuesta.

 

-Comunidad Nacional Vasca: pone de relieve la identidad nacional del Pueblo Vasco, el reconocimiento de la Nación vasca.

 

-Estado Autónomo Vasco: definición utilizada en el proyecto de Estatuto de 1931, nos remite al concepto estatal propio de los modelos federales o confederales que han sido propuestos por diversos partidos.

 

-Estado Foral: aúna el concepto estatal con nuestra singularidad foral histórica que ahora quiere actualizarse.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress