Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
www.latribunadelpaisvasco.com
Lunes, 14 de mayo de 2018
Escultura en un homenaje a la Logia Masónica Altuna Nº 15

San Sebastián mezcla ahora a las víctimas del terrorismo con los miembros “represaliados” de la Masonería

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Víctimas del terrorismo

[Img #13949]

 

El Ayuntamiento de San Sebastián, como el resto de las principales instituciones vascas en manos del PNV, sigue avanzando en su empeño de desenterrar, recordar y honrar a todo tipo de víctimas que han padecido en la ciudad con el único fin de diluir la importancia trascendental de las únicas víctimas que ha conocido la capital guipuzcoana a lo largo de los últimos 50 años: las víctimas del terrorismo.

 

El objetivo es claro: diluir la radical trascendencia de las víctimas de ETA mezclándolas con otro tipo de víctimas (del “franquismo, de la Guerra Civil, de las Fuerzas de Seguridad”...) para, de este modo, disolver también la responsabilidad de los victimarios, en este caso de la banda terrorista ETA. Todos víctimas, ninguna víctima. Todos culpables, ninún culpable.

 

Ese es el lema del PNV que en este sentido, y apoyado por el PSE-PSOE en la tarea, no ha dudado de dar un paso más en la capital donostiarra, que acaba de colocar en un parque de la ciudad la escultura “Memoria de una Luz”, obra del artista madrileño José Miguel Utande. “La obra está dedicada a la memoria de todos los represaliados por el Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo durante la dictadura franquista y especialmente dedicada a los miembros de la Logia masónica Altuna nº 15 que existió en la ciudad desde 1932 a 1936”, según informa “El Oriente”, el boletín informativo de la Masonería española.

 

Según explica esta publicación, “la obra trata de recrear el triángulo equilátero sobre los que descansan los postulados masónicos de Libertad, Igualdad y Fraternidad. Desde la visión cenital recrea el símbolo del infinito para hacernos partícipes de esa reflexión existencial que preside toda la acción simbólica de la Masonería”.

 

El Jardín de la Memoria, inaugurado en 2011, es definido por el Ayuuntamiento donostiarra como “un espacio para la reflexión y la memoria de todas las víctimas de la guerra, la violencia y del terrorismo, un testimonio a favor de la paz y los derechos humanos”.

La Tribuna • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress